Música

Otros 15 discos del rock español de los setenta que hay que escuchar una y otra vez

Hace 50 años la música en nuestro país se empeñó en sonar original, en poner las bases de un estilo que se diferenciase de lo que venía de Estados Unidos o Reino Unido. Estos álbumes lo constatan

Julián Infante (guitarra), Alejo Stivel (voz), Manolo Iglesias (batería), Felipe Lipe (bajo) y Ariel Rot (guitarra): Tequila a finales de los setenta.
Julián Infante (guitarra), Alejo Stivel (voz), Manolo Iglesias (batería), Felipe Lipe (bajo) y Ariel Rot (guitarra): Tequila a finales de los setenta.

“Lucharon contra viento y marea en tiempos difíciles para dar a conocer sus ideas (todavía vivas y vigentes), muchas de las cuales además son la semilla de futuras movidas”. Es lo que escribe el veterano periodista musical Jesús Ordóvas en la introducción de su libro Fiebre de vivir. Apocalípticos y desintegrados en el rock español de los 70 (Efe Eme, 2017). Ordovás habla de las bandas españolas de los años setenta, una generación que todavía, 50 años después, es básica para el desarrollo y la implantación del rock en este país.

Ya ofrecimos una primera parte de discos destacados de aquella época. Ahora, la completamos con otro puñado. La explosión del rock andaluz, las corrientes progresivas, el jazz-rock, el rock and roll chuleta... Lo mejor de todo es que escuchados hoy suenan aún como creaciones vivas.

- Canarios, ‘Ciclos’ (1974)

Quiénes son. A estas alturas (mediados de los setenta), Canarios era el grupo de Teddy Bautista, jefe absoluto de una banda que empezó haciendo musculoso soul rock (Get On Your Knees está entre lo mejor del rock español de los sesenta) y terminó su carrera entre las cenizas de este aquelarre megalómano llamado Ciclos.

Por qué es tan bueno este disco. Por su ambición, arrogancia y exceso, características que en este caso son positivas. Basándose en Las cuatro estaciones, de Vivaldi, Bautista construye una obra donde cabe el rock progresivo, la música clásica, la electrónica, la ópera… Más de una hora de música vanguardista exhausta y extasiada que en esta época de absurda inmediatez es casi más necesaria que cuando se creó, hace 45 años.

Escuchar ‘Ciclos’ pinchando aquí.

- Ñu, ‘Cuentos de ayer y hoy’ (1978)

Quiénes son. En realidad, quién es. José Carlos Molina, sujeto único en el rock español, un tipo con marcada personalidad y tozudez, la suficiente como para seguir en el negocio musical (su último disco es de hace nada, 2019) contra viento y marea y para ser la china en el zapato de todo el que se cruza en su camino y no se anda con cuidado. En Ñu comenzó Rosendo Mercado, pero como vio quién mandaba se fue a montar Leño. Todavía vamos a tener que agradecérselo al endemoniado carácter de Molina.

Por qué es tan bueno este disco. Porque fue pionero en España. Cuando por aquí el heavy de relato medieval era desconocido, Ñu empaquetó estas seis canciones que rebosan guitarras, violines, flautas y frases como estas: “Se casó con una dama. / Un caballero y un juglar. / Como invitados de excepción. / Alegres cantos con amistad. / Con vino bien regada. / De dulces hijas salió un romance./ De caballero y dama” (El juglar). La canción estrella es Algunos músicos fueron nosotros, donde Molina se equipara a Beethoven, Mozart, Beatles o Rolling Stones. “Todos los genios buscamos felicidad”, dice al final de la pieza. Desde luego, esta confianza en sí mismo le ha permitido forjar una carrera encomiable.

Escuchar ‘Algunos músicos fueron nosotros’ pinchando aquí.

- Orquesta Mondragón, ‘Muñeca hinchable’ (1979)

Quiénes son. Un espectáculo. Cuando irrumpió la Orquesta Mondragón a finales de los setenta no había nadie tan provocador y con tanta aceptación. Liderados por Javier Gurruchaga, con Popocho en el escenario practicando sexo con una muñeca hinchable y con Jaime Stinus poniendo el rock and roll. Eran divertidos y rockeros.

Por qué este disco es tan bueno. Hablaban de asesinar a la vecina, de un camello pasando caramelos en la puerta del colegio, de bestias peludas que “chupan y maman”… Entre tanta irreverencia y locura aquí se escucha a una banda de rock and roll poderosa, gracias en gran parte a la guitarra de Jaime Stinus, número uno del instrumento. Un disco que es una obra teatral musical de surrealismo rock que hace bailar y sonreír.

Escuchar ‘El hombre de los caramelos’ pinchando aquí.

- Alameda, ‘Alameda’ (1979)

Quiénes son. Desde Sevilla, los segundos representantes más importantes del rock andaluz, por detrás de Triana. Comandados por la voz flamenca de Pepe Roca y por los versátiles teclados de los hermanos Marinelli.

Por qué es tan bueno este disco. Alameda siempre vivieron un escalón por debajo de Triana. Pero lo cierto es que este disco (su debut, producido por ese hombre tan importante para el rock fusión de este país, Gonzalo García Pelayo) vendió, en un primer momento, más que cualquiera de Triana, que eran trabajos que necesitaban un tiempo para despuntar. Y ya que estamos con las comparaciones, Alameda tiene una propuesta menos apesadumbrada que Triana, que vivían en el precipicio de los sentimientos. La voz de Roca es profunda, pero alegre, entusiasta, y la constante presencia de los teclados resulta hasta juguetona en alguna ocasión. Hay palmas acompasadas, la guitarra honda de Enrique de Melchor y unas letras que evocan una ansiada libertad en contacto con la naturaleza. Un gran disco.

Escuchar ‘Aires de la Alameda’ pinchando aquí.

- Ramoncín y W.C.?, ‘Ramoncín y W.C.?’ (1978)

Quién es. Mejor que se presente él mismo. Un Ramoncín con 22 años en su primera aparición en televisión, en 1978, unos días después de la edición de este disco. “Bueno, yo he sido famoso siempre. He sido el que más botellas del Águila mangaba y eso. Siempre he sido el más famoso en el barrio. Y para hacerme más famoso aún me puse a escribir textos que nadie había escrito antes y me puse a hacer rock and roll”. “¿Por qué eres tan vanidoso?”, pregunta Mercedes Milà. Responde Ramoncín: “Soy un egoroll clarísimo, tengo la cara de reconocerlo. Y me divierto cantidad. Al que le moleste que no mire”. Y, a continuación, interpreta Marica de terciopelo.

Por qué es tan bueno este disco. Con 19 años Ramoncín ya era padre. Pocas bromas. Todo lo que hacía el joven músico era por pura supervivencia, para ganar un dinero y aportar en casa. Este disco es provocador, una bomba en una sociedad pacata que era incapaz de asimilar a un personaje como Ramoncín, capaz de cantar: “Ponte las gafas, ríete de ellos, méate en la acera, mastúrbate en el metro. / nadie te verá” (Ponte las gafas). Pero apartemos las chulerías y veamos el bosque: unas canciones de robusto rock interpretadas con una actitud punk. Este disco era el tesoro que escuchaban a escondidas de sus padres los chavales. Así de importante fue.

Escuchar ‘El rey del pollo frito’ pinchando aquí.

- Barrabás, ‘Barrabás’ (1972)

Quiénes son. La banda que montó Fernando Arbex después de separarse Los Brincos (en medio hay un breve paso por Alacrán). Arbex es uno de los grandes talentos del rock español, a la altura de los mejores, pero siempre fue un cerebro en la segunda línea (de hecho era batería).

Por qué es tan bueno este disco. Barrabás fue la primera experiencia española seria de fusionar rock con ritmos latinos, en la onda de Santana, que ya llevaba tres años en funcionamiento. Buenos músicos, ritmos contagiosos y una portada impactante obra de Luis Eduardo Aute. Todo era tan compacto que llegó a vender bastante en países como Alemania, Francia, Bélgica o Estados Unidos. Barrabás editó otros buenos discos, pero este su debut fue el mejor.

Escuchar ‘Wild safari’ pinchando aquí.

- Burning, ‘Madrid’ (1978)

Quiénes son. Cinco chavales del barrio madrileño de La Elipa que tenían un único objetivo: convertirse en estrellas del rock. Lo consiguieron en algún momento de su carrera, aunque a algunos les costó la vida.

Por qué este disco es tan bueno. Los Burning adoraban a Lou Reed y a The Rolling Stones, pero supieron adaptar esa música a la realidad de su barrio, con historias cercanas que sonaban mucho a los chicos y chicas de las grandes ciudades españolas. La actitud era también unas de las grandes bazas del grupo, lo suficientemente arrogante para ser eso, una estrella del rock and roll.

Escucha ‘Jim Dinamita’ pinchando aquí.

- Iceberg, ‘Coses nostres’ (1976)

Quiénes son. Una de las bandas más virtuosas de la época, liderada por el teclado de Josep Más Kitflus y la guitarra de Max Sunyer. A pesar de ofrecer una música de alto grado intelectual y de espaldas a lo comercial, tuvieron un gran éxito. En una de sus presentaciones en un repleto madrileño teatro Alcalá Palace la gente rompió los cristales para colarse.

Por qué es tan bueno este disco. A los aficionados veteranos les sonará la canción que abre el álbum, Preludi i Record, ya que fue la sintonía de cabecera del maravilloso programa musical de TVE Popgrama (1977-81). Estamos ante un disco instrumental, sibarita en la ejecución, canciones y atmósferas que se mueven entre el rock fusión y el jazz-rock. Cuando la guitarra de Sunyer para de hacer veloces solos toma el relevo el teclado de Kitflus en una orgía instrumental apabullante.

Escuchar ‘Preludi i record’ pinchando aquí.

- Tequila, ‘Rock and roll’ (1979)

Quiénes son. La primera banda de rock and roll española que se puede considerar un fenómeno fan. Tequila eran devotos de los Rolling Stones, de los Faces, de Chuck Berry… Pero llegaron a moverse en el mismo ecosistema de Camilo Sesto, Pecos o Miguel Bosé.

Por qué es tan bueno este disco. En dos años Tequila grabó tres trabajos fundamentales para el rock español de la Transición: su debut, Matrícula de honor; Fiebre de vivir, de Moris, donde fue el grupo de acompañamiento, ambos en 1978 y ya comentados en la anterior entrega, y este Rock and roll. No está nada mal para chavales de 18 años. Este álbum que nos ocupa es de un vigor voraz, una descarga eléctrica contagiosa que no se rebaja ni en piezas lentas, como Hoy quisiera estar a tu lado. Y yo qué sé es puro Elvis Costello, Quiero besarte es el Miss You de Tequila, Matrícula de honor es un rocanrol desquiciado, Me vuelvo loco reventó las radios de la época… Y así todas.

Escuchar ‘Rock and roll’ pinchando aquí.

- Solera, ‘Solera’ (1973)

Quiénes son. Una banda de vida efímera, formada por Rodrigo García y José María Guzmán (luego en Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán) y por dos hermanos malagueños, José y Manuel Martín. Solo editaron un disco, pero qué disco.

Por qué este disco es tan bueno. Pocas veces el rock español setentero sonó tal sutil, tan refinado y con tanto poderío lírico y armónico. La tempestad es una canción memorable: Linda prima, la más conocida del disco, es una obra beatlelmana con una atrevida letra que no se sabe muy bien cómo pasó la censura (estamos en 1973); Tiempo perdido es un gozoso boogie personalísimo… No hay temas flojos en este disco que sí, como dice el título de este artículo, hay que escuchar una y otra vez.

Escuchar ‘Linda prima’ pinchando aquí.

- Salvador, ‘Banana’ (1978)

Quién es. Uno de mejores guitarrista del rock español, Salvador Domínguez. De espíritu viajero y una enciclopedia musical, Domínguez estuvo en Pekenikes, Canarios, la banda de Miguel Ríos, lideró grupos de rock duro como Banzai o Tarzen, y tiene la guía para aprender a tocar la guitarra más vendida en España, Psicópatas del mástil.

Por qué es tan bueno este disco. Banana fue uno de los primeros grupos que lideró Domínguez, y así quiso titular su primera aventura en solitario. Un trabajo ecléctico donde hay rock juvenil, jazz-rock, ecos de Jeff Beck y varias diabluras más.

Escuchar ‘Es una broma’ pinchando aquí.

- Miguel Ríos, ‘Al-Andalus’ (1977)

Quién es. Miguel Ríos demostrando una vez más su inquietud artística, fabricando un disco donde mira al interior, a sus raíces andaluzas desde Granada.

Por qué es tan buen este disco. La chispa de este proyecto surgió en un homenaje a Federico García Lorca, el primero de forma pública tras su asesinato en 1936. Nada más morir Franco se organizó y allí estuvo Miguel Ríos, que salió conmovido y con la idea de hacer un disco que profundizase en el sentimiento de ser andaluz, con espíritu nacionalista. “Se trataba de aportar un granito de arena a la reconstrucción de unas señas de identidad que poco tenían que ver con los estereotipos folclóricos de la dictadura”, escribe Miguel Ríos en sus memorias, Cosas que siempre quise contarte. Triana ya estaban triunfando y Miguel Ríos quería probar aquello del rock andaluz. En lugar de flamenco, él miró a los ritmos árabes. El arranque del disco, Al-Andalus, es un cañón heavy morisco. Es un disco conceptual, denso, muy cuidado en la lírica, con puntos álgidos como El cinco a las cinco (dedicado a Lorca) o el cierre, La blanca oscuridad, una letanía del orgullo de ser andaluz que dice: “Quisiera gritar: ‘Despierta Andalucía’. / Hay que luchar por la libertad, por recobrar nuestras señas, nuestra dignidad. / Y al fin saldremos de esta blanca oscuridad”.

Escuchar ‘Al-Andalus’ pinchando aquí.

- Bloque, ‘Bloque’ (1978)

Quiénes son. La mejor banda española de rock sinfónico de aquellos años. Desde Santander, virtuosos con los instrumentos y con mensajes de ruptura con una sociedad (la española de la Transición) que les empezaba a decepcionar.

Por qué es tan bueno este disco. Hay una canción en este álbum, Abelardo y Eloisa, que podría tener espacio perfectamente en el repertorio de los Pink Floyd de los setenta. Casi ocho minutos de absorto canto al amor y a la libertad con la guitarra (muy David Gilmour) dibujando elegantes solos para este fascinante viaje. No solo es esta canción: el debut de Bloque es primoroso rock sinfónico justo cuando había que hacer este tipo de música.

Escucha ‘Abelardo y Eloisa’ pinchando aquí.

- Jesucristo Superstar (Versión en español) (1975)

Quiénes son. Jesucristo es Camilo Sesto, Judas es Teddy Bautista y María Magdalena es Ángela Carrasco. Como músicos, los experimentados ejecutantes del disco Ciclos, de Canarios (también recomendado en este artículo). En 1975, Camilo Sesto puso 12 millones de pesetas de su bolsillo (un dineral) para protagonizar un musical que se estrenó en noviembre de 1975 en el teatro Alcalá de Madrid. Efectivamente, ese mismo mes fallecía el dictador. Esto no frenó a varios sectores religiosos, que protestaron airadamente contra la función. No concebían a Jesús en versión rockera.

Por qué es tan bueno este disco. Porque todos los que participaron estaban a un nivel colosal. La temperamental voz de Camilo Sesto, el genio de los instrumentos que era Teddy Bautista, las espléndidas condiciones de Ángela Carrasco, unos músicos que venían del rock. Ya solo merece la pena por escuchar ese pasaje escalofriante de Camilo Sesto en el que canta: “Quiero saber señor, por qué he de morir”. Los productores internacionales de la obra dijeron que la española fue la mejor de todas las versiones que se hicieron. Y fueron muchas.

Escuchar ‘Getsemaní’ pinchando aquí.

- Asfalto, ‘Al otro lado’ (1978)

Quiénes son. Pioneros del rock urbano, este fue su segundo disco en un año, tras su excelente debut, ya seleccionado en la anterior entrega de esta serie. Ya se habían marchado del grupo José Luis Jiménez y Lele Laina (para formar Topo) y se incorpora Jorge García Benegas, fundamental en este disco por su omnipresente teclado.

Por qué es tan bueno este disco. Tras la salida de Laina y Jiménez, Julio Castejón es el impulsor de este trabajo. Ya no es tan urbano como el anterior. El sonido se sofistica, hay mucho teclado y se aprecia la influencia de los primeros Supertramp, el jazz rock de Weather Report y, cuando se ponen duros, por ahí aparece Deep Purple. Un álbum espléndido con temas de desarrollos largos, como Expectativa o El Viejo, y pelotazos rockeros como Mujer de plástico o ¿Dónde estáis?

Escuchar ‘El viejo’ pinchando aquí.


Más información

Lo más visto en...

Top 50