Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ladino cierra el círculo de las academias de la lengua española

La RAE acuerda la creación de la Academia Nacional del Judeoespañol

El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado.
El director de la RAE, Santiago Muñoz Machado.

El pleno de la Real Academia Española (RAE) acordó por unanimidad ayer, jueves, aprobar la constitución de la Academia Nacional del Judeoespañol (idioma también llamado ladino) en Israel. Se trata, según el comunicado de la institución, de "la culminación de un proceso muy relevante por razones históricas, lingüísticas y culturales".

La creación de la Academia Nacional del Judeoespañol se aprobó en Madrid, en febrero de 2018. Ese acuerdo fue ratificado por la dirección de la RAE y los académicos correspondientes de Israel: Shmuel Refael Vivante, Aldina Quintana, Eleazar Gutwirth, Moisés Orfali, Ora R. Schwarzwald, Jacob Luis Bentolila, Ruth Viviana Fine y Moshe Shaul.

De estos académicos, la profesora Aldina Quintana se desvinculó después del proyecto, como informó este periódico el pasado marzo, por considerar que se trataba de una "academia fantasma" y que no iba a disponer de los recursos necesarios. Por su parte, Refael lamentó entonces “enormemente” que la profesora Quintana "tergiversara los buenos propósitos del proyecto".

Tras el acto de ayer, la Academia Nacional del Judeoespañol podrá elegir a sus miembros, sus cargos y solicitar la entrada en la Asociación de Academias de la Lengua Española, formada en la actualidad por 23 academias.

El judeoespañol es el idioma que hablan los descendientes de los judíos expulsados de España en 1492 por los Reyes Católicos y que desde entonces han utilizado los exiliados, conocidos como sefardíes. Estos fueron sumando, en todo país donde se asentaron, las peculiaridades de cada cultura e idioma: francés, italiano, griego, turco y, por supuesto, el hebreo.

Entre las cuestiones a las que se enfrentará la recién creada institución destaca la de revitalizar una lengua prácticamente en peligro de extinción. En Israel la hablan unas 300.000 personas, a las que hay que sumar otras 200.000 repartidas por diferentes países del mundo, entre ellos España, Turquía, Grecia o Marruecos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información