Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El día más feliz de mi vida fue cuando gané el Goya”

El cineasta venezolano, que presenta en España 'La noche de las dos lunas', se somete al carrusel de preguntas de EL PAÍS

El cineasta venezolano Miguel Ferrari.
El cineasta venezolano Miguel Ferrari.

La presión era grande para Miguel Ferrari (Caracas 1963), el primer y único director venezolano en ganar un premio Goya. Lo hizo, además, con su ópera prima en Azul y no tan rosa (2014) una historia sobre la paternidad homosexual. “Todos estaban esperando con qué iba a salir y se dio esta historia”. El cineasta acaba de estrenar en España La noche de las dos Lunas protagonizada por las venezolanas Prakriti Maduro y Mariaca Semprún y la española María Barranco. El intercambio de óvulos en una clínica de fertilización y un suceso fatal lleva al autor a plantear en esta cinta una reflexión sobre la descendencia. “Qué es lo más importante ¿lo afectivo o lo biológico?, pero sin posicionarme, para mí era importante que la gente se colocara en los zapatos de cada una de estas dos posturas”.

¿Para qué sirven los premios?

Para dar un espaldarazo al cineasta y que pueda seguir contando otras historias.

¿Cuál fue el mejor consejo que le dieron sus padres?

Que las cosas hay que ganárselas con trabajo, que no vienen gratis. La perseverancia, la responsabilidad, la disciplina.

¿Qué película hubiera matado por dirigir?

Mi objetivo es llegar a las emociones del espectador

Hay películas tan hermosas… Me gusta mucho el cine italiano y el cine español. Cinema Paradiso es una de mis películas favoritas. Me conecta mucho porque mi familia es italiana. Hay frases tan emblemáticas en esa película… yo cada vez que puedo la veo. No sabría por cuál decantarme.

¿Y cómo actor, qué papel?

El que todavía no he hecho (risas). Hay muchos personajes…

¿Cuándo supo que quería ser actor?

Desde que tengo uso de razón. Siempre decía que quería ser actor cuando me preguntaban… En algún momento de mi vida, más por complacer a mis padres, empecé a estudiar ingeniería pero nada…. Ya cuando uno tiene claro qué es lo que te mueve y te hace feliz… ya está.

¿Actor o director?

Depende del momento de la vida en que me encuentre, pero tanto delante como detrás de la cámara, mi objetivo es siempre el mismo: llegar a las emociones del espectador.

¿Cuándo fue la última vez que lloró?

Me conmueve mucho lo que está sucediendo ahora en Venezuela y niños recién nacidos mueren porque no hay equipos para atenderlos.

¿Cómo ve el futuro de Venezuela?

Siempre he sido muy optimista, pero lamentablemente tengo que decir que no veo una solución a corto plazo del problema tan grande que tenemos. Tienen que pasar muchas cosas para que finalmente podamos salir de esta situación tan triste en la que estamos, sin habérnoslo propuesto, en manos de gente sin ningún tipo de escrúpulos.

¿Qué le diría a Nicolás Maduro?

No le diría nada porque no son personas con las que se puede dialogar. Ellos tienen un plan que van a cumplir hasta el final, Lo que le diría a mi gente es que nos unamos. La unión es lo único que nos puede salvar.

¿Cuándo fue más feliz?

Debemos relajarnos un poco más; la perfección no existe

Lo tengo clarísimo: el día que me gané el Goya. La emoción fue tan fuerte… es una sensación muy complicada.

¿Con quién se sentaría en una fiesta?

Con alguien que esté dispuesto a disfrutar, que le guste pasárselo bien y reír porque la vida es el presente. El pasado pasó, el futuro está por ver, así que el presente…

Algún lugar que le inspire…

Mi lugar favorito es Madrid, pero San Francisco es un lugar que me encanta y Roma.

Lo último que compró y le encantó

Un libro doble de una poeta venezolana, maravilloso, de Sonia Chocró, que se llama Bruxa y Toledana.

¿Qué cambiaría de usted mismo?

Lo perfeccionista que soy porque es duro… creo que debemos relajarnos un poco más y pensar que la perfección no existe.

Si tuviera un superpoder ¿cuál sería?

Hacer de este mundo algo más justo, es un poco complicado, pero ese superpoder me gustaría.

¿Con quién le gustaría quedar atrapado en un ascensor?

Con un bombero que me ayude a salir.

La tortilla española, ¿con cebolla o sin cebolla?

[RISAS] ¡Con cebolla!

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información