Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La leyenda negra española que ha difundido Hollywood

El Ministerio de Defensa premia un libro que analiza cómo el cine y las series anglosajonas ridiculizan la historia de España

Johnny Depp, en un fotograma de la película 'Piratas del Caribe: en el fin del mundo'. En vídeo, el tráiler de la película.

Al llegar a lo alto de la colina, Theodore Roosevelt —Medalla de Honor del Congreso de Estados Unidos y futuro presidente norteamericano— “disparó a los españoles que se retiraban, viendo caer a uno y, aunque no estaba seguro de si lo había matado, se jactó: ‘Yo maté con mi propia mano a un español como a una liebre". Atrás quedaba el hecho que 700 españoles habían resistido el ataque norteamericano de unos 15.000 hombres en la colina de San Juan (Cuba) durante 11 horas y que carecían de las temibles ametralladoras Maxim. Roosevelt llegó, además, cuando los Buffalo Soldiers —militares afroamericanos— habían ganado el altozano y no quedaban sino cuerpos ametrallados. Sin embargo, en la miniserie estadounidense Rough Riders (1997) o la producción de Hollywood Noche en el museo (Shawn Levy, 2006), Roosevelt es descrito como un héroe que libera a pueblos oprimidos y que se merece una distinción. Estas y otras historias sobre la leyenda negra se relatan en La imagen de la presencia de España en América (1492-1898) en el cine británico y estadounidense, obra premiada por el Ministerio de Defensa que dirige Margarita Robles.

El capitán e historiador Esteban Vicente Boisseau relata en su obra cómo la leyenda negra ha sido traspuesta al cine anglosajón y, por motivos geopolíticos, incorpora estereotipos contra España. “Sin duda, la población afroamericana consideraría inadmisible que en los parques Disney hubiese una atracción, ambientada al son de una alegre música, que mostrase africanos capturados por piratas”.  “El mensaje transmitido en Piratas del Caribe es que robar, torturar y matar a españoles, vender, comprar y abusar de mujeres hispanas y saquear no solo está justificado, sino que es un acontecimiento alegre, una auténtica diversión”, dice Boisseau.

En la película 1492: la conquista del paraíso (Ridley Scott, 1992) se muestra una Castilla sombría que no cesa de ejecutar herejes. Dado que la Inquisición española mató a unas 3.000 personas en tres siglos, según afirma Boisseau en su obra, sería de esperar que, puesto que Enrique VIII asesinó a más de 50.000 católicos, en las películas sobre su reinado se mostrasen continuas ejecuciones. Pero no.

Años después, Felipe II decidió invadir Inglaterra por el continuo ataque de los corsarios, la ejecución de María Estuardo y las persecuciones contra los católicos ingleses. Organizó una gran armada que en 1588, tras un encuentro con la flota inglesa, acabó zozobrando por una tormenta. La profesora María José Rodríguez Salgado desveló, además, que "no se perdió ningún barco español como consecuencia del combate". En la película británica Elizabeth: la Edad de Oro (Shekhar Kapur, 2007), se muestra a Walter Raleigh dirigiendo un barco inglés en llamas contra la flota española, provocando la gigantesca explosión de numerosas naos enemigas, aunque la realidad es que la armada se hundió varios días después por el temporal.   

Las películas de Hollywood potencian la imagen de la colonización anglosajona de Norteamérica sin reflejar su pasado español. Se muestra el paso de los españoles como un recuerdo que no dejó huella. En Bailando con lobos (Kevin Costner, 1990), el protagonista, un teniente de la Unión, hace amistad con una tribu de sioux en la que un anciano enseña el casco de un conquistador mientras dice que los que lo trajeron llegaron en la época del abuelo de su abuelo, y que con el tiempo los echaron, dando la impresión de que durante dos siglos no hubo una presencia española continuada en California, Florida, Nuevo México o Texas.

La gesta de Francisco Pizarro, que conquistó con menos de 170 hombres el imperio inca, es desvirtuada destacando que fue un traidor por matar a Atahualpa, como en el filme británico La caza real del sol (Irving Lerner, 1969). Por el contrario, los ingleses y angloamericanos no profundizan sobre cómo traicionaron, entre 1787 y 1871, 389 tratados firmados con los indios, practicando métodos de limpieza étnica.

Los filmes no hacen justicia nunca al papel protector de los gobernantes españoles, que introdujeron mejoras en América y pusieron fin a los sacrificios humanos y al canibalismo. Los monarcas Isabel I, Carlos I y Felipe II desarrollaron una red de hospitales y universidades que beneficiaron a todos, fueran españoles o nativos. El Gobierno de Estados Unidos no reconoció la ciudadanía a todos los indios hasta 1924, cuatro siglos después.

Al poco tiempo de su llegada a Virginia en 1607, los colonos ingleses cometieron crímenes contra los indígenas. Si bien el capitán John Smith destacó por su crueldad, aparece como un personaje amable y bondadoso en Pocahontas (1995). El profesor estadounidense Theodore Jojola, de origen indio, comentó que "el gobernador inglés Ratcliffe es transformado [por Hollywood] en un conquistador español ávido de oro".

Estas imágenes han sido utilizadas con una "finalidad política" para justificar la lucha contra España por la hegemonía en el continente americano. Una vez que empezaron las hostilidades en Cuba, surgieron películas que justificaban su invasión. El poder de la tergiversación de ficciones como Rough Riders ha tenido el peso suficiente para que, más de un siglo después de esa guerra, "le fuese concedida al torpe coronel de voluntarios y luego presidente de Estados Unidos Theodore Roosevelt una Medalla de Honor del Congreso que los propios mandos militares estadounidenses de la época consideraron que no se merecía", explica Boisseau. Mató por la espalda a un soldado que huía y cuyo destacamento tenía 20 veces menos hombres que el atacante.

La primera película bélica de la historia fue antiespañola

Dos amigos, los estadounidenses J. Stuart Blackton y Albert E. Smith, rodaron la que está considerada la primera película bélica de la historia en 1897. Se llamaba Tearing Down the Spanish Flag (Desgarrando la bandera española) y mostraba el arriado de la insignia nacional mientras se izaba la de EE UU sobre el castillo del Morro del puerto de La Habana.

Obtuvo un gran éxito, así como su secuela de 1899, Raising Old Glory Over Morro Castle (Elevando la vieja gloria sobre el castillo del Morro). La revista The Phonoscope hizo la crítica: “La bandera española baja, y hacia arriba flota la de barras y las estrellas. Se derrumba el símbolo de la tiranía y la opresión que ha gobernado en el Nuevo Mundo durante cuatrocientos años, y se alza la bandera de la libertad. En la distancia están las torres y almenas del Morro, la última fortaleza de España en América”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información