Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los artistas podrán seguir cotizando durante los periodos de inactividad

El Gobierno aprueba una parte de las medidas incluidas en el demandado Estatuto del Artista y se da seis meses para regular la compatibilidad con la pensión

Representación de danza española, de la pieza 'Goyescas'.
Representación de danza española, de la pieza 'Goyescas'.

La larga pelea de los artistas españoles —desde cantantes, actores, músicos y técnicos, hasta ilustradores, escultores y fotógrafos— para mejorar las condiciones en las que tributan y cotizan al Estado acaba de obtener sus primeros resultados tangibles. Así, los artistas de espectáculos públicos —actores, bailarines...— podrán continuar incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social —es decir, cotizando— durante los periodos de inactividad; las artistas embarazadas o en periodo de lactancia natural —hasta los nueve meses— tendrán cobertura; y los servicios prestados por “intérpretes, artistas, directores y técnicos” pagarán un IVA del 10% en lugar del 21% actual. Así lo establece el real decreto ley aprobado este viernes con el que el Gobierno (del PSOE) ha empezado a desplegar las recomendaciones del informe sobre el Estatuto de Artista. Este, fruto de unos trabajos que comenzaron con el anterior ejecutivo del PP, fue respaldado en septiembre por todos los partidos en el Congreso.

Además, el real decreto ley aprobado hoy, cuyas medidas empezarán a ser efectivas el 1 de enero, da seis meses al Gobierno para aprobar otra de las grandes reivindicaciones del colectivo: la compatibilidad de la pensión de jubilación con la creación artística remunerada y el cobro de derechos de autor. En ese tiempo —necesario, según el Ministerio de Cultura, para modificar leyes que afectan a tres departamentos— se fijará un reglamento que, en lugar de obligar a los creadores a renunciar al 50% de su pensión, permitirá compatibilizarla a cambio de una cotización de solidaridad del 8%; en el caso de trabajadores por cuenta ajena, el empresario pondrá el 6% y el trabajador, el 2%.

Aunque todavía haya que esperar medio año, para el escritor y crítico literario Manuel Rico, uno de los más activos promotores de esta medida, es muy importante que ya se contemple en un real decreto. “Parece que la lucha que llevamos en estos tres años empieza a dar frutos reales”, añade.

Quejas de los actores

Sin embargo, la Unión de Actores y Actrices se ha quejado en un comunicado de que el Gobierno ha aprobado estas medidas sin avisar ni consultar a su colectivo. "Cualquier reforma sobre la seguridad social de artistas debería hacerse con el sector y teniendo los informes que lo avalen, en este caso no ha ocurrido", dicen sobre unas medidas sobre las que, pese a que no quieren hacer una valoración hasta conocer sus detalles, ya adelantan que no alcanzan "los objetivos que desde el sindicato se planteaba de cara a mejorar las condiciones de vida de los actores y actrices". 

Con la nueva cotización voluntaria de los artistas —que sigue unas pautas muy parecidas a las que existen para el empleo intermitente de los agricultores— serán los propios trabajadores los que pagarán las cuotas para seguir dados de alta. El tipo a abonar mensualmente será del 11,5% sobre la base mínima de cotización. Con esta medida, los trabajadores del sector —entre 200.000 y un millón de personas, según distintas estimaciones— podrán seguir acumulando tiempo de cotización para recibir prestaciones y, sobre todo, para alcanzar una pensión digna cuando se jubilen, explica Sonia Murcia, directora de la Escuela Superior de Arte Dramático de Murcia.

En cuanto a la cobertura de artistas embarazadas o en periodo de lactancia natural, se trata de compensar, según explica Cultura, el hecho de que no puedan actuar durante esos periodos. Así, en el caso de inactividad por embarazo, se establece “un subsidio equivalente al 100% de la base de cotización establecida”.

El economista José Antonio Abascal, especialista en fiscalidad de artistas, ve en estos primeros pasos “una gran noticia” y destaca esa reducción del IVA en un sector castigado por la precariedad: con una fortísima presencia de autónomos, solo la mitad de los empleos son indefinidos —frente al 61,2% de media—, el 60% de las empresas culturales son una persona física y el 93,3% oscila entre ninguno y cinco asalariados, según los últimos datos oficiales.

Jesús Cimarro, presidente de la federación de empresarios de teatro Faeteda, recuerda que, con el IVA se recupera la situación perdida en 2012, cuando se subió al 21%, y reclama que las administraciones usen esos 11 puntos del impuesto que se van a ahorrar para contratar más espectáculos. “Estamos preparando un informe para demostrar que, si sube la contratación, el Estado va a recibir más a través de la Seguridad Social y el IRPF de lo que deje de ingresar por el IVA”, asegura.

Para Patacho Recio, portavoz de la Junta de Autores de Músicala (JAM), aun “con todas las cautelas” a la espera de los detalles y a pesar “de las carencias de lo aprobado” y de la decepción de encontrarse solo una promesa en lugar de la compatibilidad de la pensión, se trata de un avance y una buena noticia. “Sobre todo porque por fin el Gobierno empieza a actuar siguiendo las recomendaciones del informe del Estatuto del Artista”, dice.

En los próximos meses, el Gobierno irá aprobando otras medidas recogidas en el acuerdo parlamentario. Aparte de la cuestión de las pensiones, aquel texto recomienda, por ejemplo, reactualizar las categorías que caen bajo el epígrafe de trabajos artísticos (esto también se hará en un plazo de seis meses), que los trabajadores intermitentes culturales puedan beneficiarse de la exención de un 30% en el IRPF y facilitar la representación sindical de los creadores.

Herederos y producción de cine

La norma aprobada hoy en el Consejo de Ministros también baja del 19% al 15% el tipo de retención e ingreso a cuenta del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) aplicable a los rendimientos del capital mobiliario procedentes de la propiedad intelectual cuando el contribuyente no sea el autor. "Esto se hace con carácter general, no solo a los herederos, sino a cualquier tercero", explica Cultura.

Por otro lado, el mismo decreto elimina trabas legales, incluidas en la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018, para que los productores de cine puedan acogerse a la deducción fiscal por producir cine internacional en España. La norma establece que se regularán con un reglamento los nuevos requisitos que deban cumplir los productores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información