Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosalía, a la conquista de América

La artista catalana extiende su fenómeno musical a Latinoamérica y habla sobre el secreto de su éxito mundial en esta entrevista

La música de Rosalía ya había llegado a México. Pero esta joven catalana de 25 años, que ha revolucionado la industria musical en España, es la primera vez que viene. Ha aterrizado en la capital mexicana como una estrella del pop para promocionar su disco, El mal querer, sin ni siquiera dar un concierto —así como ganó dos Grammy Latinos solo por una canción, sin sacar todavía el álbum—. Con el éxito adelantándole el camino, parece que le guarda a este nuevo público lo mejor para el final: primero, Malamente; despuésel disco completo; y, como postre, el primer show en directo previsto para el festival Ceremonia, el próximo 6 de abril. El fenómeno Rosalía ha cruzado el océano; la conquista americana acaba de comenzar. 

"Yo no hago canciones para que se queden en casa o para que mis amigos, que son músicos, me digan: 'Qué guay, Rosalía'", señala a este diario desde una sala de un lujoso hotel de Ciudad de México. Ella, como propuesta artística, y su música, no iban a quedarse solo en la Península. Su reino ha aterrizado en el lugar correcto, exacto, que la puede catapultar a un mercado de millones de personas. Esta joven artista, criada en la era de Youtube y las redes sociales, ha comprendido —muy pronto— cómo irrumpir en la escena global.

Pregunta. ¿Por qué ha empezado por México?

Respuesta. Porque me gusta mucho la tradición musical que tiene, la afición por la música. Y porque he notado mucho cariño en redes de la gente de aquí. Tengo una conexión especial con este sitio... Lo he sentido.

P. ¿Qué hay de Latinoamérica en su disco?

R. La música latina siempre ha sido una influencia para mí. Simón Díaz me encanta, Chavela [Vargas] me encanta, Caetano [Veloso], es una gran influencia para mí. En El mal querer es que hay muchas músicas... Claramente, está la inspiración flamenca más que ninguna otra, pero también conviven otras referencias y la música latina es una muy importante.

P. Hablan de usted como un fenómeno, ¿qué cree que hay de único en su propuesta para que la consideren así?

En México hay mucha afición por el flamenco. Y me encanta lo abiertos de mente que son aquí

R. A ver, es que yo creo que esto es algo que...O sea, yo soy músico, hago música y luego lo que pase después de hacerla no es algo que yo pueda controlar. Y siempre me cuesta analizar algo así, ¿no? Como músico, intento que el centro de todo estén las canciones y la investigación, pero también cuido otros detalles de mi propuesta y eso creo que hace que llegue mi trabajo de una manera más directa al público.

P. ¿Detalles que no tienen que ver con su música?

R. Por ejemplo, estoy convencida de que lo visual refuerza también la propuesta musical y estoy muy encima de encima de las fotos, de los vídeos, súper implicada en la creación del espectáculo en vivo... A la hora de servir mi música, decido a dónde quiero ir primero. También me gusta confiar en mi intuición, como fue venir a México. 

P. Algunos otros artistas de su generación, como C. Tangana, hablan de sus canciones como productos, ¿se considera también empresaria?

R. Ante todo soy músico. Pero también me importa la forma en la que se sirve mi música, cómo llega a los demás. Porque para mí lo importante es que llegue, una vez que la he hecho. Y también creo que es bueno emprender y no solo ser creativo en cuanto a lo musical. Cuando se habla de estrategia, en mi caso... Pues simplemente no me gusta dejar al azar las cosas. Si puedo tomar decisiones, las tomo. Quiero decir... no sé cómo decirte... Si la portada de tu disco es una decisión estratégica, puede ser.Yo me implico en eso y creo que es determinante para que la gente escuche la música que he hecho. En todo momento estoy liderando mi proyecto.

P. ¿Hasta qué punto le importa vender?

R. Creo que es una parte más de mi trabajo. En el momento en el que ganas dinero por tu trabajo, que en mi caso es por mi música, y tienes un equipo, pues entonces significa que eres empresario, ¿no? Probablemente... Aunque a día de hoy me doy cuenta de lo difícil que es ganarte la vida con la música y la gente se sorprendería cuando ves que la mayoría de artistas no se ganan la vida vendiendo discos, sino haciendo muchas otras actividades: como con los directos, o incluso con colaboraciones con marcas...Todo eso lo aprendes y te das cuenta de que si quieres ganarte la vida y quieres hacer un proyecto ambicioso, como este, debes tomar decisiones musicales y no. Entonces intento llevarlo con naturalidad. Y siento que, ante todo, lo importante para mí es dedicar mi tiempo al estudio y al escenario.

Rosalía abre y cierra sus manos como si cantara cuando habla. Sus uñas barrocas extienden la longitud de sus dedos más centímetros de lo habitual. Ya ha explicado que esta parte de su cuerpo es la más importante cuando se expresa y los diamantes y el acrílico que las decoran tienen, además, otro objetivo: "Me hacen sentir más poderosa, más femenina". Y las ha convertido en su marca.

P. Se ha considerado a sí misma como una embajadora del flamenco fuera de España. ¿A quién le está tomando el relevo en ese puesto?

R. Siempre me acuerdo de todos los artistas que han hecho que yo esté aquí. En cuanto al flamenco, me acuerdo de Morente, de Carmen Amaya, Lola Flores, Ketama, Pata Negra, todos esos grupos que han hecho que hoy en día el flamenco tenga el lugar que tiene en el mundo y que incluso yo, haciendo una propuesta que bebe tanto de esta música, y que le debe también tanto, me sienta agradecida por traerla hasta aquí.

P. ¿Cree que gracias a ellos se entiende su música ahora de este lado?

R. Yo creo que es evidente, ¿no? Claro. Sin todos estos artistas, mi música, primero de todo, no existiría; y luego, no tendría la cabida que tiene. Pero sí que creo que en México hay mucha afición por este género. Y me encanta lo abiertos de mente que son aquí. Qué bello que puedan abrazar tantos tipos de propuestas distintas. 

P. ¿Le ha sorprendido que su disco, de fuerte inspiración flamenca, tan arriesgado, dé la vuelta al mundo y tenga esta aceptación? —poco después de salir, a principios de noviembre, alcanzó los primeros 10 puestos en la lista de mejores álbumes latinos del ránking de Billboard y se colocó en la primera posición de Itunes Latinoamérica—.

R. A ver... —lo asimila— Siempre es una sorpresa, cuando ves que tu trabajo puede llegar a lugares que nunca hubieses imaginado. Me hace muy feliz. Porque yo no hago esto para que se quede en casa o para que mis amigos que son músicos me digan: "Qué guay, Rosalía". No, lo hago para que le llegue a la gente. Sin apuntar a ningún público en concreto, simplemente intento hacer algo emocionante. Y luego, que sea lo que Dios quiera. Es un orgullo poder traer mi música aquí, estar en Los Ángeles actuando, tocar en UK —menciona en inglés a Reino Unido—, presentar el disco en Madrid...  De golpe, cobran sentido todos los años de trabajo que hay detrás. Es un sueño, ¿sabes?

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información