Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrimonio Nacional desbloquea el Museo de las Colecciones Reales

Empty y Telefónica ganan el concurso para montar el espacio tras casi un año de atasco

El Museo de las Colecciones Reales (en primer plano), con la catedral de la Almudena, al fondo.
El Museo de las Colecciones Reales (en primer plano), con la catedral de la Almudena, al fondo.

Patrimonio Nacional desbloquea el atolladero en el que había colocado al Museo de las Colecciones Reales en su última fase. La Unión Temporal de Empresas integrada por la compañía madrileña de museografía Empty y Telefónica ha vencido, según ha podido saber EL PAÍS, en la licitación de la museografía del centro, que debería abrir sus puertas en 2020. La inversión en juego era la más grande jamás convocada en la construcción del relato histórico de un museo público español: 21 millones de euros para vestir los 9.000 metros cuadrados de exposición (de los 40.000 totales), repartidos en seis plantas. El edificio está diseñado por Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla, fallecido en 2012.

La construcción, que se eleva junto a la catedral de la Almudena, lleva terminada, vacía y paralizada desde 2016 —tras un coste de 160 millones de euros— a la espera de la solución de un concurso que se convocó en noviembre de 2017 y se ha cancelado hasta en cuatro ocasiones, sin que la presidencia de Patrimonio Nacional haya dado explicaciones. Todavía no hay comunicación oficial del fallo, pero este periódico ha podido saber que la oferta técnica ha sido decisiva. La económica ha sido similar.

La oferta de Empty contaba con la participación de Tuñón y desde la empresa aclaran que en el discurso dado por Patrimonio no hay una obra icónica que reciba más atención que otras. “Lo importante es el conjunto”. No hay unas meninas o un Guernica, pero sí será una ventana al resto de Reales Sitios, a pesar de que la mayoría de las piezas llegan de ellos. Telefónica y Empty competían con Acciona por la suculenta partida.

700 obras

El diseño ganador ha convencido a Patrimonio Nacional, que anticipó la selección y distribución de unas 700 obras dispuestas para contar la historia de España a través de la monarquía en sus dos dinastías, los Austrias y los Borbones. La visita estará articulada por reinados y “con piezas muy emblemáticas que conserva Patrimonio Nacional”. En el cómputo total, la Casa Austria estará representada por unas 220 piezas, y los Borbones tendrán mayoría absoluta: 520 obras. Rematando el recorrido, habrá una breve selección de 14 piezas de arte contemporáneo.

En la planta cero se recibirá al visitante, en la menos uno estarán colocados los restos de los reinos medievales (siglo VII-XV), los Reyes Católicos y los inicios de la Casa de Austria, hasta Carlos II. La planta menos dos estará dedicada a los Borbones, hasta Juan Carlos I. El actual Rey no tendrá espacio en el museo dedicado a la monarquía española. La última sala se dedicará a las exposiciones temporales.

Entre los objetivos que se marca Patrimonio Nacional destaca el de “confirmar un perfil propio como museo de visita imprescindible en el panorama cultural de Madrid”. Eso se detalla en las “argumentaciones”, donde se añade que el turismo es esencial para el espacio: “Atraer un alto porcentaje del flujo de visitantes que acuden al Palacio Real” y “conseguir un ratio de cifras de visitantes acorde con el rango del museo y del perfil de su oferta cultural”. La institución calcula que el público potencial del Museo de las Colecciones Reales será de 1,5 millones de visitas anuales. Esa sería la cifra para lograr “un equilibrio ponderado de eficacia cultural”. Por el Palacio Real pasan al año un millón y medio de visitas; el Museo del Prado recibe tres millones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información