Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patrimonio unifica e instala controles de seguridad en el entorno del Palacio Real

Los nuevos dispositivos se instalarán en el mirador de la explanada de la Almudena y en los accesos al Campo del Moro

Patrimonio Nacional instalará controles de seguridad, con arcos y escáneres, en el mirador de la explanada de la Almudena y el Campo de Moro, que quedarán unificados. Esa será una de las zonas modificadas por la ampliación de las obras que se realizan en el Museo de las Colecciones Reales. Los trabajos, que comenzarán el día 15, tienen como objetivo facilitar el paso de los visitantes desde el Palacio Real al nuevo museo —situado enfrente y que espera abrir sus puertas en 2020—, y hacer del entorno del palacio un nuevo eje cultural.

Explanada de la Almudena, donde se instalará una verja y varios controles de seguridad.
Explanada de la Almudena, donde se instalará una verja y varios controles de seguridad.

El pasado noviembre, el Ayuntamiento de Madrid ya anunció que estaba trabajando junto a Patrimonio Nacional para conectar el nuevo museo con el Campo del Moro y los Jardines de Sabatini.

Las obras incluyen la instalación de una verja de barrotes a unos 11 metros del mirador, donde ahora se levanta una valla de madera, colocada por motivos de seguridad debido a las obras del museo, lo que unirá la Armería con la catedral de la Almudena. Desde los años noventa, una reja metálica separaba la explanada del desnivel del mirador. El proyecto incluye la modificación de una ventana del edificio de la Real Armería, que forma parte del Palacio Real, declarado Bien de Interés Cultural, para crear una puerta de acceso. Patrimonio construirá en ese espacio dos garitas acristaladas, donde instalará escáneres de control de paso.

Las estatuas de San Pedro y San Pablo, situadas en nichos opuestos, quedarán dentro del nuevo recinto acotado, donde será a colocada de nuevo la estatua de Felipe II, retirada en 2003 con el inicio de las obras del museo. Además, la nueva superficie tendrá el mismo pavimento que el del nuevo edificio, y las farolas existentes se desplazarán delante de los barrotes. El proyecto tendrá un coste aproximado de más de 1,5 millones de euros.

Ascensores para unir los dos parques

El pasado mes de noviembre el Ayuntamiento de Madrid anunció que estaba trabajando con Patrimonio Nacional para conectar, dentro de ese eje cultural que quiere crearse en torno al Palacio Real, los jardines de Sabatini con los del Campo del Moro a través de dos ascensores. Ambos parques están ahora incomunicados entre sí debido al desnivel que los separa.

Los dos elevadores, uno de subida y otro de bajada, serán colocados detrás de uno de los muros de contención, por lo que, según indica el Consistorio en una nota oficial, solo serán visibles cuando estén en el piso superior. La puerta de acceso a los ascensores en la cota inferior se realizará “rasgando” un hueco en la misma pared. La estructura estará fabricada con vidrio y zócalo de ladrillo.

Una vez dentro de ambos parques, los visitantes podrán acceder por primera vez y sin tener que franquear más controles de seguridad al Palacio Real y al Museo de las Colecciones Reales.

Los accesos continuarán siendo gratuitos y los controles, además de en la explanada, se situarán en la Cuesta de la Vega, el Paseo de San Vicente y el Túnel de Bonaparte, puertas de entrada al Campo del Moro, con la finalidad de integrar el parque en el conjunto de la visita. “El objetivo es conectarlo todo, que los visitantes no tengan que rodear el complejo para ver los diferentes edificios”, declaró una portavoz de Patrimonio Nacional.

Las visitas a la explanada y a los parques estarán limitadas por la apertura y el cierre de los controles de seguridad —el Campo del Moro ya cuenta con un horario: de 10.00 a 20.00—. Esta novedad ha sido criticada por la asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio. “Es un mirador excepcional para ver los atardeceres. Si ahora el paso va a depender de los horarios, ¿podrá la gente ver la puesta de sol? No. Además, con las colas, los ciudadanos que no son turistas pasarán de largo. Es como si pones controles en el parque del Retiro”, dijo un portavoz de la asociación, que contempla la actuación como “un nuevo hito en la turistificación de la capital”.

Patrimonio ha recordado que “desde hace 22 años había ya una verja en mismo lugar donde se emplazará la nueva”, y que a través de ella se seguirá pudiendo ver “perfectamente” el paisaje cuando se cierren los controles. “Hay que tener en cuenta que el Palacio Real constituye el centro de la Jefatura del Estado, y la seguridad que debe tener no es la misma que la del Retiro”, justificó la portavoz del organismo.

El Palacio Real recibe al año más de medio millón de visitas. Con la apertura del Museo de las Colecciones Reales y la puesta en marcha de esta iniciativa, Patrimonio espera duplicar esa cifra.

Más información