Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Talados ocho árboles del convento de las Damas Apostólicas sin permiso municipal

Dos de los ejemplares se encontraban en la zona protegida como Bien de Interés Patrimonial

Ocho árboles del recinto del convento de las Damas Apostólicas, seis arizónicas y dos cipreses que se encontraban en la zona protegida como Bien de Interés Patrimonial (BIP), fueron talados el pasado 26 de mayo por la empresa propietaria, Global Alchiba. La tala se realizó sin los permisos municipales pertinentes, según ha asegurado la Junta de Distrito de Chamartín.

Convento de las Damas Apostólicas. Uno de los cipreses talados estaba en el patio expuesto tras los derribos.
Convento de las Damas Apostólicas. Uno de los cipreses talados estaba en el patio expuesto tras los derribos.

El concejal presidente del distrito de Chamartín, Mauricio Valiente, asegura que los informes técnicos de daños al entorno protegido están ya en marcha, pero que aún no se ha tomado la decisión de iniciar un expediente sancionador contra los propietarios por haber comenzado los trabajos sin permiso. “Para evitar que esta situación vuelva a ocurrir, se van a reforzar las visitas de la policía medioambiental a la zona a una vez al día”, añade. Además, la Dirección General de Patrimonio también está estudiando posibles expedientes disciplinarios contra la empresa por los cipreses talados en espacio BIP.

Los hechos fueron denunciados por los vecinos de los edificios colindantes. “Empezamos a escuchar ruidos de motosierras y vimos que había grúas en el jardín, lo que nos alertó”, relata Paulino Baena, portavoz de los residentes de la zona. Asegura que llamaron a la policía medioambiental, cuyos agentes visitaron las obras, pero no detuvieron las operaciones.

Montserrat Camacho, portavoz de Global Alchiba, asegura que todo se trata de un error cometido por el jardinero. “Nosotros habíamos pedido permiso al Ayuntamiento para talar dos arizónicas en marzo, y se nos concedió el permiso. El 11 de abril pedimos permiso para cortar otras cuatro arizónicas que por las lluvias estaban tumbadas o muy dañadas. Más adelante, dimos instrucciones al jardinero para que limpiara los cipreses, que tenían restos de escombros. Por error, taló las arizónicas antes de que recibiéramos el permiso y también los cipreses, en lugar de limpiarlos”, relata Camacho. La Junta del Distrito de Chamartín confirma que se había autorizado la tala de dos arizónicas y que se había presentado la petición para las otras cuatro, pero esta no se había resuelto. Sobre la empresa aún pende una posible de sanción por el derribo de parte del convento el año pasado; Patrimonio remitió el caso a la Fiscalía, que aún no ha tomado una decisión.

Claustro del convento antes de la tala.
Claustro del convento antes de la tala.

Protección municipal

La concejal del PSOE Mercedes González denuncia, por su parte, la “impunidad” con la que la empresa “actúa en los jardines como si se tratase de su cortijo”. Añade: “Esta empresa es reincidente en su maltrato al patrimonio. Si no cuida la propiedad se tiene que marchar”. Respecto a las posibles sanciones, González considera que es más importanteintegración de los jardines en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos cuanto antes. 

Tras el intento de derribo, la Dirección General de Patrimonio de la región otorgó al convento y a los jardines del sur y el oeste de la finca la catalogación de Bien de Interés Patrimonial. Al resto no se le otorgó porque no se le considera parte de los jardines históricos del convento, según los planos históricos consultados por Patrimonio. Sin embargo, el PSOE solicitó el pasado abril que el Ayuntamiento incluyera la zona verde por entero en el Catálogo de Bienes Protegidos, lo que limitaría cualquier obra o construcción. Según Mauricio Valiente, el Área de Desarrollo Urbano Sostenible está realizando los estudios necesarios para la introducción de la finca en el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos.

Los vecinos, constituidos desde el 9 de mayo en la Asociación de Defensa del Patrimonio de Chamartín de la Rosa, reclaman que se conserve una de las pocas zonas verdes del distrito. “El convento y los jardines forman un todo, no podemos permitir que se edifique y perdamos toda la flora y la fauna de la zona”, dice Baena.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información