Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director del Instituto Cervantes apuesta por la diplomacia cultural

El poeta ha reafirmado que la integración del castellano con el resto de lenguas peninsulares será uno de los principales ejes de su gestión

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, entre el alcalde la ciudad, Emilio Bascuñana, y el secretario general del Instiruto Cervantes, Rafael Rodríguez-Ponga (d) en Orihuela.
El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, entre el alcalde la ciudad, Emilio Bascuñana, y el secretario general del Instiruto Cervantes, Rafael Rodríguez-Ponga (d) en Orihuela. EFE

Luis García Montero, en su primer acto como director del Instituto Cervantes, ha hecho este miércoles una apuesta clara para la diplomacia cultural y las oportunidades de desarrollo que tiene la lengua castellana. Ante los directores de los 87 centros que cuenta la institución, reunidos durante cuatro días entre Orihuela y Alicante, el poeta ha adelantado algunas de las directrices que marcarán su mandato. Como ya dijo tras su nombramiento hace una semana, la integración del castellano con el resto de lenguas peninsulares será uno de los principales ejes de su gestión.

Pero también, una nueva expansión de la institución después de una década en la que apenas se han abierto nuevas sedes ni se han fijado con claridad nuevas zonas de acción. América vuelve en las prioridades, y en particular Estados Unidos puesto que el nuevo director evocó su intención de abrir un nuevo centro en Washington. Asia Pacífico y África subsahariana serán otros focos de atención; en el caso de la última con el lenguaje como instrumento de desarrollo.

Las nuevas tecnologías y las redes sociales, ha asegurado, ocuparán un papel importante en su proyecto de gestión ya que, según él, la sociedad se encuentra en un momento de "aceleración" en el que los ciudadanos son "cada día más manipulables". Un proyecto que, ha insistido, se inscribirá en la continuidad de la labor llevada a cabo por su antecesor y amigo, Juan Manuel Bonet, y comprometido, "como mandan los estatutos", tanto en la defensa del idioma que "articula a tantas naciones" como a las "culturas de las distintas nacionalidades y regiones que integran España".

Una institución rentable

El nuevo director, cuya trayectoria literaria ha ido acompañada de un fuerte compromiso político, ha defendido que esta es una institución "de Estado muy rentable" cuyo presupuesto, principalmente basado en el propio trabajo docente y cultural, solo supone "un poquito más de un euro" por español.

Tras agradecer al "azar" que su estreno haya sido en la tierra de Azorín, Gabriel Miró y Miguel Hernández, confesó que este encuentro le ha permitido "sumergirse por dentro de las aguas y aires de la institución", así como comprobar la "calidad de las gentes del Cervantes y entender los retos que tiene por delante.