Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

“No pienso renunciar a los autores que escriben en castellano”

La consejera de Cultura de la Generalitat, Laura Borràs, asegura que ya tiene fecha para entrevistarse con el ministro, al que reclamará "los incumplimientos del Estado"

Laura Borràs (Barcelona, 1970) cumple dos meses al frente del Departamento de Cultura, después de dirigir la Institución de las Lletres Catalanes. Participó en la candidatura de Junts per Catalunya en 2017 como número 5 por Barcelona y fue elegida diputada. Durante la entrevista, realizada en su despacho del Palau Marc el pasado martes, vestida con el amarillo de los lazos que lucen cientos de catalanes en sus solapas para pedir la libertad de los políticos presos catalanes, confirma que viajará el sábado a Waterloo para participar en la puesta en marcha del Consell de la República.

Pregunta. ¿En su Departamento manda usted o Lluís Puig?

Respuesta. A la gente le preocupa quién manda. A mí, nada, porque nunca he tenido intención de mandar. A mí me corresponde la responsabilidad porque me la ha transferido el President Quim Torra. Soy la consejera de este gobierno y Puig el conseller en el exilio. Es un mandato compartido.

P. Asegura que son un tándem. ¿Quién conduce y quién pedalea?

R. Hice servir la metáfora porque muchas veces se había hablado de bicefalia, pero o se pedalea en la misma dirección o no hay movimiento y hay que avanzar.

P. ¿Qué ha comportado en su consejería el fin del 155?

R. Al Departamento han vuelto las personas legítimas y no las que llegaron a través de una ocupación que nos pareció una interpretación hiperbólica del 155.

P. ¿Entonces según dice ahora quiere recuperar ese tiempo?

R. Con la marcha del Gobierno recibimos la orden de proteger las instituciones de la usurpación de funciones. Los órganos de gobierno de muchas entidades dejaron de convocarse para que no los presidiera quien no les corresponde. Es la muestra del sacrificio que hicieron para que la humillación no fuera tan evidente.

P. Pero ahora han cesado a personas que durante el 155 permitieron que el departamento funcionara. ¿No se confiaba en ellos?

R. Las decisiones sobre la continuidad o no de algunos directores generales fue una decisión del consejero Puig. Y a riesgo de que se me pudiera atribuir que era un títere de él, preferí no desautorizarlo. Fue una decisión dolorosa, porque tengo en buena consideración el trabajo que hizo el director general Jusèp Boya.

P. Su acción de gobierno lleva por título Cultura: herramienta de transformación.

R. La cultura es una herramienta de transformación de nuestra realidad pero también personal. Es lo que te hace ser quien eres. Nunca me ha gustado pensarla solo como motor económico, que lo es, pero transforma el entorno, nos enriquece, hace una sociedad más critica y justa.

Sin estado y la capacidad de decidir, no habrá Nobel en catalán

P. Para eso son necesarios recursos y desde Vicepresidencia se les ha pedido que no gasten para cumplir el objetivo de déficit.

R. Las necesidades son gigantes y vienen de una pauperización económica evidente. Es justo, legitimo, de sentido común, que pedimos una financiación digna. Hay que revertir la situación para tener niveles como los europeos.

P. Se le ha acusado de firmar en 2016 el manifiesto Koiné contrario al bilingüismo.

R. Siempre he sido reacia a firmarlos. Se me pedía que lo hiciera como directora de la Institució de les Lletres Catalanes, pero lo hice a título personal como filóloga del claustro de la UB. Lo que se proponía era generar un debate de cómo podría ser un modelo lingüístico en un supuesto Proceso Constituyente. Vi que era un texto suscribible y que no habían elementos que pudieran ser considerados supremacista ni en contra del bilingüismo.

P. Lo volvería a firmar.

R. No haré ningún acto de retractación pública. No creo que lo tenga que hacer. Es una trampa llevarme a decir que habría hecho ahora. Lo que he hecho hasta ahora me ha hecho tener la conciencia tranquila.

P. ¿La literatura catalana se escribe en catalán y castellano?

R. En catalán, lo sabe todo el mundo que se acerque a estudiar las lenguas y las literaturas. El material con el que se crea una literatura es la lengua.

P. ¿Marsé qué es?

R. Un catalán que escribe en castellano. Su adscripción es propia de la literatura catalana, pero la lengua en la que escoge incorporarse en este mundo artístico es la castellana. La filiación de las personas tiene que ver por donde se nace y en literatura en función de la lengua en la que se escribe, pero no pienso renunciar a la literatura castellana, porque esos autores forman parte de mi vida.

P. ¿Por qué la literatura en catalán no tiene un premio Nobel?

R. En el Nobel intervienen elementos de naturaleza política y si no eres un estado no intervienes en el club de estados que hacen las propuestas y deciden.

“No firmaré la salida de las pinturas de Sijena. Me haré objetora de conciencia artística”

P. ¿España tiene poco interés por la literatura en catalán?

R. Hay escritores que por no estar traducidos no son conocidos. ¿Por qué una persona de una competencia media no puede leer en catalán, una de las lenguas del Estado?, me pregunto. Hay una convicción de que las lenguas son un obstáculo, una barrera y no algo positivo.

P. ¿Le preocupa la política cultural de Ada Colau?

R. Cuando el Ayuntamiento de Barcelona decidió prescindir de una regiduría de Cultura me preocupó porque a la gestión de la cosa pública le has de dar visibilidad. Pero nos encontraremos en muchas de las políticas que compartiremos.

P. No en el Macba.

R. Queremos encontrar soluciones a un problema que no hemos creado. Que la Capella de la Misericòrdia se ofrezca para hacer un CAP cuando era el lugar donde debía crecer el Macba nos coloca en un problema donde no lo había. Hemos buscado una alternativa. Ampliar en otro lugar sería hacer otro museo.

P. ¿Recuperará la tasa del audiovisual suspendida por el Tribunal Constitucional?

R. Estamos redactando un nuevo proyecto de ley porque este impuesto es necesario para todo el sector cultural porque ingresaba 17 millones.

P. ¿Tiene miedo de acabar imputada como sus predecesores por desobediencia en el tema de Sijena?

R. Las pinturas murales que hay en el MNAC, por el hecho de arrancarlas se pueden destruir, según los informes. ¿Quién asumirá eso moralmente? Si se está dispuesto a que dejen de existir es que hay un problema ético y no estético. Apelaría a la responsabilidad moral que tenemos sobre los bienes que preservamos. Me declararé objetora de conciencia artística para no firmar, aunque lo diga el juez.

P. ¿Ha hecho algo para que regrese Planeta de Madrid?

R. No he hecho nada porque no tengo ni puedo que hacer nada, pero lo he vivido con tristeza, ya que muchos estos profesionales son amigos míos.

“El ministro me ha llamado. Ya hay fecha para vernos”

J. Á. M.

P. ¿Se ha puesto en contacto ya con el ministro?

R. Me ha llamado él y nos veremos pronto.

P. ¿Hay fecha fijada?

R. Si.

P. ¿Cuando?

R. No se lo puedo decir

P. ¿Llevara una lista de agravios?

R. Podría hacerlo, pero será un primer encuentro. Quiero conocer su punto de vista y si hay voluntad de resolver los incumplimientos del Estado español que tienen, sobre todo, en los equipamientos culturales. Si somos españoles tendremos que seguir reivindicando lo que nos corresponde.

P. ¿Priorizará la falta de recursos o los traspasos pendientes?

R. El que llamara es positivo. Le manifestaré cuáles son los temas más urgentes. Hablar de recursos no es pedir limosna.

P. Cambiará su percepción con España

R. Yo no tengo mala relación con España. Si el ministro nos resarce de todas las inversiones que no se han hecho yo lo que diré es aleluya porque ya tocaba hacerlo pero eso no me alejara ni me acercara de donde estaba porque yo no tengo ningún problema con España ni lo quiero tener y menos desde punto de vista lingüístico y cultural.