Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez, el presidente ‘festivalero’

El político disfrutó junto a su familia del concierto de The Killers en el FIB Heineken

pedro sanchez FIB Ampliar foto
Pedro Sánchez (en el centro de azul) detrás del escenario Las Palmas esperando el concierto de The Killers.

Mientras Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría descansaban o debatían con la almohada el futuro que sobrevendría a su enfrentamiento por la presidencia del Partido Popular Pedro Sánchez disfrutó de otra muy diferente, divirtiéndose junto a su familia en el concierto en Benicàssim de los cabezas de cartel del FIB Heineken de la noche, The Killers. Al acto acudió con su esposa Begoña, y la diputada socialista en el Congreso Susana Ros. Fuentes del festival confirmaron a EL PAÍS que también presenciaron el espectáculo sus hijas.

No es su primera vez en el FIB, ya que lo visitó anteriormente en 2016 como secretario general del PSOE, pero sí su primer acto cultural como presidente del Gobierno. El rumor de su visita creció cuando anunció una reunión informal con el president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, en Castellón. Allí se desplazó en avión oficial. Desde la organización del festival aseguran que no tuvieron la confirmación de su visita hasta el día anterior.

Los numerosos helicópteros que sobrevolaron el recinto del evento previeron lo que se produciría 20 minutos antes del concierto de la banda de Las Vegas, cuando entre una nube de periodistas emergió un Pedro Sánchez con camisa azul y vaqueros. Su sonrisa bien valía para inmortalizar su presencia o para mostrar su ilusión por ver a la formación de Brandon Flowers.

Los de Nevada acudían por tercera vez al FIB, ya lo hicieron antes en 2009 y 2013. El cantante formó parte del cartel también en 2011, pero lo hizo para presentar su proyecto en solitario.En esta ocasión presentaban su disco Wonderful Wonderful, el primero con el que han logrado un número uno en Estados Unidos. En su última actuación en Benicàssim tuvieron otra testigo de excepción, la reina Letizia, a la que por aquel entonces la prensa no consiguió detectar.

Una vez dentro del recinto, Sánchez cruzó la zona VIP del evento, que se comparte con la prensa que le fotografiaba, y accedió a la planta superior de la parte trasera del escenario principal. Normalmente, los asistentes con pase VIP y de prensa pueden situarse en la planta inferior el palco, pero en este caso, el dispositivo de seguridad no permitió la entrada al resto de asistentes.

La decisión corrió a cuenta del equipo de seguridad de la banda, que toma el control del escenario al ser cabeza de cartel. Del mismo modo solo se permitió el acceso al fotógrafo oficial de la banda al foso, dejando con las ganas al resto de compañeros de prensa.

Sánchez fue reconocido por parte de los asistentes de las primeras filas, que corearon su nombre ("Pedro, Pedro") al verle encaramado en lo alto del escenario. El presidente acabó contestando con un saludo al clamor popular.

"Todo correcto y muy protocolario"

"Todo se desarrolló con total normalidad en un ambiente muy correcto y protocolario", informan desde la organización. Sánchez y sus asistentes pidieron cuatro cervezas (de las pequeñas, no en vaso de litro), y otros cuatro botellines de agua mineral.

Pero no se puede tener todo en la vida, ni siendo Presidente porque a pesar de contar con una vista privilegiada de la banda y del público, en esa parte del escenario la batería de Ronnie Vinucci Jr. se comía el resto de la mezcla.

De lo que sí disfrutaría Sánchez en primera mano fue del momento en el que un seguidor de la banda, Gonzalo, les pidió tocar For Reasons Unknown. Flowers vio la pancarta que exhibía el joven músico en primera fila y allí mismo le invitó, dejando grandes sensaciones el intrépido joven.

The Killers protagonizó una comunión total con los fibers desde que pusieron el primer pie en el escenario principal de Las Palmas, pese a salir unos minutos tarde. Allí, entre duchas de confeti, visuales y neones, sacaron a relucir tanto su nuevo trabajo como viejos clásicos aclamados por el rugir de decenas de miles de gargantas anoche, como Mr. Brightside, Human o All The Things That I've Done.

Más información