Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Letizia, la princesa fibera

El FIB confirma que acudió al concierto de The Killers y que se mezcló con la multitud

La princesa Letizia.
La princesa Letizia. CORDON

Todo empezó como un rumor: la princesa Letizia Ortiz estaba en el FIB. Al parecer alguien dijo haberla visto poco antes de que The Killers cerrara la vigesimonovena edición con un gran show musical que presenciaron unos 35.000 fibers (o fiberos como aconseja la Fundación del Español Urgente, Fundeu). No sería la primera vez. La publicación Vanity Fair reveló el pasado año que Letizia celebró su 40 cumpleaños viendo a la banda de Las Vegas en Madrid y mezclándose entre el público. El caso es que la prensa acreditada, aunque algo incrédula en un primer momento, empezó a buscarla en el apartado VIP y en un recinto hasta los topes. La única pista: unos pantalones cortos azules y el acompañamiento de dos amigas. Nadie la vio. Pero al término del concierto los rumores se convirtieron en indicios cuando miembros de la organización habrían confirmado su presencia.

Desde Marawold, la empresa organizadora del festival, han asegurado este lunes que la princesa Letizia estuvo en el FIB y que no se quedó en ningún apartado, sino que se mezcló entre los miles de fibers que ayer llenaron el recinto. Su asistencia se les comunicó por la tarde, poco antes del concierto con el que el FIB cerraba su edición más difícil. Desde la Casa Real no confirman su presencia porque, dicen, no informan de las actividades privadas. Sí manifestaron que durante el fin de semana no tenía ningún acto oficial.

El rumor se convirtió en la anécdota de una jornada multitudinaria. Al menos entre la prensa, la organización y los presentes en la zona VIP. Mientras, los de Las Vegas lograban el segundo lleno (el máximo posible de unos 35.000 asistentes al festival cifrados por la organización) tras el concierto de los Arctic Monkeys del sábado. A pocos minutos de la una de la madrugada, la banda liderada por Brandon Flowers subió al escenario y desató una locura fibera con su Mr Brighside. "¿Estáis preparados para lo auténtico?", gritó el líder. Preparados estaban. El concierto, todo un show musical sin descanso, comenzó ganándose a los fibers que, poco a poco, fueron menguando en efusividad hasta que más de media hora después sonó el popular tema Human y les volvió a resucitar para otra media hora larga más.

The Killers era una apuesta segura para cerrar el FIB 2013, pero era muy difícil superar los casi 50.000 asistentes de cuando también fueron los encargados de cerrar el festival en su edición record de 2009. "Hola Benicàssim, somos The Killers y esta noche somos para vosotros", exclamó entonces Flowers y también ayer, ante un recinto algo menos poblado, pero aun así rebosante. El concierto culminó con una explosión de fuegos de artificio que bien pudieron servir para celebrar que el festival, pese a todos los problemas económicos y de organización de última hora, salió adelante sin contratiempos, salvo la cancelación de la rapera Azealia Banks por problemas de garganta. Entre los destacados de la noche, un jovencísimo Jake Bugg (19 años) y su folk eléctrico, y Woodkid, una de las sorpresas de la noche.

Ahora, con la edición más polémica finalizada, Vince Power (director del evento) y los nuevos socios deberán trabajar para solucionar la situación económica de la empresa y empezar a organizar el FIB 2014. Power quiso zanjar toda duda este domingo y aseguró que el festival se celebrará el próximo año y los siguientes en Benicàssim. De hecho, dijo que seguirá tres años más al frente. Se abre así pues el camino hacia el 20 aniversario del festival que, esperemos, sea menos agitado.