_
_
_
_

JT Leroy: vuelve el mayor engaño literario de los últimos tiempos

Savannah Knoop, la mujer que se hizo pasar por la exitosa escritora maldita, cuenta su vida en el libro ‘Chica, chico, chica’

Desde la izquierda, la cantante Courtney Love, JT LeRoy (Savannah Knoop) y Laura Albert (Speedy), en una fiesta en 2003.
Desde la izquierda, la cantante Courtney Love, JT LeRoy (Savannah Knoop) y Laura Albert (Speedy), en una fiesta en 2003.Matthew Peyton (Getty Images)
Lucía Lijtmaer
Más información
El cuento imposible de JT Leroy
El caso de la escritora condenada por vender una ficción

La historia era tan seductora que atrapó a todo el mundillo literario: Jeremiah Terminator Leroy, conocido como JT Leroy decía ser un adolescente de sexualidad fluida seropositivo, abandonado por su familia, chapero y drogadicto, víctima sistemática de abusos sexuales y con una voz propia, única, capaz de narrar con auténtica genialidad su infancia y adolescencia en Virginia occidental.

Decía, también, haber sido descubierto por Dennis Cooper, amar el chocolate y detestar la promoción, por lo que apenas había fotos de él. ¿Cómo no quedar encandilados por esa mezcla entre el personaje Holden Caulfield y su esquivo creador J. D. Salinger? Huidizo, increíblemente joven y con un pasado atroz, JT Leroy se convirtió en la firma más codiciada de finales de los noventa en revistas literarias y de tendencias. Publicó Sarah, su primera novela, en 1999, a la que le siguió El corazón es mentiroso y fue aclamado por el establishment artístico y literario. Fue la revelación de una década centrada en la desazón existencial, la autodestrucción como estética y el nihilismo grunge.

La industria de la moda y el cine se obsesionaron con el autor que detestaba la prensa y aparecía en los eventos con peluca rubia y gafas de sol, como un Andy Warhol de nuevo cuño, siempre rodeado de una cohorte de sus admiradoras famosas, amantes del lado salvaje por derecho propio: desde Courtney Love a Winona Ryder, pasando por Asia Argento. Pero todo se desmoronó como la escandalosa mentira que era en 2005.

Esos cinco años son los que narra Savannah Knoop en Chica, chico, chica, cómo me convertí en JT Leroy, (Alpha Decay): Ella fue el cuerpo que hubo detrás de esa historia que todo el mundo creyó y que no fue otra cosa que el engaño literario más escandaloso de los últimos tiempos.

Fantasías y demonios

¿Quién era JT Leroy? El alma literaria y Svengali no fue otra que Laura Albert, una mujer aficionada a inventarse personajes e imitar acentos, fantasiosa y con sus propios demonios de abuso sexual en la infancia, que creó un alter ego más atractivo que ella misma. El cuerpo y voz que le permitieron mantener eso fueron los de Savannah Knoop, cuñada de Albert, que se vio embrollada en la historia de la escritora —otra historia más—, y quedó atrapada durante años como muñeco parlante y testigo de la credulidad global.

Durante años Knoop se vendó los pechos, se puso una peluca y se lanzó al torbellino de las promociones y el famoseo que acabaron devorando su propia personalidad: la de una estudiante de moda amante de la capoeira, con pocas aspiraciones y una vida creativa no muy ambiciosa. Inmersa casi por casualidad en una vida ilusoria, retrata en este libro —suyo, esta vez sí—, el ridículo turismo de lo marginal que realizaron la industria editorial y las estrellas de Hollywood con JT Leroy: querían estar cerca del lumpen, pero no demasiado. Lo suficiente como para tenerlo de mascota.

Chica, chico, chica no es un libro memorable pero deja entrever la mente que hubo detrás de JT Leroy, la de Laura Albert, que captó la superficialidad de un entorno y la explotó en su beneficio. Mientras Leroy reinó lo tuvo todo: sesiones de moda, colaboraciones prestigiosas, e incluso adaptaciones fílmicas de su obra. La mente delirante —o no—, fue la de Albert, que le acompañaba siempre haciéndose pasar por su mejor amiga, Speedie. Knoop fue el daño colateral de tanta mentira, quizás el más grave.

Chica, chico, chica revela los entresijos de un engaño propio de su época: JT Leroy nació antes de que se popularizara Internet y la mentira fue reventada, curiosamente, cuando las redes sociales comenzaban a hacer posible la multiplicidad de avatares, que no personajes. En ese tránsito es en el que se mueve Knoop, una chica que comparte con su cuñada complejos con su cuerpo, y tiene una sexualidad tan ambigua como el personaje que interpreta.

Kristen Stewart protagonizará la película

En una vuelta de tuerca aún más perversa, la historia de Savannah Knoop y JT Leroy vuelve a cautivar a la prensa y a Hollywood. Si hace apenas dos años se estrenó el documental Author: The JT LeRoy Story que narra los hechos vividos por Albert y Knoop, recientemente ha comenzado el rodaje de una película basada en Chica, chico, chica. Kristen Stewart interpretará a Knoop, y Laura Dern será Laura Albert. El juego de máscaras y de engaños de JT Leroy vuelve a seducir a todos, pero esta vez, parece ser, con todas las cartas sobre la mesa.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lucía Lijtmaer
Escritora y crítica cultural. Es autora de la crónica híbrida 'Casi nada que ponerte'; el ensayo 'Ofendiditos. Sobre la criminalización de la protesta' y la novela 'Cauterio', traducida al inglés, francés, alemán e italiano. Codirige junto con Isa Calderón el podcast cultural 'Deforme Semanal', merecedor de dos Premios Ondas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_