Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL PAÍS presenta en exclusiva el documental ‘La muñeca tetona’

La cinta que relata las relaciones entre el poder y la élite cultural en México podrá verse en línea por 24 horas este sábado 28

La fotografía sobre la que gira 'La muñeca tetona'.
La fotografía sobre la que gira 'La muñeca tetona'.

A los pocos días de ser elegido presiente, Carlos Salinas de Gortari recibió una llamada telefónica de Bill Clinton. Estaba preocupado por la crisis de los balseros cubanos y quería que el presidente mexicano intercediera ante Fidel Castro. Gortari tenía al interlocutor perfecto: Gabriel García Márquez, a quien conocía desde su llegada a la capital mexicana hacía más de dos décadas. En 1967 le había dedicado así una primera edición de Cien años de soledad: “Para Carlos Salinas de Gortari, de un escritor todavía desconocido”. Estas son algunas de las anécdotas que suceden en el torbellino de testimonios, datos y análisis de La muñeca tetona, un documental que indaga en las relaciones entre el poder político y el mundo de la cultura en México.

El Espectador, la revista de cine latinoamericana de EL PAÍS, ofrece en exclusiva la posibilidad de ver este documental en línea. El visionado podrá hacerse por 24 horas desde este sábado 28 de abril a las nueve de la mañana (tiempo del centro de México) hasta la misma hora del domingo 29 de abril.   

La muñeca tetona relata la historia de una fotografía colgada en 1987 en la sala de una casa de Ciudad de México. Nueve periodistas, promotores culturales y escritores: Elena Poniatowska, Margo Su, Iván Restrepo, Carlos Monsiváis, Benjamín Wong, Héctor Aguilar Camín, Miguel Ángel Granados Chapa, Gabriel García Márquez y León García Soler. Todos alrededor de un sillón, arropando a Carlos Salinas, quien era entonces secretario de Planeación y Presupuestoy quien sería ungido por el todopoderoso PRI como candidato a la presidencia de México. En la esquina del sofá hay una figura de lana con pechos descomunales. 

La muñeca es solo un truco para disparar la trama y un símbolo de esa relación extraña entre cultura y política. Salinas también es otro símbolo. “El presidente más habilidoso y controvertido del México moderno”, lo califica Osorno, uno de los codirectores, cuando fue presentada la cinta en la Ciudad de México. La foto es el recuerdo de las reuniones que cada 15 días aquel grupo de intelectuales mantenían con un secretario de Estado, y una vez al año con el presidente. “Eran reuniones no palaciegas, sino críticas, pero a la vez muy cordiales y con respeto hacia el invitado”, explica Restrepo ante la cámara. Osorno reclutó para la pieza a “todos los que aún están vivos –incluido Salinas–, salvo García Soler y Aguilar Camín, quien comentó que no se acordaba. En el caso de los que ya habían fallecido, decidí buscar a figuras del mundo intelectual de hoy que pudieran ser consideradas como expertos o incluso herederos, en cierta forma, de los protagonistas fallecidos de la foto”.