Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La flor', una película argentina de 14 horas, reina indiscutible del Bafici

El banquete cinéfilo de Mariano Llinás gana el premio a mejor película del festival de Buenos Aires

No hubo rival en el festival de cine independiente de Buenos Aires para La flor. El monumental largometraje del argentino Mariano Llinás, de 14 horas de duración, se alzó con el galardón a la mejor película del Bafici. El jurado decidió también entregar el premio a mejor actriz a sus cuatro protagonistas, Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Valeria Correa y Laura Paredes.

Cocinado a lo largo de diez años, el banquete cinéfilo de Llinás, servido en seis pasos, es de los que no se olvidan. Empieza con un episodio inspirado en las películas de serie B estadounidenses con una momia con poderes sobrenaturales. El segundo es un musical con toques de misterio en el que un dúo al estilo Pimpinela se cruza con una logia de adictos a la toxina de los escorpiones. Le sigue una novela de espías francesas en la pampa. El cuarto es una reflexión sobre el arte cinematográfico, el quinto una versión gauchesca de Partida de Campo de Jean Renoir y termina con un relato experimental que bebe de la tradición de las cautivas, las mujeres blancas raptadas por los indígenas.

Sólo uno de los seis episodios tiene principio y final. Los primeros cuatro sólo empiezan y el último se limita a concluir. En el tercero, que se extiende a lo largo de seis horas, la historia de espías es una matrioska rusa de la que salen tramas y subtramas con tentáculos que se extienden a Centroamérica, Londres, Berlín, París, Budapest, Sofía y a una sobrecogedora Siberia, entre otros. Las actrices del grupo de teatro Piel de Lava embrujan al espectador una y otra vez con sus innombrables personajes.

Llinás, autor de la aclamada Historias extraordinarias, redobla la apuesta con La flor. Hay momentos geniales, escenas pretenciosas, excesos narrativos y visuales, episodios más buenos que otros, pero el conjunto es una experiencia única dentro del cine argentino, una obra épica que abruma y fascina.

El brasileño Tiago Melo fue elegido como mejor director por Azougue Nazaré, un cruce entre documental y ficción, y el danés Anders Juul fue premiado como mejor actor por su trabajo en A Horrible Woman, de Christian Tafdrup.

Karina Skands y Anders Juul en la cinta danesa 'A horrible woman'.
Karina Skands y Anders Juul en la cinta danesa 'A horrible woman'.

Premios al cine boliviano

La competencia latinoamericana premió a la boliviana Averno, de Marcos Loayza, y Mauricio Alfredo Ovando ganó como mejor director por la también boliviana Algo quema. La coproducción argentino-boliviana de Francisco Bouzas, La cuarta dimensión, ganó la mención oficial.

La competencia argentina muestra el auge de directoras que ruedan en el país austral. El premio a mejor película recayó en una de las cintas más provocativas del festival, Las hijas del fuego, de Albertina Carri, mientras que el premio a la mejor dirección fue para la artista, dramaturga y escritora Lola Arias por su ópera prima, Teatro de Guerra.

Más información