Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

25 años de la fiesta del teatro en Latinoamérica

El Festival Internacional Santiago a Mil congregará en Chile a las grandes compañías de la región y del mundo

Inauguración del festival teatral. Ampliar foto
Inauguración del festival teatral.

El verano chileno está relacionado estrechamente con el teatro. Desde 1994, en enero, se celebra en la capital y en diferentes ciudades del país el Festival Internacional Santiago a Mil. Cerca de 900 espectáculos nacionales, 400 internacionales, 900 artistas cada año provenientes de 45 países y cerca de 10 millones de espectadores han marcado la historia de esta fiesta del teatro, que en su edición de 2018 ofrecerá un ambicioso cartel para celebrar su cuarto de siglo.

Según se anunciará esta semana, entre el 3 y el 21 de enero próximo el público podrá observar producciones de la talla de Tragedia y comedia latinoamericana, donde el aclamado director de cine y teatro brasileño Felipe Hirsch reflexiona sobre la condición de los ciudadanos de esta zona del mundo.

Las funciones se realizan en Santiago y en regiones, como una señal a favor de la descentralización del país. En salas convencionales y en la calle, porque el festival se ha vuelto popular. En 2010, por ejemplo, unos tres millones de personas pudieron apreciar en plena vía pública a La pequeña gigante, de la compañía francesa Royal de Luxe. “Cuando nacimos, el festival era un canto para celebrar la llegada de la democracia en Chile. Por lo tanto, ahora queremos estar en los espacios públicos, que es donde realmente se vive la democracia”, reflexiona Carmen Romero, directora ejecutiva y de programación.

“En este cuarto de siglo ha emergido un Chile —con la llegada de inmigrantes, por ejemplo—, y es necesario recobrar los valores que permiten la convivencia. Este festival nos recuerda que el rito del teatro nos da ese espacio común donde todos somos iguales”, señala. El cartel de 2018 es potente y promete seducir a los chilenos y extranjeros que llegan al país en el verano sudamericano para participar de uno de los mayores encuentros teatrales de Hispanoamérica.

El director y dramaturgo estadounidense Robert Wilson estará presente en el Festival Internacional Santiago a Mil con su Krapp’s Last Tape, una versión del clásico de Samuel Beckett. El director de teatro, ópera y músico suizo Christoph Marthaler aterrizará en Santiago con King Size, su mundialmente alabada comedia musical. El italiano Antonio Latella, director de teatro de la Bienal de Venecia, presentará Natale in casa Cupiello, la adaptación del clásico de Eduardo De Filippo. Será su primera vez en Chile y en Latinoamérica.

Bajo el lema: La fiesta del teatro, esta edición 25 del festival tendrá unos 70 espectáculos tanto chilenos como extranjeros. Porque el encuentro teatral se ha convertido en un escenario donde los grandes artistas del mundo quieren estar presentes. “En los últimos años, el Festival Santiago a Mil se ha convertido en uno de los mayores festivales en América del Sur. Es una visita obligada para curadores de todo el mundo, combinando un programa potente con artistas locales e internacionales, reunidos en forma apasionada por Carmen Romero.

"Me gusta ir a Chile, porque uno se siente como en casa”, comenta Ivo Van Hove, el holandés que actualmente es el director teatral más solicitado internacionalmente. Llegará a Santiago con Persona/After the Rehearsal, una pieza inspirada en Ingmar Bergman, cuatro años después de su aplaudida versión de Opening Night en el mismo festival. Porque, como en todo cumpleaños, los organizadores han querido invitar a los grandes amigos. Royal de Luxe, por ejemplo, que estuvo en 1999, 2007 y 2010 en el festival, arribará al país sudamericano con una nueva propuesta: ahora con miniaturas. Santiago a Mil, además, en esta nueva versión incorporará como siempre actividades en torno a la música y la danza. Las convocatorias para participar en la creación colectiva Le Grand Continental, del coreógrafo canadiense Sylvain Émard, han sido un éxito entre los bailarines aficionados que serán parte de esta fiesta al aire libre de grandes proporciones.

Escaparate y nostalgia.Como el año pasado, se espera que en enero próximo unas 330.000 personas visiten alguna de las muestras del festival que, a su vez, se ha conformado como un estupendo escaparate para las principales compañías y directores locales. En esta versión 2018 se podrá ver el trabajo de La Patogallina y las propuestas de directores chilenos como Manuela Infante y Guillermo Calderón. El festival tendrá momentos de nostalgia, como el homenaje que se le rendirá a Andrés Pérez, fallecido director de teatro que llevó a las tablas La Negra Ester, obra fundamental de la escena chilena. Pero la fiesta del teatro quiere, en paralelo, dar un salto al futuro. Este año debutará la plataforma online Teatroamil.tv, en la que se podrán ver gratuitamente obras emblemáticas completas, clases magistrales, talleres, entrevistas y documentales.

Más información