Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

San Sebastián arranca bajo la presión de ofrecer más glamur

El director del Zinemaldia, José Luis Rebordinos, admite que no puede competir con la alfombra roja de Venecia. Cree natural la introducción de las series en el certamen

Festival de San Sebastián
Últimos preparativos en el Teatro Victoria Eugenia para la apertura del Festival de San Sebastián. EL PAÍS

El día anterior a la inauguración del Festival de Cine de San Sebastián es la ocasión que se permite su director, José Luis Rebordinos, para saborear un martini. En el hotel María Cristina, donde se instala para ir recibiendo a invitados al certamen, Rebordinos, que cumple este año su séptima edición, reflexiona sobre algunos de los temas candentes del momento, no solo del Zinemaldia.

Cuota femenina. Solo cuatro de las películas de la Sección Oficial (incluidas las que van fuera de concurso o proyecciones especiales) están dirigidas por mujeres. “Nunca vamos a jugar a cuotas, al menos mientras yo sea el director. Me parece un acto de puro paternalismo y machismo. Claro que nos preocupa la ausencia de mujeres, pero lo que tenemos que hacer es analizar las razones de ello. Es muy significativo que en el encuentro de estudiantes haya el mismo número de hombres y mujeres, que luego en la sección Nuevos directores la presencia femenina descienda al 35% y en la Sección Oficial acabe en el 15%. Nuestra labor está en estudiar el porqué de la falta de mujeres en el proceso de profesionalización del cine. El equipo directivo de este festival está formado por cuatro mujeres y tres hombres y de los nueve departamentos están dirigidos por mujeres”.

Nuevas plataformas. La Sección Oficial proyecta por primera vez una serie de televisión, aunque fuera de concurso, La peste, de Alberto Rodríguez. Además, una producción de Movistar Televisión, Vergüenza, de Juan Cavestany y Álvaro Fernández Armero, se presenta en la sección Zabaltegi-Tabakalera y otra de Netflix, Fe de etarras, de Borja Cobeaga, en el Velódromo. “Estoy de acuerdo en lo que dice el director de Cannes Thierry Fremaux, de que los festivales tienen que ser una instantánea o fotografía de lo que está pasando en el mundo del audiovisual. Ya no se puede hablar de cine, sino de muchos cines. La televisión, también en España, tiene una gran fuerza y las plataformas están haciendo un cine muy interesante. El audiovisual están en transformación y el debate no ha hecho más que empezar. Nuestra obligación como festival es dar espacio a ese debate. Hay que ser optimistas, el cine nunca morirá, sea en la plataforma que sea”.

Polémica sobre Fe de etarras. La publicidad del filme Fe de etarras, una comedia de humor negro en torno a un comando ridículo de ETA que dirige Borja Cobeaga, ha sido criticada por asociaciones de víctimas de terrorismo y de guardias civiles. “Puedo entender que les moleste o que no les guste, pero ese interés de todo el mundo por decir lo que está bien o lo que está mal me parece grave. Las asociaciones de víctimas tienen todo mi apoyo, mi cariño y mi respeto pero ahí se acaba. Las víctimas no tiene derecho a decir al resto de los ciudadanos lo que podemos hacer o no. Y lo que es insólito es que una asociación de guardias civiles, servidores públicos, presente una querella contra esta película. Tenemos todo el derecho a reírnos de ETA, esa banda fascista y asesina. Sin olvidar nada, ahora estamos en un tiempo diferente y tenemos que hacer cosas pensando en las generaciones futuras”.

Poca presencia de Hollywood. “Hollywood no nos ha dado la espalda. Vamos a contar con la presencia de Glenn Close, Alicia Vikander, Arnold Schwazenegger o James Franco. Estamos en un nivel medio-alto de famoso de Hollywood. La presión que soporta este festival con el glamour es brutal porque es un certamen de público. Venecia se ha convertido en el lugar donde el cine norteamericano presenta sus propuestas de cara a los oscar y eso nos afecta. San Sebastián no puede asumir el número de estrellas de Venecia”.

Cataluña. “El problema de Cataluña lo que me da es tristeza, pero no creo que afecte al Festival de San Sebastián. Es muy triste que estemos donde estemos y que no se haya encontrado un camino para llegar a acuerdos. El cine es un lugar de debate donde todo se puede discutir, pero siempre a partir de las películas”.

Futuro como director. La 65ª edición del certamen donostiarra que hoy se inaugura es la séptima de José Luis Rebordinos, a punto de cumplir 56 años, al frente del festival. “Estoy reflexionando mucho estos días. Me he comprometido con mi consejo de administración [formado por el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de San Sebastián, la Diputación de Guipuzcoa y el Gobierno vasco] a un proyecto de cuatro años y lo voy a cumplir. Lo que sí aseguro y no me comeré mis palabras es que los 60ª años marcarán un cambio radical. Puedo estar unos años más en la transición, pero con 63 años dejaré la primera línea del festival”. 

Más información