Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Francisco Franco cancela “por motivos de seguridad” las visitas al Pazo de Meirás

El anuncio se produce un día después de que la Xunta recomendase la donación del inmueble al pueblo gallego a modo de "reconciliación"

Fundacion Francisco Franco
Visitantes en el pazo de Meirás en Sada (A Coruña).

Por motivos de seguridad las visitas al Pazo de Meirás quedan canceladas hasta nueva orden”. Con este escueto comunicado colgado en su página web, la Fundación Francisco Franco, con sede en Madrid, cierra las puertas a la gestión que le fue encomendada por los descendientes del dictador, obligados a abrir al público el pazo, ubicado en el municipio coruñés de Sada, al menos cuatro días al mes desde que fue declarado Bien de Interés Cultural en 2011.

El anuncio de la Fundación se produce apenas un día después de que el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, se mostrase partidario de que los Franco “donasen” el Pazo al pueblo gallego a modo de reconciliación “con esa parte de la sociedad”. Rodríguez apeló a “tender puentes” para que el BIC “pueda ser público”.

El responsable de Cultura de la Xunta de Galicia se pronunciaba de esta forma después de que el presidente autonómico, Alberto Nuñez Feijóo, anunciase que el expediente abierto a la familia Franco por no abrir el Pazo al público “está a punto de cerrarse” y de que “seguramente” tendría “carácter sancionador”.

La Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica (CRMH) ha reaccionado al anuncio de la fundación franquista advirtiendo de que lleva semanas pidiendo a las administraciones públicas que actúen al respecto “sin resultado” y tilda de “burla” y “provocación” al pueblo gallego, al presidente autonómico y a todas las instituciones democráticas el anuncio de la cancelación de las visitas; algo que, sostienen los representantes de la CRMH, “no puede quedar impune”.

Este colectivo ha impulsado en las últimas semanas diversas iniciativas para intentar poner freno a las actividades de la Fundación Francisco Franco. Así, ha demandado una "condena firme del negacionismo que promueve" y ha pedido al Gobierno del Estado que ponga freno a "la continua e impune apología del franquismo" ilegalizando la entidad a través del Código Penal o de la Ley de Fundaciones y promoviendo contra ella una demanda por "delito de odio".

El pasado 30 de agosto una veintena de activistas del BNG y de sindicato nacionalista CIG (Confederación Intersindical Galega) se encaramaron a la torreta del Pazo de Meirás y desplegaron dos pancartas reclamando el traspaso al pueblo gallego de la propiedad de los Franco, un pazo que fue residencia de la escritora Emilio Pardo Bazán y que fue adquirida durante la Guerra Civil mediante donaciones forzosas de vecinos y trabajadores para regalársela al dictador.

La acción reivindicativa de los nacionalistas puso el colofón a un verano marcado, como ya venía siendo habitual, por la apatía de los herederos del dictador para abrir sus puertas al público en el horario estipulado. Este agosto, con la gestión de las visitas cedida a la Fundación Franco, ni el teléfono ni el correo electrónico para reservar las citas estuvieron operativos.

La ocupación simbólica del BIC, sujeto por ley a las visitas guiadas, supuso además una denuncia pública de la “intolerable ofensa a las víctimas del franquismo” después de que la Fundación Franco anunciase que abriría la finca al público para loar la “grandeza” del régimen franquista.

El Gobierno gallego presidido por Núñez Feijóo ha intentado hasta el momento calmar los ánimos con declaraciones de intenciones que la oposición recrimina que no han fructificado en nada concreto y desvinculándose del franquismo

La más reciente tuvo lugar este jueves cuando Feijóo pidió a los Franco la donación al patrimonio gallego del bien cultural “si no asumen cumplir las normas de visitas estipuladas”. La Fundación contesta con la cancelación de las visitas.