Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hemos rodado ‘The Young Pope’ en lugares vetados para cualquiera”

Javier Cámara confirma la segunda temporada de la serie de Sorrentino y relata su participación en 'Narcos'

Javier Cámara, ayer en la redacción de EL PAÍS.
Javier Cámara, ayer en la redacción de EL PAÍS.

El presupuesto medio de una película en España se coloca en torno a 1,6 millones de euros. Cada capítulo de la serie The Young Pope (El joven Papa), en cambio, disponía de unos cuatro millones. Así que, para su debut televisivo, el cineasta Paolo Sorrentino (Las consecuencias del amor, La gran belleza) pudo reconstruir las fachadas de San Pedro y San Marcos o contar con una copia muy especial de La piedad de Miguel Ángel: la realizó el mismo experto que curó en 1972 a la Virgen original y su hijo, dañados por los martillazos de un fanático húngaro. Detalles —o no tanto— que ayudan a explicar la “exquisitez” de la serie, en palabras de Javier Cámara. El actor, que ayer visitó EL PAÍS para hablar en Facebook con los lectores, celebró la mezcla de “talento y dinero” que dio a luz The Young Pope y arropó su primera temporada, disponible en HBO. Tanto que la segunda, explicó, ya está confirmada y él confía en participar en ella.

“Hemos rodado en lugares vetados para cualquiera. Paolo tiene esa posibilidad. Está creando en cada momento, solo él podía filmar así The Young Pope. Cada plano es sorrentiniano. Y en el set se veía cuando algo está engrasado, con un equipo que está adorando a un director on fire”, comentó Cámara, que este viernes estrena también el filme Es por tu bien. En la serie de HBO, el español encarna al cardenal Gutiérrez, un secundario que va ganando espacio a medida que su relación con el Papa se estrecha. Tanto que Jude Law, quien interpreta al peculiarísimo pontífice Lenny Belardo, le confesó a Cámara que consideraba su personaje el más bonito de la serie. “Le dije que el papel de Papa tampoco está mal”, se reía el español.

“Paolo mandó un correo a todos donde señalaba: ‘Las secuencias se ruedan de principio a final. Se ruega a los actores que conozcan el texto’. A veces había tomas de ocho páginas. Pues bien, durante tres días y tres noches Jude rodó unas 75 tomas seguidas. A las cuatro de la madrugada, le faltaban cinco o seis, y pidió informar a Paolo de que tal vez su voz estuviera un poco tocada. Todos se preocuparon. ‘¿Estás bien? ¿Quieres algo?’, pero él simplemente estaba avisando, por si su voz no valía. A su lado, ves todo el trabajo que ha hecho como actor”, contó Cámara para celebrar a Law. Y a Sorrentino le comparó con aquel personaje de La gran belleza que tiene las llaves que abren los palacios más extraordinarios de Roma.

Al Vaticano, sin embargo, el cineasta apenas pudo acceder. “Creo que le tenían un poco de miedo. Pero la serie es muy respetuosa. Tiene un halo de santidad, infierno, dudas frente a la fe muy fascinante”, aseguró Cámara. A saber si la Curia apreció 10 episodios que siguen el día a día vaticano, entre un papa conservador, tan contradictorio como su incierta relación con Dios, y las intrigas terrenales y espirituales que le rodean. Lo cierto es que el público y la crítica respondieron de manera mayoritariamente positiva a The Young Pope. Su debut en Italia superó Gomorra, la serie de una cadena de pago más vista hasta entonces, y en EE UU el estreno dejó atrás a cualquier miniserie de HBO.

Cámara desveló que había retrasado hasta ahora su salto internacional por su físico —“daba para judío del Upper West Side, no para latino”— y por un inglés algo tambaleante. Sin embargo, ahora se ha incorporado incluso a los cárteles, para la tercera temporada de Narcos. Una vez desaparecido Escobar, la serie de Netflix prepara una nueva línea argumental rodeada por el misterio. "Están teniendo ciertos problemas por los personajes reales que aparecen. El mío también lo es, pero no puedo contar nada. He firmado por nueve de 10 capítulos, una temporada, así que no sé cómo acabaré. Ninguno de los actores en realidad sabe qué va a pasar en los cuatro episodios que faltan. Ya he visto muchas muertes, caen como moscas”, contó.

Del rodaje de Narcos destacó además la presencia de “35/40 actores increíbles” de todas las partes del mundo. Y, preguntado por un futuro en Hollywood, explicó: “Hispanoamérica ahora es mucho más llamativa para cualquier actor español. Y creo que el propio Hollywood está muy interesado en ella”. Lo que le dio pie a subrayar las exenciones fiscales que disfruta, entre otras producciones, Narcos en Colombia: “En España estamos llegando muy tarde. Nos toman la ventaja. Es algo que no cuesta nada, depende de la intención política. Y generaría más trabajo, más presencia internacional de nuestro cine, más oportunidades para nuestros técnicos”.

El actor contó también que querría reunir al reparto de la serie Siete vidas, para rodar “una temporada de homenaje a Amparo Baró”. Y ante una pregunta sobre las diferencias entre actores antiguos y nuevos, aseguró: “Marlon Brando hizo mal a la interpretación. El método cortó las manos y la expresividad de muchos, te acota a la mirada, el intelecto. Tendríamos que recuperar el hecho de que el cuerpo está vivo”. Aunque a continuación matizó que Brando le encanta. ¿Una contradicción? Tal vez. Pero todos las tienen. Hasta el joven Papa.

Más información