Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un español gana un premio en Irán a la mejor traducción del persa

Rodríguez Vargas señala que el libro transmite el mensaje de que la felicidad está al alcance de todos

Joaquín Rodríguez Vargas durante una conferencia en la Fundación Saadi en Teherán. Ampliar foto
Joaquín Rodríguez Vargas durante una conferencia en la Fundación Saadi en Teherán.

Joaquín Rodríguez Vargas recibe este martes en Teherán el premio Libro del Año en la modalidad de la mejor traducción de una obra persa por Los arcanos de la Unicidad de Dios en las estancias espirituales del sheij Abu Sa’id. Se trata de la biografía de un sufí persa del siglo XI, escrita por su tataranieto Mohammad b. Monavvar, en 1178. El traductor es el primer español en recibir este galardón, auspiciado por el Gobierno de Irán y que entrega su presidente, en la actualidad Hasan Rohaní.

Rodríguez Vargas, de 51 años, se presenta como “un autodidacta”, ya que señala que en los años ochenta del siglo pasado, cuando inició su aprendizaje del persa, no había ningún centro en España que lo impartiera. “Imaginaba inocentemente que había filología persa en la universidad, pero no era así y hubiera tenido que salir del país para aprenderlo. Sin embargo, mis circunstancias familiares y económicas no eran propicias, así que comencé a practicarlo por mi cuenta con los pocos persas que encontraba en mi entorno y estudiaba los libros de texto de los colegios iraníes para enriquecer mi vocabulario”, recuerda.

En ese proceso de descubrimiento, se dio cuenta de lo importante que era saber árabe para dominar el persa, por lo que decidió estudiar aquel idioma en la universidad. De ahí que ahora sea doctor en filología árabe y estudios islámicos. Tres décadas después de su primer acercamiento a la lengua de Hafez, la habla con una fluidez admirable y cuenta en su haber con la traducción de algunas obras maestras como La Rosaleda de Saadi (2007).

Portada de la biografía de un sufí persa traducida por Rodríguez Vargas.
Portada de la biografía de un sufí persa traducida por Rodríguez Vargas. Mandala Ediciones

“El misticismo es el germen de la literatura persa y el libro que he traducido es la mejor referencia del sufismo temprano de Irán del siglo XI”, explica sobre el trabajo ahora premiado. También reconoce que “el sheij Abu Sa’id es tan conocido en Irán como desconocido en España”, pero de la relevancia que tuvo en su época da cuenta el hecho de que fuera mencionado por Ibn Hazm de Córdoba. “Quise presentar a Abu Sa’id a los españoles porque forma parte de la mentalidad colectiva de todos los hablantes de persa”, declara con el deseo de que la traducción sirva de canal de conocimiento entre ambas naciones.

“El mensaje de este místico consiste en que la vida es más sencilla y la felicidad está mucho más a la mano de lo que se cree”, resume. En su caso, el persa ha impactado su vida personal. Casado con una iraní y padre de un hijo, Rodríguez Vargas admite que ya es una parte de su vida familiar. “Lo he asimilado como mi segunda lengua… saber este tipo de idiomas llama más la atención y ayuda a entablar más relaciones amistosas”, declara.

Reconoce también que el proceso de traducción le supuso muchas dificultades y tardó dos años en terminarla. “El original está en persa Jorasaní, pero lo difícil son las conversaciones que su tataranieto escribió en el dialecto regional”, apunta. Incluso tuvo que viajar a Teherán para aclarar diez pasajes del libro con la ayuda del profesor Mohammad Reza Shafiei-Kadkani.

“Sin idealizar, la situación del persa ha mejorado bastante en España, ahora se enseña como asignatura en Madrid, Barcelona, Vigo, Alicante y Salamanca, también en la Consejería Cultural de la Embajada de Irán en Madrid”, afirma el traductor y profesor, quien asegura contar entre sus estudiantes “con talentos que aportarán más a este proceso de entendimiento cultural para compartir la riqueza de este idioma con los españoles”.