Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oda al padre, por Lorenzo Vigas

El ganador del León de Oro presentará en Venecia un documental sobre Oswaldo Vigas

Oswaldo Vigas en 'El vendedor de orquídeas'.
Oswaldo Vigas en 'El vendedor de orquídeas'. Lucía Films

Lorenzo Vigas volverá a Venecia un año después de haberse convertido en el primer latinoamericano en ganar el León de Oro en la historia de la Mostra. Este 2016, el venezolano afincado en México formará parte del jurado en la edición 73 del festival junto a Sam Mendes, Laurie Anderson y Chiara Mastroianni, entre otros. Además, el cineasta presentará en el Lido El vendedor de orquídeas, un documental sobre su padre, Oswaldo Vigas, uno de los artistas más reconocidos de Venezuela y la región.

Vigas sorprendió en Venecia con Desde allá. Su primer largometraje fue coronado en la competencia italiana a pesar de que pocos apostaron por ella. La película habla de la relación entre un maduro técnico dental y un delincuente juvenil y su exhibición en la ciudad italiana fue el inicio de un exitoso recorrido por festivales en todo el mundo mostrando la violencia de las calles de Caracas.

Ahora, el director salta al documental. El vendedor de orquídeas se encuentra en posproducción y ha representado para este biólogo convertido a cineasta un nuevo reto. “El documental lo escribes mientras lo vas editando”, dice Vigas en entrevista con EL PAÍS. En el proceso le ha ayudado Valentina Leduc, hija del cineasta Paul Leduc, y una experimentada montadora del género.

El vendedor de orquídeas, advierte Lorenzo, no es un tributo. “No quise hacer un documental complaciente sobre un padre admirado”, asegura. Retrata “lados oscuros y dolorosos que lo definieron”. El director se concentra en un episodio de una trayectoria artística de 70 años. Se trata de un recorrido que Oswaldo hizo a los ochenta años por los pueblos donde creció en busca de una pintura extraviada hecha en sus años de adolescencia. La obra formaría parte de una exposición sobre los inicios de su carrera. El viaje, sin embargo, lo obliga a confrontarse con un momento de juventud que marcó su vida. “Me interesó hacer un estudio del creador y de donde sale esa necesidad de pintar”, afirma. Oswaldo Vigas, dice su hijo, pintó todos los días hasta su muerte, en abril de 2014, a los 90 años.

Vigas padre ha sido considerado por algunos críticos como uno de los pioneros del arte contemporáneo latinoamericano junto al cubano Wilfredo Lam y al mexicano Rufino Tamayo. Nacido en Valencia, en el Estado de Carabobo (oeste del país), el artista migró a París en la década de los cincuenta, donde pintó en mosaicos los cuatro murales que hoy pueden verse en la Ciudad Universitaria de la capital venezolana. Tras su vuelta a América se afianzó como uno de los pintores más reconocidos del país. Sus exhibiciones antológicas han sido montadas en San Pablo, Lima, Santiago, Bogotá y varias ciudades de Estados Unidos.

La película tendrá su premier mundial en Venecia dentro de un programa especial de la sección oficial del festival que se celebrará del 31 de agosto al 10 de septiembre. Después de su participación como jurado, Lorenzo Vigas continuará produciendo la nueva cinta del mexicano Michel Franco, Las hijas de abril. El próximo año, Vigas comenzará a rodar en México su segunda ficción, La caja.