Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El olvido de la memoria desde una residencia chilena

El documental ‘Yo no soy de aquí’ cuenta la realidad de una anciana con Alzheimer. Ha sido premiado en Suiza y España

Fotograma del corto 'Yo no soy de aquí'.
Fotograma del corto 'Yo no soy de aquí'.

La niebla del ayer deja paso a recuerdos de la juventud. La realidad se confunde con el pasado y nada tiene sentido a su alrededor. Josebe, de 88 años, nació en Rentería (País Vasco, España) y emigró a Chile durante la Guerra Civil española. Hoy está internada en una residencia del país andino. La historia de sus añoranzas fluye en Yo no soy de aquí, galardonada en el festival Visions du Réel (Suiza) y en DocumentaMadrid.

El silencio se apodera de una pequeña sala de estar. Dos sofás y un sillón sostienen los cuerpos exhaustos de tres ancianos. Cada uno vive en sus recuerdos. Josebe, en cambio, los manifiesta. Cree que está en la Rentería de los años treinta y cuarenta. Sus compañeros de sala intentan convencerla de que se encuentra en Chile. Y ella mira al infinito.

Maite Alberdi, candidata a los Goya 2016 con La once, vuelve a tratar la ancianidad en este corto documental elaborado junto a la lituana Giedre Zyckite. “No nos conocíamos de antes y tuvimos que crear una idea conjunta. Las dos queríamos buscar una forma de representar el Alzheimer, pero desde otro punto de vista, desde lo que se recuerda, no necesariamente desde lo que se olvida”, cuenta por correo electrónico Alberdi.

Ambas cineastas buscaron una persona que estuviera en las primeras fases de la enfermedad, en las que “su pasado y su presente no se encuentran. Vive en el lugar de su pasado, que sigue totalmente vivo en la memoria”. Se estrenó el 17 de abril en el festival Visions du Réel de Suiza, donde obtuvo el premio al mejor corto. En DocumentaMadrid, a principios de mayo, fue reconocido con el premio del público al mejor cortometraje.

Cartel promocional de 'Yo no soy de aquí'.
Cartel promocional de 'Yo no soy de aquí'.

Alberdi vuelve de nuevo a retratar la ancianidad, pero nada parecido a lo que hiciera con su reconocida La once, en la que siguió a un grupo de mujeres que tomaban el té juntas todos los meses. “Me parece que la tercera edad, o cuarta edad como se dice ahora, y la vejez en general siempre es interesante, porque es una etapa crítica. Una edad donde ya ha pasado la mayor parte de la vida y se vive la última fase de distintas maneras”, reflexiona. “En La once desde el goce hasta el último día, viviendo el presente, y en Yo no soy de aquí desde el arraigo en el pasado. Son las mismas edades pero realidades completamente distintas”.

El próximo paso de la historia de Josebe será el Atlantida Film Fest, en Palma de Mallorca, a finales de junio. Ella cree que acaba de llegar a la residencia, pero cumplirá un año en verano. En el camino, la enfermedad ha ganado terreno. Los recuerdos recientes se han oscurecido. El pasado es el reino donde habita su presente.