Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Feria del Millón, arte para todos

Desde hace tres años los artistas que buscan mostrar su obras y no tienen el respaldo de una galería tienen un espacio en Bogotá

Varios artistas ensamblando sus obras.
Varios artistas ensamblando sus obras.

Desde hace tres años quienes intentan empezar una colección de arte o los artistas que buscan mostrar su obras, pero no tienen el respaldo de una galería, cuentan en Bogotá con su propio espacio: la Feria del Millón. Nada de lo que allí se encuentra supera, para su venta, el millón de pesos colombianos; es decir, ninguna obra estará por encima de los 500 dólares. Detrás de esta idea, que ha cambiado la forma lejana y distante con la que en algunos casos se ve el arte, está el periodista y director de la revista Soho Diego Garzón y el arquitecto Juan Ricardo Rincón, que lograron en poco tiempo posicionar este evento en la ciudad. Las cifras lo confirman. En la versión anterior (2014), el 96% de las obras seleccionadas se vendieron. Esto representó que al menos 1.000 trabajos llegaron a manos de compradores.

Este año el comité que seleccionó los artistas que expondrán demostró el nivel que ha tomado la feria. Philippa Adams, directora senior de SaatchiGallery en Londres; la consultora Juanita Madriñán, el coleccionista José Darío Gutiérrez y el director del proyecto cultural Esfera Pública, artista y profesor de la Universidad de Los Andes, Jaime Iregui, evaluaron las propuestas y al final eligieron 55, que se presentaron de forma gratuita (sin pagar inscripción por el espacio). Sus trabajos invadirán, del 3 al 5 de octubre, el Centro Creativo Textura, un lugar que se ha convertido en un escario de moda y arte en medio de una zona industrial de la capital colombiana.

“Ha sido muy gratificante y lo que me he dado cuenta es que sí había una necesidad de un espacio como este. Este año recibimos casi mil portafolios y eso dice mucho del interés de los artistas de mostrar su trabajo. Por otro lado, ha sido gratificante también descubrir que el público sí quiere comprar y se motiva cuando ve que hay obras muy buenas a precios accesibles”, cuenta Garzón, que espera que este año la versión supere la asistencia de la anterior, que llegó a los 8.000 espectadores.

En el proceso de selección durante las tres versiones, se ha evidenciado que “no hay tanta galería para tanto artista”, en palabras de su director. Por eso, la idea de esta feria también es que quienes expongan “seduzcan a galerías y curadores para que sigan un camino exitoso. Más que vender mucho, el propósito de la feria es mostrar muchos artistas desconocidos”. Y también que públicos que nunca habían tenido un acercamiento al arte, lo hagan. El evento tiene un día dedicado a visitas de colegios públicos de zonas vulnerables para descubran perspectivas artísticas y hablen con sus creadores.

La Feria del Millón encontró su lugar en medio de otros festivales de arte que se viven por estos días en Bogotá. Su espacio está garantizado porque mientras las demás son ferias de galerías con artistas posicionados y con una trayectoria recorrida, la Feria del Millón “está llena de artistas emergentes que están formando su camino”, concluye Garzón.