“Uso la fábula para insertar conceptos y reflexiones en la mente del lector”

Ismael Cala presenta en Madrid su tercer libro 'El secreto del bambú'

Ismael Cala, en la presentación de su tercer libro en Madrid.
Ismael Cala, en la presentación de su tercer libro en Madrid.Samuel Sánchez

El bolígrafo siempre en la mano, la sonrisa en la cara y la mirada relajada, pero nunca esquiva. El lenguaje corporal de Ismael Cala (8 de septiembre de 1969, Cuba) indica su facilidad para comunicar y su fe en lo que dice. El periodista, considerado por la prensa latinoamericana como uno de los entrevistadores más populares del continente, presentó ayer su tercer libro, El secreto del bambú, en Casa de América, en Madrid.

“Antes de embarcarnos en esta fábula, (…) te invito (…) a convertirnos en bambú”, lee la introducción. Tras incitar en 2013 al lector a salir de sí mismo para prestar atención a los que le rodean en El poder de escuchar, y proponerle en 2014 un cambio de mentalidad para romper los moldes preestablecidos y empatizar con su entorno con Un buen hijo de P…; El secreto del bambú pone el foco en el medioambiente y en su cuidado. “El propósito de este libro es que nos preocupemos por la naturaleza. Volver a lo simple, vivir en armonía con ella, y preocuparnos por nuestro legado espiritual más que por el legado material que dejamos”, afirma el responsable del programa de entrevistas Cala de la cadena CNN en Español.

“Uso la fábula como una excusa literaria, para que haya personajes y sea más entretenido, y a través del diálogo, insertar estas semillas de conceptos y reflexiones en la mente del lector”, explica Cala. El periodista decidió hacer las veces de escritor tras descubrir que su experiencia podía influir en las vidas de otros: “Yo entendí que tenía que conocerme para salvar mi propia existencia”, afirma Cala, quien creció en una familia con varios casos de esquizofrenia y suicidios. “Mis miedos de heredar esa condición me hicieron tomar las riendas y decir: 'La única manera que tienes [de evitarlo] es saber cómo funciona tu mente”, afirma el también conferenciante sobre temas de desarrollo personal y liderazgo.

Cala tuvo su primer contacto con la radio a los ocho años. A los 15, con la televisión. Aunque ya entonces tenía claro qué quería ser de mayor, no hizo periodismo. “Estudié Historia del Arte, porque vivía en Cuba”. El escritor no quería pasar cinco años en una universidad “en un país donde los medios están en manos del Gobierno y el Partido Comunista”, para aprender a comunicar. “No tenía sentido”.

La falta de libertad de expresión y, sobre todo, su inquietud por conocer otros lugares le llevaron a Canadá, donde sí estudió periodismo. Hoy, este cubano con nacionalidad canadiense que reside en Miami tiene altas expectativas para el deshielo. “El embargo lo único que ha hecho es asfixiar al pueblo cubano y darle al Gobierno un estandarte para decir: 'Somos víctimas, nos han aislado'. Cuando eso no exista, los cubanos podrán abrirse al resto del mundo y puede haber un despertar”, afirma.

Mientras espera a confirmar o no sus expectativas, ya tiene dos libros más en la manga para 2016. Uno infantil, con ilustraciones: Ser como el bambú; “para niños tan pequeños que se los tendrán que leer sus mamás”. Y El analfabeto emocional, con el que recalca la importancia de la inteligencia emocional. Porque, según el autor, “la solución del caos en el que vivimos, con tantas guerras y tanto dolor autoinfligido por los seres humanos y a otros seres humanos, es tener más amor y generosidad para prestar nuestros oídos a lo diferente y no a lo que nosotros pensamos que debe ser el mundo”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS