Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÍTICA | HEIMAT: LA OTRA TIERRA

La llamada de lugares lejanos

Edgar Reitz cuenta un relato con exquisito, absorbente sentido formal

Fotograma de 'Heimat: La otra tierra'.
Fotograma de 'Heimat: La otra tierra'.

Firmante del manifiesto de Oberhausen y, por tanto, motor de esa impugnación del cine de los padres que fue el Nuevo Cine Alemán, Edgar Reitz emprendió el proyecto más monumental de su carrera en 1984, con la realización de la serie televisiva Heimat. Saga familiar que, en su primera manifestación, levantaba una crónica de Alemania entre 1919 y 1982 a partir de las circunstancias particulares de la familia Simon en el imaginario pueblo de Schabbach, situado en la región de Hünsruck, Heimat se convirtió en uno de los grandes clásicos de la televisión alemana, instituyendo un nuevo modelo de ficción con la ambición panorámica de la gran novela realista decimonónica. El relato no terminó ahí, Heimat tuvo otras dos temporadas, en 1992 y 2004, que ampliaron el alcance de esa crónica a la vez doméstica y colectiva hasta el presente. En 2006, Reitz estrenó en salas de cine Heimat-Fragmente: Die Frauen, una película de 146 minutos que se centraba en las experiencias de algunos personajes femeninos de la saga en los años 60 y en el paso del siglo XX al XXI. De momento, la mitología de Heimat tiene su última entrega en esta realmente asombrosa y culminante Heimat: La otra tierra, de cuatro horas de duración, realizada en 2013 y que ahora llega a las pantallas españolas. Cincuenta y tres horas y veinticinco minutos componen, pues, el corpus total de una obra única, cuyas dimensiones no deberían disuadir a ningún espectador de acercarse a ella, aunque sea parcialmente. El Heimat de Reitz es uno de esos raros ejemplos en los que el arte parece haber capturado, directamente, la vida, con todas sus ambigüedades y claroscuros.

HEIMAT: LA OTRA TIERRA

Dirección: Edgar Reitz.

Intérpretes: Jan Dieter Schneider, Antonia Bill, Maximillian Scheidt, Marita Breuer, Rüdiger Kriese, Philine Lembeck, Mélanie Fouché, Eva Zeidler.

Alemania-Francia, 2013.

Duración: 231 minutos.

El título de la saga hace referencia a lo que fue un género cinematográfico muy popular en la Alemania de posguerra: el heimatfilm, idealización de un paraíso perdido rural y, también, de una irrecuperable edad de la inocencia en la historia del país. Reitz subvierte el autoengaño implícito en ese modelo de relato, centrándose en los vaivenes del ser humano bajo el peso de las transformaciones de la Historia.

Heimat: La otra tierra es, por hablar en términos convencionales, la precuela de todo lo visto hasta ahora: su acción transcurre entre 1840 y 1840, con buena parte de la población de Schabbach planeando un éxodo migratorio a tierras brasileñas y la teórica revolucionaria alentando el enfrentamiento popular contra un poder asfixiante. Su protagonista, Jakob Simon sentirá, como su descendiente Paul Simon –protagonista indiscutible en el primer capítulo de la primera serie televisiva- la “llamada de lugares lejanos”, aunque la fuerza centrípeta del hogar malogre sus sueños. El pulso entre la domesticidad y la lejanía determina un relato que Reitz cuenta con exquisito, absorbente sentido formal.

Más información