Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Retirada una pancarta de una obra del colombiano Óscar Murillo

El autor había añadido una tela de protesta vecinal a su instalación

ARCO
La pancarta de protesta que Óscar Murillo ha incorporado a su instalación.

A Óscar Murillo le habían advertido de que las cosas por Madrid andan tensas. Pero el artista colombiano de 29 años, llamado a ser la revelación de Arco 2015 cuando ya ha conquistado los mercados internacionales, pudo comprobarlo ayer en sus propias carnes. Se estrenaba Murillo en el Centro Cultural Daoiz y Velarde. No sólo él, sino que se inauguraba el propio lugar con una instalación suya titulada De marcha, ¿una rumba? No, sólo un desfile con ética y estética.La intención de este prodigio emigrado a Londres desde su Valle del Cauca cuando tenía 10 años era promover, con sus pinturas amarradas a palos y listas para salir en manifestación, una pequeña revuelta entre el público.

Cuál fue su sorpresa cuando la manifestación la encontró, espontáneamente, a la puerta. El barrio de Pacífico protestaba por la tardanza de las autoridades en inaugurar un centro que llega con años de retraso y un coste, para ellos, excesivo. Una pancarta lo dejaba claro: “13 millones de euros. 7 años de obras. ¿Centro cultural o propaganda electoral?”. Murillo, poco dado a protocolos, incómodo entre el magma de los saludos que proliferan entre diplomáticos y cargos municipales, agarró la pancarta y al final la colgó en medio de la exposición. “Esta es una obra en movimiento. Lo que hago depende de las cosas que ocurren alrededor”, aseguraba a EL PAÍS.

Lo decía cuando comprobó que los encargados de seguridad de la sala habían descolgado la pancarta, la habían doblado y colocado a la entrada para que se la llevaran. Murillo pidió a los guardias que volvieran a colgarla: “Soy el artista y esta pancarta es parte de la obra”. El encargado le quiso rebatir: “No tiene nada que ver con la exposición”. Pero finalmente, un tanto desconcertado, accedió. Murillo volvió a colgar la prueba de la protesta y ahí la dejó. ¿Hasta nueva orden?

Más información