Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Patrimonio Cultural Inmaterial quedará protegido por ley

El Ejecutivo refuerza la tutela de trashumancia, jota e improvisación, entre otros bienes

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (derecha), junto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso. Ampliar foto
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (derecha), junto con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el Congreso. EFE

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy el anteproyecto de ley de Protección del Patrimonio Cultural Inmaterial. La normativa prevé crear nuevos mecanismos de tutela de estos bienes y un inventario nacional, que será gestionado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, e incluirá las manifestaciones consideradas patrimonio cultural inmaterial tanto por las Comunidades Autónomas como por el propio Estado. Además, acuña una nueva categoría jurídica de protección, la de "Manifestación Inmaterial de la Cultura".

"Básicamente, esta ley pretende dotar tanto al Estado como a las otras administraciones de instrumentos requeridos para la salvaguardia de este patrimonio que no estaban contemplados en la Ley del Patrimonio Histórico español de 1985", aclaró el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, en la rueda de prensa posterior al consejo de Ministros. El Ejecutivo considera que una normativa ad hoc es necesaria ya que la Ley del Patrimonio Histórico no protege suficientemente o al menos no de manera específica a los bienes inmateriales.

Así el anteproyecto, que ahora pasa a las Cortes, incluye bajo su paraguas de tutelas a bienes como "la trashumancia, la jota, la improvisación oral, las fiestas de San Juan, los autos sacramentales, o producciones artesanales como la del esparto", como relató Wert. La protección se amplía también a manifestaciones ya reconocidas como tales por la UNESCO, como la Patúm de Verga. No está incluida, en cambio, la tauromaquia, lo que Wert atribuyó a que ya cuenta con su propia normativa de protección.

Cuatro millones para el Liceo

El mismo Consejo de Ministros ha aprobado también, a propuesta del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, una subvención de carácter extraordinario de 4.117.050 euros para la Fundación Gran Teatre del Liceu de Barcelona "para la ejecución del Plan Estratégico y de Viabilidad 2014-2017", como explicó el ministro Wert.

La nueva ley no creará, según el ministro, nuevos organismos ni aprovechará nuevos recursos: es decir, los 4,54 millones que en 2015 están destinados a la Protección del Patrimonio Histórico y los 18,5para la conservación de los bienes culturales, según los Presupuestos del Estado presentados por el Ejecutivo, tendrán que tutelar tanto los bienes materiales como los inmateriales. Ambas partidas se redujeron (en un 6,67% y un 6,75%, respectivamente) respecto a 2014. Wert aprovechó, eso sí, para recordar que los siete millones de turistas que acuden a España sobre todo por razones culturales suponen unos ingresos de 7.500 millones de euros anuales.

Más en general, y contestando a su propia pregunta de ¿"qué es el patrimonio inmaterial?", el ministro explicó que consiste en el "conjunto de las artes de los espectáculos, las tradiciones orales, las fiestas o las artesanías especiales que no tienen soporte material y son factores de diversidad cultural en esta época de globalización". El texto busca dar cumplimiento a la Convención de Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO, ratificada por España en 2006.

Para ello, la ley trata de simplificar la protección de patrimonios reconocidos como tales por más de una Comunidad Autónoma y permitir, en los casos en los que sea preciso, una intervención también del Estado. El anteproyecto, según explicó Wert, aclara las actuaciones que correrán a cargo de la Administración así cómo detalla las lineas generales sobre la protección que podrán aplicar las Comunidades Autónomas. "¿Cómo se conserva una catedral? Manteniéndola en el estado en el que se hallaba cuando fue construida. Pero, ¿cómo se conserva una tradición? Permitiendo que sean sus portadores quienes determinen el desarrollo de esa tradición", defendió el ministro.