Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La final que ganaron los mapuches

El falso documental 'El mundial olvidado' inventa un campeonato de fútbol en 1942 en Patagonia

La final que ganaron los mapuches

No hubo Mundial de Fútbol en 1942. Eso dicen los volúmenes de historia. Cosas de la Segunda Guerra Mundial. Ahora bien, la leyenda, la que el escritor argentino Osvaldo Soriano fabula en El hijo de Butch Cassidy, arranca así: “El Mundial de 1942 no figura en ningún libro de historia pero se jugó en la Patagonia argentina sin sponsors ni periodistas y en la final ocurrieron cosas tan extrañas como que se jugó sin descanso durante un día y una noche, los arcos y la pelota desaparecieron y el temerario hijo de Butch Cassidy despojó a Italia de todos sus títulos”.

El falso documental Il mundial dimenticato (2011), de los italianos Lorenzo Garzella y Filippo Macelloni, que se proyecta el jueves 3 a las 20.00 en los madrileños cines Golem, dentro del ciclo sobre fútbol en el cine del grupo PRISA, convierten en imagen aquel bulo, con el periodista Sergio Levinsky como protagonista y principal figura para dar verosimilitud. Los dos directores y el reportero viajaron por la Patagonia rodando e inventando, basándose en el torneo imaginado por Soriano con ingenieros alemanes, mapuches defensores del honor de Patagonia, inmigrantes españoles, italianos (con algún profesional escondido) e ingleses, aguerridos escoceses, soviéticos, indios guaraníes bajo la camiseta de Paraguay... Doce selecciones en cuatro grupos, semifinal y final entre los chavalotes alemanes y los indios mapuches.

Según Il mundial dimenticato, hubo hasta un cámara que creó aparatos especiales para rodar una película con la voluntad de espectáculo de Olimpiada, de Leni Riefenstahl, es más, se inventan otra actriz-directora alter ego de la alemana. Toda la fiesta, pagada por un mecenas de origen balcánico, Vladimir Otz. Y aunque no existiera, ojalá hubiera habido un mundial tan emotivo como el de la Patagonia de 1942.

Más información