Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Tannhäuser’ cancelada en Alemania por sus crudas escenas del Holocausto

La función se mantendrá desde hoy exclusivamente como concierto y eliminará la representación

El cantante Daniel Frank durante la ópera.
El cantante Daniel Frank durante la ópera. Rheinoper Düsseldorf

Düsseldorf no está preparada. La polémica interpretación de la ópera de Richard Wagner Tannhäuer und der Sängerkrieg auf Wartburg en la Deutsche Oper am Rhein ha llevado a la dirección del centro a reconvertir el espectáculo en un mero concierto. Tras el revuelo creado entre el público en su estreno el pasado sábado, la ópera ha decidido eliminar la representación de la obra, suprimiendo así tanto el atrezzo como la actuación por parte de los actores.

Pasados los primeros 30 minutos de la première, los actores ejecutaron de forma "muy realista" una escena del fusilamiento de una familia judía. Esto encendió los ánimos y terminó incluso con la salida de algunos espectadores de la sala. "La gente comenzó a hablar, hacían mucho ruido. Durante la pausa del primer acto las discusiones entre el público fueron agresivas, aunque se fueron calmando", recuerda al teléfono Monika Doll, directora de prensa de la Rheinoper. La sensibilidad de los ciudadanos alemanes hacia esta época de su historia llevó incluso a que dos personas necesitasen ser atendidos por los servicios médicos, según Doll. "Es un tema delicado porque aún existen personas que vivieron ese periodo o que conocen gente relacionada con esa época. Algunos también han conocido otros regímenes dictatoriales", explica Doll en alemán, sorprendida todavía por el alboroto.

En un comunicado publicado ayer, la Deutsche Oper am Rhein reconoce que algunas de las escenas -entre las que se encuentra el fusilamiento- suponen "un fuerte impacto tanto físico como emocional para numerosos espectadores". Por ello la dirección ha determinado tras valorar distintos argumentos no continuar con la función, ya que no se pueden "responsabilizar de unos efectos tan extremos".

Tannhäuser narra el complicado lío amoroso formado entre Wolfram, la joven Elisabeth y el propio Tannhäuser dentro del concurso de canto en Wartburg. Como en otras obras del compositor alemán, el amor ocupa un lugar privilegiado que, en la interpretación de Burkhard C. Kosminski, su director, ha resultado ser polémica. En su versión, apunta la agencia Efe, la función cuenta con amplias escenas cargadas de simbología nacionalsocialista, se cuentan sangrientas ejecuciones y se representa la muerte de prisioneros en cámaras de gas.

La comunidad judía de la capital de Reinania del norte-Westfalia ha calificado la obra de "falta de buen gusto", según el diario alemán Die Zeit. Esta crítica se produce en un país que no olvida uno de los episodios más oscuros de la historia de la humanidad que comenzó con la llegada al poder de Adolf Hitler en 1933. Así, la polémica vuelve a estar servida en Alemania, donde la memoria histórica está enormemente presente a través tanto de monumentos, como de obras culturales, entre las que figuran la oscarizada La vida de los otros, el libro Los días en L. o la obra teatral Mi acta y yo.

Más información