Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neruda regresa a Santiago 40 años después de su muerte

La exhumación de los restos del Premio Nobel chileno finaliza con éxito en Isla Negra

Un equipo de forenses trabaja en la exhumación de los restos de Neruda. Ampliar foto
Un equipo de forenses trabaja en la exhumación de los restos de Neruda. EFE

Los restos del escritor Pablo Neruda, fallecido el 23 de septiembre de 1973, se encuentran desde la mañana de este lunes en el Servicio Médico Legal (SML) de Santiago de Chile, después del proceso de exhumación que se ejecutó en una hora y dieciocho minutos en la localidad de Isla Negra, a 100 kilómetros de la capital. “La diligencia se ha ejecutado con éxito y en poco tiempo gracias a las condiciones en que se encontraba la urna”, ha señalado el juez Mario Carroza, que investiga si el Premio Nobel fue asesinado por la dictadura.

La versión oficial, aceptada en Chile y en el resto del mundo, indicaba que Neruda había muerto en la clínica Santa María de Santiago a causa de un cáncer de próstata. En 2011, sin embargo, su exchófer y empleado de confianza, Manuel Araya Osorio, denunció que el escritor había sido envenenado por la dictadura de Augusto Pinochet mientras estaba ingresado en el hospital. El Partido Comunista, donde Neruda militaba, interpuso una querella y la Justicia abrió una investigación. El magistrado Carroza, por las contradicciones y dudas que permanecían abiertas después de dos años de trabajo, en febrero pasado determinó realizar la exhumación.

La diligencia comenzó a las 8,15 horas de este lunes en Chile con la presencia del juez, doce especialistas chilenos y extranjeros y familiares del autor. Los trabajos se realizaron dentro de una carpa, para resguardar la privacidad, mientras una orquesta sinfónica local interpretaba canciones de los cantautores chilenos Víctor Jara y Violeta Parra.

Los restos de Neruda y los de su tercera esposa, Matilde Urrutia, se encontraban enterrados en el patio de la casa favorita del poeta, a orillas del Pacífico, que actualmente es un museo. La lápida estaba a 65 centímetros de la superficie y el cuerpo en una pequeña caja que, a su vez, se hallaba dentro de un ataúd. El director del SML, Patricio Bustos, ha explicado que se extrajo la urna completa y que eso permitió que los familiares pudiesen estar cinco minutos a solas con el féretro.

El sobrino de Neruda, Rodolfo Reyes, ha indicado que el proceso “fue emocionante y estuvo acorde a la dignidad del tío”. El exchófer de Neruda también llegó hasta Isla Negra: “Estoy orgulloso de haber llegado a esta instancia (de la exhumación), porque nunca lo imaginé. Sigue siendo difícil y algo muy duro”, ha indicado Manuel Araya.

La familia, sin embargo, ha manifestado en reiteradas oportunidades que Neruda no fue asesinado por el régimen militar. “La dictadura no tuvo nada que ver. Esta mancha, que quedará en la historia de quienes la han construido, independiente del resultado, va a costar sacársela de encima”, dijo a CNN-Chile el sobrino-nieto del escritor, Bernardo Reyes, sobre el proceso de exhumación del cuerpo.

La urna salió de Isla Negra envuelta en una bandera chilena y actualmente permanece en un laboratorio del SML en Santiago, que tiene clave de acceso de seguridad. Los especialistas, antes de abrirla, la escanearon con rayos X. Después de los registros fotográficos y audiovisuales, y de los análisis antropológicos y médicos, los técnicos harán una selección de muestras que podrían enviarse a laboratorios de Chile y del extranjero. Este proceso, según el experto español Francisco Etxeberría, de la Universidad del País Vasco, podría tardarse una semana. “A partir de eso veremos qué dirección toma la investigación, que podría tardar meses”, ha explicado.

Más información