Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un gran apetito por la creación

Christopher Boffoli cocina fotografías de mundos habitados por diminutos personajes que viven entre productos alimenticios

Un gran apetito por la creación Ver fotogalería

El hambre artística de Christopher Boffoli es voraz. Por eso, para sus fotografías solo utiliza productos comestibles, con los que ha realizado la serie Big Appetites. “Elegí la comida porque es algo accesible para todo el mundo, independientemente de su idioma, nacionalidad o cultura. No importa si comes con un tenedor, con palillos o con la mano”.

Convertidos en paisaje, los alimentos conforman en sus obras el escenario donde pequeñas criaturas realizan sus actividades cotidianas. “Está inspirado en un montón de películas y programas de televisión que explotaban el concepto de disparidad de tamaños con gente diminuta en un entorno gigantesco, como Cariño, he encogido a los niños, El chico prodigioso o La increíble mujer menguante”, cuenta este fotógrafo, escritor, periodista y cineasta estadounidense afincado en Seattle.

Big Appetites se expone en galerías de EE UU, Canadá, Reino Unido y Mónaco. Y pronto viajará a Argentina y Brasil. También habrá libro, previsto para otoño de 2013, en el que se incluirán algunas de las imágenes ya existentes y otras nuevas que, a pesar de lo dulces que resultan a primera vista, llevan relleno ácido: “Intentan abrir un debate sobre el consumismo en EE UU, el tamaño de las raciones y la condición de ser espectador ante la comida”.

A diferencia, explica, de otras fotografías en las que no se utilizan alimentos reales para que estos no se derritan o se deterioren ante los focos, él siempre intenta utilizar comida de verdad. “Quería que mi trabajo fuera lo más real y comestible posible”. Para ello, usa algunos productos crudos, y otros los cocina o los hornea.

Aunque lleva realizando esta serie desde 2003, ha sido sobre todo en el último año cuando Big Appetites ha comenzado a ganar popularidad a través de Internet. “Son solo una pequeña parte de mi producción, pero como han ganado notoriedad ahora consumen gran parte de mi tiempo”. Y de su comida.