Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Reina Sofía de Poesía para un agitador social y de la lectura

Este galardón, dotado con 42.100 euros, celebra su XXI edición y está considerado uno de los más importantes de este género

El poeta Ernesto Cardenal.
El poeta Ernesto Cardenal.

El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal ha ganado este mediodía el Premio Reina Sofía de Poesía, uno de los más prestigiosos del género en el mundo iberoamericano. Escultor, traductor, creador de fuertes compromisos políticos y religiosos, fue ministro de Cultura durante la Revolución Sandinista, en 1983, y sacerdote. El galardón está dotado con 42.100 euros y celebraba su XXI edición. "No sabía que mi nombre sonaba para este premio. Es una sorpresa inesperada pero muy agradable y que agradezco mucho”, ha declarado por vía telefónica a EL PAÍS desde Managua el poeta.

"Tengo libertad para todo menos para decir lo que pienso en público", declaró a este periódico Cardenal en 2009. Desde 1994, cuando se distanció del Frente Sandinista de Liberación, ha sido sometido al cerco político en su país, gobernado por el exlíder guerrillero Daniel Ortega, al que el poeta llegó a acusar de “ladrón”.

Uno de los máximos exponentes de la Teología de la Liberación, Cardenal y también ha visto censuradas sus ideas por parte de la jerarquía católica, muy beligerante con este movimiento cristiano de signo proletario.

El jurado que ha distinguido a Cardenal, cuyo veredicto se ha dado a conocer en el Palacio Real, ha estado formado entre otros por, entre otros, por José Manuel Blecua (director de la RAE), los escritores António Lobo Antunes, Soledad Puértolas, José Manuel Caballero Bonald, Luis Antonio de Villena, Jaime Siles y Luis Alberto de Cuenca.

"No era justo que por motivos extraliterarios alguien tan significativo en la poesía del siglo XX se quedara fuera" de la nómina de ganadores de este premio, ha declarado Luis Antonio de Villena.

Para Jaime Siles "a este premio le faltaba el nombre de Ernestro Cardenal, un gran poeta, con una obra muy amplia, además de uno de los grandes traductores de los clásicos".

"Lo he tratado bastante. Es un tipo particular, silencioso, en su mundo. Es de los poetas más compartidos y leídos. El primero bajo una gran influencia de Catulo, de los clásicos latinos y de los aforismos. Es el poeta que he leído con más gusto. Se parece a Walt Whitman. Hizo mucho por la poesía en Centroamérica cuando fue ministro de Cultura. Justo al contrario de lo que ocurre en este país, donde se cree que la cultura es un rastrojo", ha señalado por vía telefónica el escritor y poeta Benjamín Prado.

“¡Cuánto me alegro! Se lo merece por su persona y por su poesía. Además de ser un gran poeta, sus traducciones de Catulo son maravillosas”, indica el editor Chus Visor, que rememora el episodio en el que Cardenal se arrodilló en 1983 ante el Papa en su visita a Nicaragua para protestar por la posición del Vaticano ante la Revolución Sandinista y las actividades de la Contra.

“En otras ocasiones la política juega a favor para los premios, en este caso jugó en su contra. Me da mucha pena cómo han pasado de largo por delante de Cardenal tantos Cervantes y tantos Reina Sofía”, añade el editor. De sus obras, Visor destaca Lo salmos , Oración por Marilyn Monroe, El estrecho dudoso, y El oráculo sobre Managua.

A lo largo de su carrera Cardenal ha sido distinguido entre otros con el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en 2009 y con su elección, en 2010, como miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

En la nómina de ganadores del Reina Sofía se cuentan entre otros el chileno Gonzalo Rojas (1992) el madrileño José Hierro (1995) el asturiano Ángel González (1996) el uruguayo Mario Benedetti (1999) el catalán Pere Gimferrer (2000) O el argentino Juan Gelman (2005) el valenciano Francisco Brines (2010) o la cubana Fina García.

Biografía

Cardenal nació en Granada, Nicaragua, el 20 de enero de 1925, donde pasó su primera infancia. Realizó el bachillerato en el Colegio Centroamérica de los Jesuitas en Granada. Más tarde, en México, ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma, en esta época publicó sus primeros poemas. Completó sus estudios en la Universidad de Columbia (Nueva York) donde se doctoró. Entre 1949 y 1950 se dedicó a viajar por Europa. En esta época se inició en otra de sus pasiones artísticas: la escultura.

En 1952 fundó una pequeña editorial de poesía, El hilo azul. En 1954 participó en un movimiento armado que intentó asaltar el Palacio Presidencial y que fue conocido en Nicaragua como La Rebelión de Abril. Es en 1957 cuando su vida da un giro total al decidir hacerse monje trapense e ingresar en el Monasterio de Nuestra Señora de Gethsemani, en Kentucky, EE UU donde Thomas Merton se convirtió en su maestro, consejero espiritual y amigo. Ingresó más tarde en el Monasterio Benedictino de Cuernavaca, México, donde permaneció dos años.

Su labor poética se materializó en esta época, dando cuenta de sus experiencias místicas, en Gethsemani Ky y Vida en el amor. En 1961 continuó sus estudios de Teología en un seminario católico en la Ceja, Colombia. Desde allí publicó las obras Salmos y Oración por Marilyn Monroe.

Al perderte yo a ti, tú y yo hemos perdido

Al perderte yo a ti,

tú y yo hemos perdido:

yo, porque tú eras

lo que yo más amaba,

y tú, porque yo era

el que te amaba más.

Pero de nosotros dos,

tú pierdes más que yo:

porque yo podré

amar a otras

como te amaba a ti,

pero a ti nadie te amará

como te amaba yo.

Muchachas que algún día

leaís emocionadas estos versos

Y soñéis con un poeta

Sabed que yo los hice

para una como vosotras

y que fue en vano.

Más información