Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Saramago regresa a Lisboa

En el primer aniversario de la muerte del escritor, Pilar del Río, su compañera durante los últimos 24 años, deposita la urna con sus cenizas bajo un olivo cerca de la Casa dos Bicos

Las cenizas de José Saramago, premio Nobel de Literatura 1998, reposan desde hoy en Lisboa. Al cumplirse el primer aniversario de la muerte del escritor, Pilar del Río, su compañera durante los últimos 24 años, ha depositado la urna bajo un olivo trasplantado de Azinhaga, pueblo natal del novelista, frente a la que será sede de la Fundación José Saramago, en la emblemática Casa dos Bicos, junto al río Tajo. Ha sido un acto sencillo, emotivo y simbólico, en el que Violante, la hija del escritor, ha colocado junto a las cenizas un ejemplar del libro Palabras para José Saramago, editado para la ocasión, y que el alcalde de la ciudad, António Costa, ha cubierto con tierra de Lanzarote, donde Saramago vivió desde 1993. Gabriela Canavilhas, ministra de Cultura del Gobierno saliente, intelectuales, familiares y amigos han estado en la última despedida. Y también, varios líderes del Partido Comunista, al que Saramago estuvo afiliado hasta su muerte.

El profesor y barítono Jorge Vaz de Carvalho ha leído algunos fragmentos deliciosos de Palabras para una ciudad, como el que afirma que "Basta que Lisboa sea lo que tiene que ser: culta, moderna, limpia, organizada, sin perder nada de su alma. Y si todas estas bondades acabaran por hacer de ella una reina, pues que así sea. En la república que somos siempre serán bienvenidas reinas así".

La escritora Lídia Jorge ha recordado "las miles de páginas" que Saramago escribió "sobre la utopía", y ha pedido que el rincón con el olivo y un banco con vista al río, sea un lugar de parada de aquellos que tienen prisa. Como soñó el escritor, que no pudo ver inaugurado su despacho en la Casa dos Bicos. El alcalde de Lisboa, ha destacado la combinación del olivo de Azinhaga, donde nació, y la tierra de Lanzarote, "donde pensó y escribió".

A un año de su muerte, Saramago es recordado estos días en numerosos rincones del mundo. Lisboa, Madrid, México, Italia. Mañana, el Centro Cultural de Belem, en la capital portuguesa, presentará el espectáculo Las siete últimas palabras de Cristo, con música de Joseph Haydn, interpretada por la Orquesta Sinfónica Portuguesa, y textos del escritor. "Ha sido un año sin José, pero ha sido un año con Saramago", ha dicho Pilar del Río, al recordar los numerosos actos, conferencias y recuerdos sobre el gran escritor portugués, que ha vuelto para siempre a su tierra.