México recibe con tristeza la prohición de los toros en Cataluña

Los taurinos atribuyen la prohibición a juegos políticos

La decisión del Parlamento de Cataluña ha dejado fríos, en pleno verano, a los amantes de la fiesta brava en México, que recibieron con tristeza y preocupación la noticia. Si bien minimizan la posibilidad de que ocurra en este lado del Atlántico un "contagio" prohibicionista, diversas voces se alzaron en rechazo a la medida que dejará aquella región de España sin toros a partir de 2012 y a la cual consideran producto sobre todo de juegos políticos.

Desde Monterrey, el matador Eloy Cavazos, semirretirado pero primera figura del toreo mexicano, llena la línea telefónica con su pesar por la prohibición. "A mí me da mucha, muchísima tristeza porque quiero mucho a Barcelona. Esa plaza me dio la oportunidad de torear varias corridas. Ahí alterné con Luis Miguel Dominguín, con Palomo Linares, con Antonio Bienvenida. Pero no sólo me da pena por eso, sino porque no se vea que esto va a afectar a muchísimas familias. La fiesta es una fuente de trabajo impresionante para mucha gente. Pensemos nomás que la industria turística de España es conocida por su cultura, claro, pero también por los toros, por el flamenco y por el futbol. Los toros son parte de la vida española. Qué tristeza. Me quedará para siempre el gran orgullo de que Barcelona me haya encumbrado como torero. Qué pena saber de esto hoy".

Más información

El empresario Alfredo Sahagún, gerente de la plaza de toros Nuevo Progreso, de Guadalajara, una de las seis que maneja Espectáculos Taurinos de México (las otras son las de Aguascalientes, León, Monterrey, Acapulco y Ciudad Juárez), lamentó que se coarten libertades: "Es inconcebible que en pleno siglo XXI se esté prohibiendo a los habitantes de un país el hecho de poder acudir a los espectáculos que juzguen convenientes. Desde lejos este asunto se ve más como algo relativo a la fractura que se viene apreciando entre Cataluña y España".

La cuestión además es si esto tendrá o no una repercusión en México, donde desde hace años cada vez que se inaugura la temporada grande -en noviembre-, a la plaza México acuden grupos defensores de los derechos de los animales a realizar ruidosas protestas. "No creo que en la América taurina esto tenga ningún tipo de seguimiento, no prosperarán acá ese tipo de prohibiciones. ¿Qué van a hacer, también ir en contra de la caza, de la pesca? Si quieren hacer algo por los animales que cuiden las condiciones que hay en los rastros", protesta Sahagún.

Autor de un puñado de libros taurinos, joven pero veterano cronista de la fiesta, Heriberto Murrieta no duda en calificar la prohibición como un "acto autoritario". "Cada persona tiene libertad para asistir o no un espectáculo, libertad de elección y gusto", afirma. "Esto tiene una carga más política que de otro tipo, lo lamento profundamente pues además esa plaza fue triunfadora para figuras mexicanas, y lo lamento también por todos esos catalanes que son ahora limitados en su afición".

En la capital mexicana, desde hace meses se exhiben carteles pidiendo la cancelación de las corridas. Al respecto, Murrieta cree que hasta ahora, esos "intentos para prohibir aquí la fiesta han sido pálidos y algunos han movido hasta a la broma, sin embargo esto que se aprobó en Barcelona es una llamada de atención, de alerta para México. Creo que estamos lejos de una cancelación, pero no cabe duda de que puede llegar a ocurrir y tenemos que reflexionar qué parte de la culpa sería nuestra, de los taurinos, por no darla a conocer y defenderla, y por no preocuparnos de tener una fiesta realmente profesional".

Aficionado taurino que de vez en cuando echa capa, al administrador Francisco Cabañas es común encontrárselo lo mismo en la Real Maestranza que en Aguascalientes. Él opina que "es una pena que en la cuna de la fiesta brava se empiece a resquebrajar la misma. Imposible quitarle el esbozo político a esta decisión legislativa. Pero ojaláque no se vuelva pandemia. El entorno del toro sí se va a ver afectado, vamos a entrar en polémicas y en dilemas. Lo importante es que en la discusión no se descontextualice la tradición y el valor cultural de la tauromaquia. Y sí, aquí en México aunque ya hay alboroto, no creo que aún sea de mucho peso".

El empresario Pepe Chafik, junto con Marcelino Miaja, ganadero de San Martín, La Gloria y El Olivo, opina que "esto no es correcto ni justo para España ni para Cataluña. Hay que decirle a quienes promueven estas accciones, que lo que ellos se comen en el plato, res, pollo, pescado, sufre mucho más que un toro bravo, que es el ser más cuidado y mimado de la naturaleza. Se están equivocando. Que midan cómo se le trata al toro hasta el momento de entrar al ruedo, donde hará lo que Dios y la naturaleza le ordenan, embestir. En Cataluña deberían estar orgullosos de pertenecer a España, que no renieguen de su idiosincrasia".

La plaza de toros de Ciudad de México, en una faena de Enrique Ponce.
La plaza de toros de Ciudad de México, en una faena de Enrique Ponce.EFE

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50