Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poetas de 55 países se reúnen en el Festival de Medellín

Más de 75 poetas de 55 países de los cinco continentes coincidirán entre hoy y el 12 de julio en la 18ª edición del Festival Internacional de Poesía de Medellín, informaron ayer los organizadores. Este año el festival se consagrará a "la lucha por la paz de Colombia, afectada por más de cuatro décadas de guerra civil, que han perturbado gravemente la vida material y cultural del pueblo colombiano", afirmaron las fuentes.

En el encuentro poético internacional participarán, entre otros, el francés Bernard Nöel, Premio Nobel Alternativo en 2006; el español Marcos Ana; el alemán Gerhard Falkner; la afgana Mahbobah Ebrahimi; la vietnamita Nguyan Bao Chan; el cantante tailandés Surachai Juntimatorn y el palestino Ghassan Zaqtan. Asimismo, se darán cita los africanos Jared Angira (Kenia); Obi Nkuwanma (Nigeria); Zolani Mkiva (Suráfrica) y Frabk Chipasula (Malawi).

Asistirán también las poetas indígenas Margo Támez (apache, EE UU), Roberta Hill (oneida, EE UU) y Morela Maneiro (wayuu, Venezuela).

Los latinoamericanos Jaime Quezada (Chile), Juano Villafañe (Argentina) y Luz Mary Giraldo (Colombia), así como los ganadores en concursos poéticos auspiciados por el festival Alex Fleites (Cuba) y Omar García Ramírez (Colombia), también estarán presentes.

La Alcaldía de Medellín, las fundaciones holandesas Hivos, DOEN y Prince Claus, el Ministerio de Cultura de Colombia, las Embajadas de Alemania y Suiza, y la Caja Cooperativa Confiar, son los principales patrocinadores de la cita, considerada la más masiva del mundo en su género.

En 2006, el Festival Internacional de Poesía de Medellín mereció el Premio Nobel Alternativo por su contribución a la construcción de la paz en una de las ciudades "más violentas del mundo", al mostrar cómo "la creatividad, la belleza, la expresión libre y el espíritu comunitario pueden florecer y superar incluso al miedo y la violencia más arraigadas".

Los Premios Nobel Alternativos se entregan desde 1980 en Suecia para para distinguir méritos en la lucha contra la injusticia social, la destrucción del medio ambiente y las amenazas contra la paz.