Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restauradores realizarán un TAC a los tobillos del 'David' de Miguel Ángel

Los tobillos de la estatua son demasiado frágiles para aguantar sus 5.572 kilos y, mediante la prueba, se intentará descubrir si sufren microlesiones

Los tobillos del David de Miguel Angel, una de las esculturas más célebres del mundo, se examinarán mediante una tomografía axial computerizada (TAC), como si se trataran de los de un famoso futbolista. El equipo de especialistas que trabaja en la restauración de la estatua teme que sus tobillos sean demasiado frágiles para sustentar los 5.572 kilos de peso de la estatua y este examen les permitirá detectar si existen microlesiones en el mármol.

La prueba será realizada por un equipo de expertos de la Universidad de Bolonia, según informó ayer Franca Falletti, directora la Galería de la Academia de Florencia, donde se encuentra la impresionante obra, de más de cinco metros de altura. "Durante la limpieza hemos descubierto grietas en el tobillo izquierdo, además de en el tronco de árbol que sirve de sujeción a la estatua", explicó Falletti, que comparó los tobillos del David con los de un atleta, "demasiado frágiles" como para aguantar 5,5 toneladas de peso.

"Estamos preocupados", reconoció Faletti que, por el momento, excluye cualquier tipo de intervención para corregir el problema hasta que se tengan los resultados del TAC. La directora de la galería subrayó que el problema de la estabilidad de la gigantesca estatua se conocía ya en el siglo XIX, cuando se decidió su traslado desde la neurálgica plaza florentina de la Señoría, donde estuvo colocada al aire libre hasta 1873, hasta su actual emplazamiento en el museo. En la plaza, se sustituyó el original por una réplica.

Una limpieza de cara al público

Una de las mayores preocupaciones al trasladar el David fue que quedara instalado en absoluta verticalidad, ya que la más ligera inclinación habría supuesto una presión excesiva para uno de los tobillos. La directora de la Galería florentina anunció que el proceso de restauración emprendido el pasado septiembre terminará el próximo mayo, con lo que la obra maestra estará preparada para celebrar con todo su esplendor su quinto centenario. Todo el proceso de limpieza se ha realizado sin limitar las visitas del público a una de las mayores joyas del Renacimiento, gracias al empleo de grúas y andamios móviles.

Encargada al genio Michelangelo Buonarroti (1475-1564) por el Gobierno de Florencia como símbolo del poder y libertad de la entonces poderosa República, el David se expuso por primera vez al público el 8 de septiembre de 1504. La obra que representa en su juventud al rey de Israel ha tenido una historia azarosa, ya que en 1512 su base fue alcanzada por un rayo y a mediados del siglo XVI sufrió la amputación del brazo izquierdo durante una revuelta popular contra la familia Medici.

Además de los efectos de la corrosión causados por la lluvia durante cerca de cuatro siglos, los restauradores han detectado daños por la limpieza con ácido clorhídrico a la que fue sometido en 1843, que destruyó la capa de cera que lo protegía. La última agresión sufrida por la estatua fue el ataque a martillazos de un desequilibrado en 1991, tras lo cual está protegida por cristales blindados y bajo una estricta vigilancia.