Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
54º FESTIVAL DE CINE DE BERLÍN

La Berlinale da el Oso de Oro a la alemana 'Head on' y premia el cine latinoamericano

El festival de Berlín reconoce el cine alemán tras años de olvido y se vuelca con las pequeñas joyas que retratan la realidad americana

Tenía razón el director del festival de cine de Berlín, Dieter Kosslick, cuando advirtió que éste sería el año del cine latinoamericano, y no sólo por el Oso de Honor concedido a Fernando Solanas. El Oso de Oro a la mejor película se lo ha llevado Head-On, una producción turco-alemana dirigida por Faith Akin, pero el cine latinoamericano ha recibido un porrón de premios destacados.

El treintañero Fatih Akin, hijo de turcos inmigrantes, tiene fama de ser un renovador del cine alemán. Además, fue jurado de este festival hace tres años, cuando lo dirigía Moritz de Hadeln. Solía marginar éste las películas alemanas, pero el nuevo director ha decidido mimar la producción nacional, y en esta ocasión, aunque indudablemente por méritos propios, la Berlinale ha otorhado su premio gordo a Gegen Die Wand (que así se llama la película en su idioma original).

Recibida con una gran ovación en su estreno en el festival, "la película es viva, dura, inteligente, con un difícil equilibrio entre el humor y la tragedia", según el crítico Diego Galán. Narra el encuentro entre un joven turco alcoholizado y una chica que trata de suicidarse incapaz de soportar la presión de su familia, anclada en el islamismo. La película ha recibido también el premio de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica y la Asociación Internacional de Críticos.

El hijo de la dueña de la lencería

El abrazo partido, la cuarta película del argentino Daniel Burman, ha logrado el Oso de Plata y Gran Premio del Jurado; además, Daniel Hendler se ha llevado el Oso de Plata al mejor actor por esta película, que cuenta la tribulaciones recientes de Argentina a través de la intrahistoria de un centro comercial de Buenos Aires. Allí sobreviven coreanos, italianos y argentinos de diverso origen, y entre ellos Ariel (el personaje interpretado por Hendler), hijo de la dueña de una lencería que sueña con huir e iniciar una nueva vida en Polonia.

Premiada ha sido también María, llena eres de gracia, del director estadounidense Joshua Marston, que ya recibió el reconocimiento del público en el festival de Sundance. La colombiana Catalina Sandino ha recibido el Oso de Plata a la mejor actriz por esta película, compartido con la estadounidense Charlize Theron (por Monster). Se ha llevado además el premio Alfred Bauer (en memoria del primer director del festival) por su "particular innovación".

Una vida sin futuro

Se trata de una película modesta, tanto de presupuesto como de pretensiones, muy aplaudida en su presentación, que narra la historia de una chica de 16 años (Sandino) que, por escapar de un pueblo y una vida sin futuro, acepta el trabajo de transportar droga a Estados Unidos. El viaje, y su vida luego en Nueva York se cuentan con gran realismo y una intencionalidad cercana al documental.

El Oso de Plata al mejor director se lo ha llevado el surcoreano Kim Ki-Duk por Samaria, mientras que la sueca Om Jag Waender Mig Om, de Bjoern Runge, ha logrado el premio Ángel Azul a la mejor película europea y un Oso de Plata para todos sus actores por una "prestación artística excepcional".