Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Cold mountain', de Anthony Minghella, abre hoy la Berlinale fuera de concurso

Cuatro películas estadounidenses centrarán la atención en los primeros días del festival de cine de Berlín, que se inicia hoy con la proyección, fuera de competición, de Cold mountain, de Anthony Minghella. Hasta el domingo, le seguirán Cuando menos te lo esperas, de Nancy Meyers, con Jack Nicholson y Diane Keaton; el western The missing, de Ron Howard, y Monster, de Patty Jenkins, con Charlize Theron en el papel de asesina múltiple. Todas ellas compiten en la próxima edición de los Oscar de Hollywood, que se celebrará a finales de mes, y por ello el director de la Berlinale, Dieter Kosslick, ha tenido que concentrarlas en el inicio de la muestra.

Aunque el corte convencional y conservador de un filme como Cuando menos te lo esperas debería, en principio, suponer su exclusión de un festival que siempre se ha preciado de promover el cine de autor y el cine político, su proyección es clave, aunque sólo sea por una contundente razón: el desembarco de Jack Nicholson y Diane Keaton en la alfombra roja de la Berlinale. Ninguna de las estrellas estadounidenses durará, sin embargo, mucho en la capital alemana. "Me temo que tendrán que volver rápidamente a Estados Unidos", dice Kosslick, quien califica de "lamentable" para su festival la decisión de la Academia estadounidense de adelantar a finales de febrero la entrega de las estatuillas.

23 filmes a concurso

Por lo demás, entre las 23 películas que hasta el 15 de febrero competirán por el Oso de Oro destacan varios pesos pesados del cine europeo. Ahí estarán, por ejemplo, el británico Ken Loach, con su nuevo filme, Ae fond kiss; el griego Theo Angelopoulos, con Trilogia: to livadi pou dakrisi, y Eric Rohmer, con Triple agent.

España concursará con La vida que te espera, de Manuel Gutiérrez Aragón, mientras que Francia, además de con la película de Rohmer, lo hará con Confidences trop intimes, de Patrice Leconte; Feux rouges, de Cédric Kahn, y 25 degrés en hiver, de Stéphane Vuillet. El país anfitrión, Alemania, estará representado con tan sólo dos películas: Die nacht singt ihre lieder, un drama sobre una joven pareja a punto de separarse, de Romuald Karmakar, y Gegen die Wand, una historia de inmigrantes del turco-alemán Fatih Akin.

Sin perder su proverbial buen humor, Kosslick ha tenido que enfrentarse también con el Festival de Cannes, que se celebrará el próximo mes de mayo y que a última hora -cuando la programación ya estaba impresa- logró hacerse con una película que debía competir en Berlín: Diarios de motocicleta, un recuento del legendario viaje del entonces aún desconocido Ernesto Che Guevara por América Latina, dirigido por el brasileño Walter Salles.

Kosslick resta importancia a este rifirrafe entre dos de los tres más importantes festivales del mundo (el tercero es la Mostra de Venecia), y suele subrayar con razón que la Berlinale es mucho más que la carrera por el Oso de Oro. Aparte de las demás secciones de festival, como el Panorama de cine de autor y el Foro de cine joven, hay un invento de su propia autoría que está cogiendo cada vez más vuelo: el Berlinale Talent Campus, una programación especial de talleres y conferencias en la que este año volverán a participar cientos de estudiantes de cine y jóvenes realizadores de todo el mundo.

En la sección oficial también competirá la producción española ¿Con qué la lavaré?, de María Trénor, y en Panorama se proyectarán Cachorro, de Miguel Albaladejo, y The machinist, de Brad Anderson, producido por Filmax.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de febrero de 2004