Una obra de arte inspirada en un atlas con trillones de células humanas

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas presenta ‘Fulguraciones’, una pieza de Daniel Canogar, que será expuesta en la feria de arte ARCO

El artista Daniel Canogar durante la presentación de su exposición "Fulguraciones", este lunes en Madrid.
El artista Daniel Canogar durante la presentación de su exposición "Fulguraciones", este lunes en Madrid.Zipi (EFE)

La cuarta edición de CNIO Arte ya tiene protagonistas. El proyecto del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) que mezcla arte y ciencia ha sido presentado esta mañana en la sede que tiene el centro en Madrid. En esta ocasión, el artista Daniel Canogar ha dado a conocer su obra Fulguraciones, una escultura formada con una docena de pantallas LED que imitan los libros de una biblioteca, y que ha catalogado como un reto y una oportunidad. Canogar ha reconocido haberse inspirado en el trabajo de computación que la investigadora Sarah Teichmann realiza en el Instituto Sanger, en Cambridge (Reino Unido). La obra podrá contemplarse en la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCO) que tendrá lugar en Madrid entre el 7 y el 11 de julio.

Teichmann lidera el conocido como Atlas de las Células Humanas, uno de los proyectos más ambiciosos del siglo XXI en el campo de la biología y que pretende hacer un mapeo de los cientos de trillones de células que integran el cuerpo humano. Si bien se han realizado mapas de este tipo a nivel cerebral y genómico, este es el primero que pretende hacerse de toda la anatomía humana. En este proyecto participan más de 300 laboratorios de todo el mundo. Esto llevó al autor a reflexionar sobre las formas de almacenar la información y cómo lo digital había superado a lo analógico.

Mientras se interesaba por el trabajo de la doctora Teichmann, los tejidos celulares le hicieron recordar la estructura de una pantalla LED. De esta forma, Canogar pegó doce pantallas de este tipo a una pared, de forma perpendicular, separadas por diferentes distancias unas de otras y que, por su forma, imitan los tomos de la estantería de una biblioteca. Para el autor, era en estos lugares donde se concentraba el conocimiento hasta hace no mucho (al igual que ocurre en un atlas), aunque la digitalización lo ha cambiado todo: “Ahora todo está en la nube. La información es excesiva ya no se puede contener en un libro, porque además va a quedar instantáneamente desfasada y obsoleta”, explica Canogar.

El nombre de la obra tiene un doble sentido. Más allá de un destello de luz, una fulguración es una técnica médica que se usa para tratar quistes o células tumorales

Diseñó entonces un algoritmo que se encarga de mostrar las diferentes animaciones que pasan de una pantalla a otra a través de unos cables conectados en la parte inferior. Estas conexiones, además de la función técnica (alimentan las pantallas), también tenían una función estética y metafórica. “Vivimos en la era de los ebooks. Los libros son pantallas que están interconectadas entre sí y enchufadas a ese gran sistema neuronal que llamamos internet”, comenta el artista. Las animaciones cambian continuamente y nunca se repiten, algo similar a lo que ocurre en un cuerpo humano. “Tiene vida propia”, dice el autor sobre la obra.

El nombre de la pieza, Fulguraciones, también tiene un doble sentido. Más allá de un destello de luz, una fulguración es una técnica médica que se usa para tratar quistes o células tumorales, una realidad que conocen bien en el CNIO.

El artista Daniel Canogar, en el centro, junto a la directora del CNIO Maria A. Blasco (izq) y la comisaria de CNIO Arte, artista visual y cineasta Amparo Garrido (der).
El artista Daniel Canogar, en el centro, junto a la directora del CNIO Maria A. Blasco (izq) y la comisaria de CNIO Arte, artista visual y cineasta Amparo Garrido (der).Zipi (EFE)

Esta iniciativa pretende conectar el mundo del arte con el de la ciencia a través de dos de sus exponentes. En las anteriores ediciones de CNIO Arte, estuvieron protagonizadas por Eva Lootz y Margarita Salas en 2018; Chema Madoz e Ignacio Cirac al año siguiente; y Carmen Calvo y Juan Luis Arsuaga en 2020. En la presentación de este año han estado presentes la cineasta y artista visual Amparo Garrido, como comisaria de CNIO Arte, y Álvaro Ganado, de la Fundación Banco Santander, que apoya la iniciativa.

María Blasco, directora del CNIO, considera que el arte y la ciencia son dos formas complementarias de describir una realidad: “Tanto la ciencia como el arte son indispensables para entender la realidad, y ambos pueden inspirarse mutuamente”. Científicos y artistas comparten “el espíritu de ruptura con el saber establecido, y de búsqueda de lo desconocido; el deseo profundamente humano de descifrar el sentido y la armonía del todo que nos rodea”, según la directora.

La obra estará expuesta en la sede del CNIO hasta la inauguración de ARCO 2021, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de Madrid, que este año se celebrará del 7 al 11 de julio. Tanto Fulguraciones como el resto de obras de la colección de CNIO Arte se trasladarán al puesto que tendrá el centro en ARCO. Será la primera vez que una institución científica está presente en esta feria de arte. Los beneficios obtenidos por la venta de la escultura y el resto de obras de la colección se dedicarán a contratación de talento investigador e impulsar proyectos de investigación en cáncer a través de la plataforma filantrópica Amigos del CNIO.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS