Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra exige de nuevo la figura del mediador tras la reunión con Sánchez

El 'president' se remite a una moción aprobada en el Parlament y afirma que es de "obligado cumplimiento"

El presidente de la Generalitat, Quim Torra.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha exigido este viernes la presencia de un mediador en la mesa de diálogo sobre Cataluña, una condición que ni el PSOE ni Esquerra pactaron en su acuerdo para desbloquear la investidura. La insistencia del president llega justo un día después de reunirse con Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en el Palau de la Generalitat. Tras el encuentro de ambos líderes, Sánchez dijo en rueda de prensa que los relatores serían “los 47 millones de españoles” que podrían seguir paso a paso las conversaciones. Torra no reivindicó entonces al mediador y se limitó a decir que los detalles estaban pendientes de cerrarse.

La figura del mediador (que inicialmente se vendió como un tercero en la mesa que rindiera cuenta de las conversaciones y acuerdos) fue la que desencadenó en el último mandato la ruptura de negociaciones entre los dos gobiernos, tras la moción de censura que sacó a Mariano Rajoy de La Moncloa. Ni Esquerra ni los socialistas la incluyeron en su acuerdo al considerar que era un obstáculo en el pacto pero Junts per Catalunya, la formación de Torra, la considera indispensable. En Junts, además, creen que el elegido o elegida debe tener un perfil internacional.

Curiosamente, el pasado jueves el president no se refirió en ningún momento de su comparecencia al mediador ni opinó sobre el hecho de que para Sánchez fueran todos los españoles los encargados de dar fe de la transparencia de la mesa. Torra sí reivindicó, por ejemplo, la amnistía y el derecho a la autodeterminación y puso como condición que sean los presidentes quienes lideren las respectivas delegaciones. Preguntado específicamente sobre si la reunión de la mesa se celebraría aunque no hubiera un mediador, Torra dijo: "no hemos entrado en concreto a valorar cada una de las garantías [de la mesa] Hoy era un día para tener una conversación más de fondo".

En cualquier caso, Torra ha anunciado que convocará la próxima semana esa reunión entre partidos —ERC, JxCat, la CUP— y entidades independentistas —la ANC y Òmnium— para que “avalen” la reclamación del mediador. El anuncio ha llegado tras recibir a una delegación de alcaldes del sur de Francia, donde el presidente catalán ha expuesto que propondrá a todos los actores independentistas los pasos que piensa dar en el proceso de negociación y se mostró convencido de que llegarán a un acuerdo.

Según Torra, habrá que “tener en cuenta muy especialmente” la moción aprobada por el Parlament con el voto a favor de Junts per Catalunya, ERC, la CUP y la abstención de los comunes, que planteaba que en la mesa de diálogo entre gobiernos debía incluirse a un “mediador internacional” que “vele por el cumplimiento de los acuerdos”. “Ese texto”, dijo, “es de obligado cumplimiento para nosotros en estos momentos”. En su opinión, hay que ir “a la raíz del conflicto”. “Nosotros no seremos los que dejemos la autodeterminación para más adelante. Es aquí y ahora”, ha recalcado.

Comisión bilateral

El anuncio de Torra llega además justamente cuando Sánchez termina su visita a Cataluña. Desde La Moncloa creen que la apuesta ha sido un éxito y que el mensaje de una propuesta que no se quede exclusivamente en el problema político ha funcionado. Al mismo tiempo que el president planteaba el tema del mediador casi como una advertencia final, su oficina informaba de la decisión de convocar la comisión bilateral Estado- Generalitat. Torra pasó en 24 horas de ignorar la propuesta de Sánchez para pactar el traspaso de competencias pendientes y mejoras en inversiones a pedir que comience la negociación “lo antes posible”.

La presidencia de la comisión corresponde este año a la Generalitat. Sánchez entregó a Torra una lista de 44 puntos con peticiones históricas de los expresidentes catalanes Artur Mas y Carles Puigdemont y de los sindicatos y empresarios.

Tras reunirse con Sánchez, dijo que ni se había leído el informe: “Hay puntos sectoriales que tenemos que abordar, naturalmente, pero no en la mesa de diálogo político”. Ahora el Govern, al convocar la bilateral, busca separar los ámbitos de cada foro. Se trata de una idea compartida en el fondo con ERC, pero no en la forma. El consejero de Relaciones Institucionales, Alfred Bosch, de ERC, afirmó que primero se debe reunir la mesa política: “Después podremos hablar de todo pero ahora la urgencia y la necesidad de este país es abordar el conflicto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información