Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El veto del independentismo a los Presupuestos acentúa la debilidad de Torra

Catalunya en Comú da por rotas las negociaciones de las cuentas con el Govern

El veto del PDeCAT y ERC al proyecto de Presupuestos Generales del Estado de Pedro Sánchez acentúa la debilidad del Govern de Quim Torra, ya tocado por las diferencias internas. Catalunya en Comú, el grupo que comparten Ada Colau, Iniciativa y Podem, anunció ayer que da por rotas las negociaciones de las cuentas con el Govern y ha pedido a Torra que presente el proyecto en el Parlament. Desde el Govern avanzaron que tomarán una decisión este fin de semana, a la vez que minimizan el impacto económico de los Presupuestos.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra. GTRES

“El Govern tiene que venir al Parlament a explicar su propuesta. Y explicar cómo piensa blindar los servicios públicos y revertir los recortes después de su portazo a los PGE. Ahora es el momento de luz y taquígrafos y no de negociaciones a puerta cerrada”, afirmó a través de Twitter el diputado de Catalunya en Comú David Cid, un día después de que naufragaran el proyecto de cuentas en el Congreso por el rechazo de los independentistas. El PSC ya había solicitado también la comparecencia del president Quim Torra y del vicepresident Pere Aragonès por ese mismo tema.

Tras nueve reuniones exploratorias, los comunes han cancelado definitivamente los contactos con el Ejecutivo catalán. La coalición de izquierdas ya había suspendido hace un mes las conversaciones al constatar la distancia en política social y fiscal con el Ejecutivo de Torra. Con escepticismo, aguardaban algún paso del Govern pero, con el arranque del juicio en el Tribunal Supremo de por medio, no ha llegado.

Colau llegó a plantear que los apoyos a los Presupuestos Generales, la Generalitat y Barcelona fueran un pack. La idea se diluyó en el tiempo y el veto de los grupos independentistas a las cuentas de Sánchez, con la impronta de Podemos, ha acabado precipitando los acontecimientos.

El bloqueo a los Presupuestos podría dejar en el aire la llegada de 2.400 millones de euros a Cataluña distribuida de la siguiente forma: 150 millones para los Mossos y 200 para infraestructuras —pactadas en el seno de la comisión bilateral— y otra inversión prevista de 900 millones en infraestructura territorializada. Además de eso, hay 1.150 millones de la actualización del modelo de financiación que se desconoce cómo se podrían articular. Miembros de los comunes sostienen que el rechazo al proyecto de la ministra Montero cierra una de las vías de ingreso y deja en una situación precaria el futuro de los Presupuestos catalanes.

Aunque lejos del optimismo sobre poder tramitar los Presupuestos, en el Govern no cierran la puerta a llevarlos al Parlament. La decisión definitiva se tomará el fin de semana, si bien la portavoz de la Generalitat Elsa Artadi repite constantemente que solo se presentarán si se tienen amarrados los apoyos. Fuentes de ERC aseguraron que existe una propuesta presupuestaria para los comunes que todavía desconocen y que iría en la línea del marco fiscal que reclaman: gestos para elevar ligeramente el marco fiscal de los impuestos de la renta y de sucesiones y donaciones.

Otros compromisos

 Esas mismas fuentes republicanas sostienen que el bloqueo también de las cuentas catalanas pondrá en peligro algunos compromisos económicos para este año, como la mejora de la renta de garantía ciudadana y las convocatorias de empleos públicos. Se trata de temas que también son sensibles para los comunes y en los que han pedido más inversión.

El Govern niega en redondo que la no aprobación de los Presupuestos pueda tener un impacto en sus arcas que supere los 350 millones de euros (partidas para inversión en infraestructuras y financiación de los Mossos pactadas en comisiones mixtas). Considera que los anticipos por el modelo de financiación acabarán llegando, ya que no solo afectan a Cataluña, sino al resto de comunidades autónomas, por lo que, si no lo hiciera, el Gobierno se tendría que enfrentar al resto de presidentes.

Desde ERC también ven diferentes sensibilidades dentro de Catalunya en Comú sobre los Presupuestos. Mientras que los comuns son más proclives, los miembros de Iniciativa son más reacios. Pero no es la única división. Pese a que el juicio contra los líderes del procés genera una sensación de unidad dentro del independentismo, las relaciones de Junts per Catalunya (el grupo parlamentario en el que está el PDeCAT) y ERC siguen deteriorándose. Ambas formaciones acordaron un pacto de estabilidad hasta la sentencia del juicio. Torra insiste en que no habrá elecciones pero voces de los republicanos ven casi imposible seguir más allá del otoño

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información