Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los independentistas rechazan los Presupuestos y precipitan el fin de la legislatura

Sánchez anunciará el viernes su decisión sobre las elecciones. ERC y el PDeCAT votan con el PP y Ciudadanos la devolución de las cuentas públicas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pasa por delante del diputado de ERC Joan Tardà en el debate de los Presupuestos en el Congreso, este miércoles.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prevé anunciar el próximo viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, su decisión sobre las próximas elecciones generales, según han informado fuentes del Ejecutivo. El Gobierno se prepara ya para la convocatoria electoral después de que el Congreso de los Diputados rechazase este mediodía, con los votos de PP, Ciudadanos e independentistas catalanes, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019.

La legislatura da sus últimos pasos. Antes de la votación de las enmiendas a los Presupuestos, Unidos Podemos, el PNV y el Grupo Socialista han hecho un último intento, enfático y persistente, para convencer a los independentistas catalanes (ERC y PDeCAT) de que retiraran las enmiendas a la totalidad y validaran las cuentas del Gobierno de Pedro Sánchez. Alberto Garzón y Joan Mena, de Unidos Podemos y en Comù Podem, y Aitor Esteban, portavoz del PNV, se han sumado a los socialistas y han instado al independentismo a mantener sus peticiones territoriales e identitarias, pero que permitiesen la tramitación de los Presupuestos de 2019. Ha sido inútil. Las enmiendas a la totalidad han sido aprobadas por 191 votos a favor contra 158 en contra y una abstención, lo que significa que las cuentas han sido rechazadas y empieza la cuenta atrás para la convocatoria de elecciones. La mayoría que hizo posible la moción de censura contra Mariano Rajoy ha quedado rota.

En contra de lo que el Gobierno pensaba hace tan solo un par de semanas, no habrá oportunidad de discutir sobre los Presupuestos del Estado para 2019 porque han sido devueltos tras triunfar las votaciones de las enmiendas a la totalidad presentadas por el PP, Ciudadanos, ERC, PDeCAT, Foro Asturias y Coalición Canaria. Esa unión es reglamentaria ya que, según las normas del Congreso, las enmiendas de devolución de los Presupuestos se votan todas juntas. Junto a los grupos que han presentando enmiendas a la totalidad, también han votado a favor de estas UPN, Bildu y En Marea. A partir de ahora el presidente del Gobierno puede convocar elecciones en cualquier momento. Él mismo ha reiterado que sin Presupuestos “se acorta la legislatura”. En las últimas horas fuentes del Gobierno han deslizado la posibilidad de que las elecciones se celebren el próximo mes de abril, previsiblemente el 28, con lo que las Cortes se disolverían a principios de marzo.

El apasionado debate del martes en el Congreso ha dado paso este miércoles a unas intervenciones más tranquilas, con aire de despedida, persuadidos los oradores de que había poco que hacer, o nada, para convencer a los independentistas de que no mezclaran los Presupuestos con la reivindicación de la autodeterminación.

Los líderes del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos, Albert Rivera, no han estado en el hemiciclo durante gran parte del debate. Sí ha permanecido en su escaño el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha escuchado a los portavoces de Unidos Podemos y del PNV dar argumentos a los independentistas para que permitieran la tramitación de los Presupuestos. El tono duro contra el PP y Ciudadanos de los oradores fue más conciliador con los independentistas, por si acaso aún quedaba algún resquicio para que pudieran cambiar de opinión.

Esta fue la actitud de la portavoz socialista, Adriana Lastra, y, sobre todo, de la gran protagonista de estas jornadas, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Todo ha sido en vano. Tanto ERC como el PDeCAT han llegado hasta el final: no hay Presupuestos si el Gobierno no emprende la negociación sobre un referéndum de autodeterminación de Cataluña. “Ni queremos ni podemos aceptar incluir en el orden del día la autodeterminación de Cataluña”, ha zanjado la ministra Montero. No hay Presupuestos, tampoco negociación sobre la autodeterminación de Cataluña, ni indicación a la Fiscalía en favor de los presos independentistas catalanes ante el juicio en el Tribunal Supremo.

Negar el diálogo es negar la política, ha recalcado Alberto Garzón, de Unidos Podemos, que sí se ha referido al contenido de los Presupuestos y también a lo que los podía impedir, las demandas de los independentistas. “El diálogo no es concesión a los independentistas. El diálogo es una victoria. Somos la esperanza de millones de ciudadanos. No tienen ustedes derecho a dilapidar la esperanza de muchos ciudadanos”, ha reclamado Joan Mena, de En Comú Podem. A los independentistas, tanto a Joan Tardà (ERC) como a Ferran Be (PDeCAT), les pidió que recordaran su inmediato pasado: “Ustedes también formaron parte de la moción de censura, no vuelen los puentes, es un error”, ha enfatizado Mena.

"Qué tiempos en los que el debate de Presupuestos servía para profundas disquisiciones económicas", ha dicho el portavoz del PNV, Aitor Esteban. En esta ocasión, la situación ha sido distinta porque se hablaba de independencia y de presos. No es ajeno el portavoz peneuvista a estas demandas, ni insensible, pero ahora se trataba de que la legislatura continuara, pensando en el interés de los ciudadanos. Pero sí ha mostrado que tenía ganas de reprochar al PP y a Ciudadanos su actitud y su forma de hacer oposición, en la que “la verdad no importa”.

El portavoz peneuvista ha pedido al PP y a Ciudadanos que presenten una moción de censura e incluso que propongan como candidato al líder de Vox, Santiago Abascal. Es intolerable que Ciudadanos, estando en el grupo liberal del Parlamento Europeo, vaya de la mano de Vox, dijo. Pero  la más dura ante esta compañía de la extrema derecha ha sido la portavoz socialista, Adriana Lastra. “Ustedes han ido de la manita de la Falange, de Vox y de Hogar Social”.

El relato de estos meses de legislatura se saldan para Lastra, y también para el portavoz del PNV, con un ambiente de bronca del que se acusa singularmente al presidente del PP, Pablo Casado. "No está aquí, pero señora Dolors Montserrat, dígaselo: Yo, como portavoz socialista, hago responsable a Pablo Casado de la fractura social de este país”. Así ha terminado el debate, como preludio de la campaña electoral inminente. En tanto, la ministra de Hacienda tendía la mano a los grupos para seguir hablando. Ya será con las Cortes disueltas.

La historia se repite aunque las circunstancias sean otras. En 1996 los nacionalistas catalanes, entonces CDC, dejaron caer al Gobierno presidido por Felipe González al rechazar sus Presupuestos. Tras ello, convocó elecciones. Y las perdió.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información