Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC y PDeCAT ya se preparan para medirse en las urnas

Los partidos batallarán entre ellos por la hegemonía dentro del secesionismo

Desde la izquierda, Joaquim Forn, Raül Romeva y Oriol Junqueras, durante el primer día del juicio del 'procés'. En vídeo, declaraciones del portavoz de ERC en el Congreso Joan Tardà.

Sin admitir ninguna responsabilidad por el fracaso de la negociación presupuestaria y culpando de ello a la “falta de coraje” del Gobierno de Pedro Sánchez por negarse a abordar un referéndum de autodeterminación, los partidos independentistas catalanes se disponen ahora a sacar rédito electoral de la situación. ERC y PDeCAT se preparan para una dura batalla entre ellos por la hegemonía dentro del secesionismo tras haber confirmado el portazo a los Presupuestos que su rumbo lo siguen marcando los partidarios de la confrontación y no los sectores pragmáticos.

Pese a que las encuestas lo ponen en duda, tanto Esquerra como el PDeCAT decían confiar ayer en que el gobierno que pueda salir de las próximas elecciones sea más proclive al diálogo sobre Cataluña y que esté menos condicionado por la derecha. De hecho, los independentistas siguen defendiendo que el presidente del Gobierno no tiene por qué convocar elecciones inmediatamente. “Apelo a Sánchez para que, en lugar de buscar réditos electorales, afronte con coraje la situación de Cataluña”, resumió el presidente catalán, Quim Torra. El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, tampoco ve inconveniente en que el presidente Pedro Sánchez pueda seguir gobernando y considera que, si finalmente adelanta las elecciones, será porque entiende que el PSOE va a ganarlas.

Desde el PDeCAT su portavoz en el Congreso Carles Campuzano se siguió vinculando la negociación presupuestaria a la cuestión de los presos. “Si hubiésemos facilitado la tramitación de los Presupuestos, a muchos catalanes les hubiese costado entender esa decisión habiendo un juicio contra 12 compañeros que están siendo juzgados por haber puesto urnas el 1-O después de una prisión provisional injusta”.

De la misma forma que los dos partidos independentistas han acabado tumbando los Presupuestos para no incomodar a los sectores más duros de sus bases, ahora preparan una batalla sin cuartel para ver quién lleva la voz cantante dentro del secesionismo. Esquerra Republicana ya superó con claridad a los herederos de Convergència Democràtica en las últimas elecciones generales de 2016, y aspira a ampliar la ventaja de más de 150.000 votos lograda entonces. Los republicanos aspiran a hacerlo aprovechándose del desbarajuste interno que domina en el espacio exconvergente, en el que sigue sin estar claro hasta qué punto controla el partido Carles Puigdemont desde su refugio belga.
El problema para ERC será cómo diferenciarse de la línea dura de Puigdemont teniendo en cuenta que fue el primer partido catalán en presentar la enmienda a la totalidad que ha acabado por dinamitar el diálogo. En el PDeCAT el trabajo principal será articular una candidatura que incluya las diferentes sensibilidades y los equilibros de poder entre la convergencia tradicional y la Crida de Carles Puigdemont.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información