Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDeCAT también presentará una enmienda a la totalidad a los Presupuestos

Los neoconvergentes, al igual que ERC, anuncian que votarán en contra de la tramitación de las cuentas

Desde la izquierda, David Bonvehí, Miriam Nogueras, Carles Campuzano, Albert Batet y Gemma Geis atienden a los medios. En vídeo, el PdeCAT presentará este viernes una enmienda a la totalidad a los Presupuestos.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha sufrido este jueves otro golpe por parte de los independentistas catalanes con el anuncio del PDeCAT de que, al igual que Esquerra Republicana, también presentará una enmienda a la totalidad a los Presupuestos. Esta amenaza de bloqueo de las cuentas, que deberá confirmarse en la votación del próximo miércoles, llega en un momento de máxima tensión por el diálogo abierto entre el Gobierno y los secesionistas, que ha motivado una airada reacción de los partidos de la oposición y dentro del propio PSOE.

El PDeCAT esperó casi hasta el último momento para decidir si presenta la enmienda. El portavoz en el Congreso Carles Campuzano ha comunicado la decisión tras una reunión en Barcelona entre los grupos parlamentarios en la Cámara baja, el expresidente Carles Puigdemont (vía videoconferencia), el president Quim Torra y varios consejeros del Ejecutivo catalán. El texto se registrará este viernes, si bien Campuzano no descartó que se pueda retirar antes del debate, el miércoles, aunque dijo que las posiciones están muy “lejos”.

Los votos de los independentistas son clave para llevar adelante el trámite de las cuentas. El PDeCAT exige que la mesa de diálogo de partidos de ámbito nacional “tenga la consistencia suficiente” para permitir un diálogo que, a su juicio, aborde verdaderamente el conflicto político en Cataluña. Eso, ha explicado Campuzano, va más allá del nombre del relator que el Gobierno se ha abierto a aceptar. “Queremos el paquete completo, garantías de que esa mesa no sea para marear la perdiz”, ha puntualizado.

Pero ha vuelto a quedar en evidencia la diferencia entre las estrategias de Esquerra y del PDeCAT, lo que hace imprevisible el desenlace: los republicanos exigen antes de que se constituya la mesa un “gesto” hacia los presos del procés, mientras que los neoconvergentes aceptan que esa cuestión se aborde más tarde.

Con todo, en el PDeCAT se mostraron abiertos a negociar “hasta el último minuto”, es decir, el próximo miércoles, cuando se votan las enmiendas a las cuentas en el Congreso. Esquerra, el PP y Ciudadanos ya han presentado las suyas. “Quedan horas, la puerta está abierta”, ha dicho Campuzano, que ha comparecido junto al presidente del PDeCAT, David Bonvehí, y líderes de La Crida, el partido de Carles Puigdemont.

Fuentes presentes en la reunión han explicado que el debate fue “intenso”. En el seno del PDeCAT hay un acuerdo para rechazar las cuentas a causa de la prisión preventiva de los líderes del procés y la negativa de Sánchez a incluir en las conversaciones el derecho a la autodeterminación. Pero la posición respecto a permitir el trámite de las cuentas para así ganar tiempo en la negociación entre Gobiernos genera un agrio enfrentamiento. La vicepresidenta del PDeCAT, Míriam Nogueras, cercana a Puigdemont, se opone frontalmente a permitir incluso la tramitación de las cuentas.

Mensaje al PSOE

Campuzano también ha aprovechado para hacer un llamamiento al PSOE para que aguante las críticas a nivel interno y externo por el diálogo abierto en Cataluña. “El conflicto se tiene que abordar desde el diálogo y es un error ceder a las presiones de la derecha, de la extrema derecha y de una parte de su partido. Si lo hace, la hegemonía de las derechas está garantizada”, aseguró.

ERC anunció el pasado lunes que presentaría su enmienda a la totalidad de las cuentas. El paso dado por los republicanos terminó por acelerar el desarrollo de los hechos. El propio líder del PSC, Miquel Iceta, hizo público al día siguiente que el Gobierno estaba abierto a aceptar la figura de una tercera parte, neutral, en el ámbito de la mesa de negociación de partidos que perfilan La Moncloa y el Palau de la Generalitat. Esta decisión del Gobierno desató la furia del PP y Ciudadanos, que buscan cómo rentabilizar en la calle lo que consideran una cesión inadmisible ante el independentismo con una manifestación este domingo en Madrid. Varias voces dentro del PSOE también han mostrado su descontento.

El independentismo, sin embargo, insiste en que la aceptación del relator no es suficiente. La Generalitat insiste en que la puesta en marcha de esa mesa de diálogo podría permitir que se retiraran las enmiendas de ERC y PDeCAT. Aparte del relator, la Generalitat insiste en que se fije un calendario y en el orden del día se incluya, además de la propuesta de un nuevo Estatut, la reivindicación del referéndum.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información