Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España se ofrece a acoger al barco ‘Aquarius’ en Valencia por razones humanitarias

El capitán del buque asegura que ve imposible llegar a España: “Es poner en riesgo a las personas rescatadas”

FOTO: Migrantes a bordo del Aquarius. / VÍDEO: EL PAÍS, a bordo del 'Aquarius'.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado instrucciones para que España acoja en el puerto de Valencia al barco Aquarius, que navega por el Mediterráneo con más de 600 inmigrantes y refugiados rescatados por Médicos Sin Fronteras (MSF) y Sos Mediterranée, abandonados a su suerte tras impedir su entrada a Italia el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini. Sin embargo, nadie ha notificado de momento al capitán del barco y a las ONG allí presentes que su destino es Valencia. El viaje son unas 700 millas náuticas, unos tres días y, según los cálculos de los responsables del barco, no disponen de comida para tanto tiempo, por lo que habría que recoger suministros en otro puerto de camino a Valencia. El barco continúa parado.

"Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional", ha asegurado Sánchez en una nota difundida por Presidencia. Momentos antes de conocerse el comunicado, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que el Gobierno de España ha ofrecido a la ONU Valencia como "puerto seguro" y que así se lo había dicho la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, informa Elsa García de Blas.

Sin embargo, el Aquarius asegura que con más de 600 migrantes no puede viajar hasta Valencia. La propuesta de Sánchez ha llegado al barco ya de noche desde un Centro de Coordinación Marítima español y con conocimiento directo de sus homólogos de Roma. El capitán,Oleksandr Kuzmichov  y el coordinador jefe de rescate del buque, Nicola Stalla, han decidido que “en las circunstancias actuales no podemos ir a España porque es poner en riesgo el barco, a la tripulación y a las personas rescatadas”, según ha explicado este último. Y así se lo han hecho saber a las autoridades españolas por los canales oficiales, informa Naiara Galarraga.

La negativa obedece a que el barco está sobrecargado y porque las condiciones meteorológicas van a empeorar en los próximos días. Stalla ha añadido que solo se podría hacer el viaje con un número muy limitado de personas porque requiere que todos duerman al raso y eso son en torno a un centenar además de los más de 30 tripulantes. Valencia queda a 700 millas náuticas del punto donde está parado el Aquarius. Llegar en línea recta requiere tres días.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el alcalde de Valencia, Joan Ribó, se ofrecieron a lo largo del lunes a acoger en sus respectivas ciudades a los 629 inmigrantes porque, en palabras de Colau, "ante todo hay que salvar vidas humanas", un objetivo para el que ha pedido colaboración al Gobierno español. Ribó ha recordado la condición de Valencia como "ciudad refugio" y ha considerado "absolutamente inhumano que se deje un barco a la deriva en esa situación". 

En vídeo, Mónica Oltra, vicepresidenta valenciana, ofrece que el 'Aquarius' desembarque en Valencia.

El lehendakari Iñigo Urkullu también ha anunciado la disposición del Gobierno Vasco a recibir a unas 60 personas de las más de 600 que viajan en el Aquarius, por "dignidad humana y respeto a los derechos humanos". El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, se ha ofrecido al Gobierno para colaborar en la acogida prestando "servicios y recursos de acogida". Y la presidenta de Baleares, Francina Armengol, se ha mostrado asimismo dispuesta a que las islas acojan a una parte de los refugiados por "solidaridad y compromiso".

Borrell pide una respuesta coordinada de Europa

El ministro de Exteriores, Josep Borrell —que durante cinco años fue diputado en el Parlamento Europeo—, ha insistido en la necesidad de una respuesta común y coordinada de la Unión Europa a la llegada de inmigrantes. Para él, la decisión del Gobierno de dejar atracar el Aquarius en el puerto de Valencia es un “acto simbólico, efectivo, que pretende poner de relieve frente al próximo Consejo europeo la necesidad de que de una vez por todas los nos enfrentemos de una forma común y coordinada un problema que es de todos”.

En declaraciones a los medios, a su llegada a un acto homenaje a Manuel Marín, Borrell ha subrayado que la resolución —adoptada personalmente por Sánchez, según ha indicado— marca un cambio en las respuestas a la llegada de inmigrantes a Europa. “Con esa decisión el Gobierno español, y en particular el presidente, ha roto una actitud un poco de mirar para otro lado ”, ha remachado, informa Helena Poncini. 

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, en su llegada al mismo acto, ha calificado de “magnífica” la decisión de Sánchez. “Creo que el presidente ha estado muy acertado en este momento de crisis humanitaria”, ha señalado. La también responsable de Migraciones ha asegurado que todos los ministerios involucrados en la operación están coordinados.

Colau: "No podemos mirar hacia otro lado"

Ada Colau ha hecho su ofrecimiento de acoger a los migrantes en Barcelona cuando le han preguntado sobre este asunto en un desayuno informativo de Nueva Economía Fórum, donde previamente había lamentado la situación de quienes viajan en ese barco. La alcaldesa se ha reafirmado en la obligación de "no mirar hacia otro lado" y atender las cuestiones humanitarias. "Las ciudades queremos cumplir con los derechos humanos. Barcelona y Madrid ya están acogiendo con recursos propios y queremos hacerlo bien, queremos organizarnos con las otras ciudades y con el Gobierno de España", ha señalado. 

Colau ha pedido organización a la UE en cuanto al fenómeno de la inmigración porque, ha dicho, "la gente igualmente viene", huyendo "de la desesperación y del horror". "En lugar de atenderlos bien se pierde un montón de dinero en políticas de frontera que fracasan", ha lamentado. También ha criticado que mientras los refugiados luchan por su vida los gobiernos "miran a otro lado" y toman decisiones "profundamente racistas e inmorales". "Si nos creemos Europa es momento de demostrarlo", ha advertido Colau, para acto seguido recordar que España está incumpliendo todos los compromisos en materia de asilo y está dejando a las ciudades "solas", en referencia a los fondos propios que tanto Madrid como Barcelona destinan a atender a estas personas. 

Ciudadanos: "Un país democrático tiene que hacerse cargo"

Varios partidos políticos han reaccionado este lunes al Aquarius. El presidente del PP en Barcelona, Alberto Fernández, ha criticado a Ada Colau por el "efecto llamada" que puede provocar la propuesta de acogida. En un comunicado, ha pedido a la alcaldesa "dejar de utilizar el dolor ajeno para el uso partidista propio. Primero desahuciados, luego los refugiados y ahora quiere hacer lo mismo". Ha recordado, además, que no tiene las competencias para decidir si el barco puede amarrar en Barcelona. "La capacidad de acogida en Barcelona es limitada, y además la ciudad tiene sin atender o con una respuesta deficitaria a numerosas personas y familias", opina Fernández, que apuesta por garantizar la paz y el progreso en los países de origen de los inmigrantes y luchar contra las mafias.

Desde Ciudadanos creen que España debe acoger el barco. “Un país democrático tiene que hacerse cargo” porque “no podemos dejar morir a cientos de personas en el mar”, dicen fuentes del partido. Pero, advierten, no se pueden “normalizar las excepciones”. La formación de Rivera pide una solución común ante “una crisis europea”: deben ser las instituciones comunitarias con unas reglas comunes las que gestionen de manera coordinada la crisis. La solución, añaden, no puede depender de lo que decida un país por su cuenta porque “dan la razón a los populistas que quieren ir por su cuenta”. 

La portavoz adjunta de Unidos Podemos en el Congreso y portavoz de inmigración del grupo confederal, Ione Belarra, se ha mostrado "satisfecha" de que el Gobierno de Pedro Sánchez haya decidido acoger en Valencia a la embarcación y ha recordado que "queda mucho por hacer" en cuestión de migraciones. 

Más información