Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Radiografía de las rutas preferidas por los ciclistas de Madrid

Un proyecto de la UCM rastrea sobre un mapa 250.000 rutas de bicis por toda la capital para su análisis

Vista de 60.000 rutas de BiciMAD durante una semana de abril de 2017 representado en un mapa.

Un mapa urbano de la ciudad de Madrid comienza a iluminarse con trazos de color, cada uno de ellos correspondiente al trayecto de un ciclista por las calles de la capital. Esa es la carta de presentación de Huella Ciclista Madrid, un proyecto de big data desarrollado por el equipo de investigación t-GIS de la Universidad Complutense con el que han conseguido registrar unas 250.000 rutas de usuarios de BiciMAD para su posterior análisis.

"Nuestro objetivo es conocer el comportamiento de los usuarios para comprender mejor cómo les afectan distintos factores, y así saber cómo mejorar las infraestructuras urbanas", explica Gustavo Romanillos, investigador principal del proyecto. El germen de este estudio procede de una iniciativa de 2012, el Proyecto Transbici, y en el que la UCM, junto con la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), pretendían analizar la movilidad ciclista en las ciudades de Madrid y Vitoria. Debido a la falta de datos en la capital a excepción de algunas encuestas, Romanillos, como responsable del proyecto en Madrid, lanzó la iniciativa Huella Ciclista en 2013, en la que participan el director de t-GIS, Javier Gutiérrez, y los investigadores Borja Moya y Patxi Lamíquiz (UPM).

"Al comienzo contábamos con voluntarios, y conseguimos que varias empresas de bici-mensajería colaboraran con nosotros", narra Romanillos. Gracias a los 328 voluntarios y a los 23 repartidores que participaron, lograron captar 6.000 rutas, unos 50.000 kilómetros de rastreamiento GPS. Sin embargo, su proyecto logró un gran impulso cuando la EMT, una vez que BiciMAD fue municipalizada, cedió los datos de las rutas GPS de su parque ciclista (de unos 65.000 usuarios) al equipo de la UCM. Mediante un sistema de información geográfica, aplicaron los datos de las rutas a unos modelos de la red viaria de Madrid y establecieron una correspondencia de color en función del volumen de ciclistas que transitaban por una misma zona. De este modo pudieron visualizar y analizar unas 250.000 rutas durante el mes de abril de 2017.

De izquierda a derecha: Javier Gutierrez, Patxi Lamiquiz, Gustavo Romanillos y Borja Moya, investigadores del proyecto Huella Ciclista Madrid.
De izquierda a derecha: Javier Gutierrez, Patxi Lamiquiz, Gustavo Romanillos y Borja Moya, investigadores del proyecto Huella Ciclista Madrid.

Gracias a los estudios realizados en los últimos años han logrado averiguar, por ejemplo, que en el centro de la capital, la bicicleta es el medio de transporte más rápido en trayectos de hasta 21 minutos, por delante de coches privados, autobuses urbanos e interurbanos, metro o cercanías. "Si tenemos en cuenta la velocidad media de todos estos medios de transporte y los situamos en la plaza de Bilbao a las 8.00 en un día laborable, comprobamos que la bicicleta es el más competitivo en ese intervalo de tiempo", explica el investigador principal. De hecho, la velocidad punta de los ciclistas (15,71 kilómetros por hora) se da entre las 7.00 y las 10.00, momento en el que la velocidad media del tráfico motorizado es más baja.

Los datos recogidos durante el mes de abril de 2017 señalan que la calle más frecuentada por los usuarios de BiciMAD es Alcalá, con 900 usuarios de media entre lunes y viernes y 680 en fin de semana. Le siguen Serrano (500/270, con picos de 800 ciclistas en algunos tramos), Recoletos (450/400) y el Paseo de la Castellana (350/220). "Desde algunas asociaciones de ciclistas se ha intentado promover el uso de la bicicleta en zonas más tranquilas, pero hemos podido comprobar que las vías más frecuentadas por los usuarios de BiciMAD coinciden con las que tienen mayor cantidad de tráfico motorizado", destaca Romanillos.

Rutas de ciclistas (izquierda) y llegadas a estaciones de BiciMAD.
Rutas de ciclistas (izquierda) y llegadas a estaciones de BiciMAD.

Respecto al uso de carriles bici, más del 60% de las calles donde circulaban una media igual o mayor a 100 ciclistas utilizaban un ciclocarril o un carril bici segregado. Estos datos se tomaron poco antes de la inauguración de las nuevas vías para ciclistas, que se han convertido desde entonces en fuente de conflictos vecinales. El pasado febrero, el foro local del distrito de Chamberí decidió en votación eliminar el carril bici segregado de la calle de Santa Engracia, petición que fue rechazada por el Ayuntamiento de Madrid. Según las averiguaciones del equipo de Huella Ciclista, la calle Santa Engracia se encuentra entre las más frecuentadas por ciclistas (190/146), y teniendo en cuenta que se tratan de datos previos a la apertura del carril bici segregado, "sería de esperar que las cifras sean más altas en estos momentos", afirma Romanillos.

El objetivo del equipo durante los próximos meses será profundizar en la captación de estos datos en colaboración con la EMT, que todas las rutas de BiciMAD durante el próximo año. "Queremos conocer el impacto de los carriles bici construidos en verano de 2017, o cuánto varía el uso en verano, o cuando llueve, o durante determinados eventos, para poder planificar mejor la ciudad", explica Romanillos. Teniendo en cuenta los planes del Consistorio para crear nuevos carriles bici en Madrid, el equipo de Huella Ciclista va a tener mucho trabajo por delante.

Más información