Codorniu retoma los carteles modernistas en su nueva campaña

La marca contrata al ilustrador catalán Conrad Roset para recuperar su vínculo con el arte

La empresa de cava Codorniu ha fichado al joven catalán Conrad Roset para ilustrar su nueva campaña publicitaria, en la que busca recuperar el vínculo entre la marca y el arte. El ilustrador de 31 años ha colaborado con la agencia creativa SCPF en la realización de carteles y anuncios de televisión animados para los principales productos de la compañía: Anna y Cuvée 1872. La firma ha querido recordar su pasado de mecenazgo cultural, en especial, la serie de carteles realizados a finales del siglo XIX para la marca por Ramón Casas, Miguel Utrillo y Julio Tubilla, entre otros.

Roset ha utilizado acuarelas para las ilustraciones de Anna, donde priman las líneas sensuales y femeninas. Para Cuvée 19872, el artista ha empleado acrílicos y se ha basado más en el espíritu modernista. Los anuncios se estrenarán en las televisiones de distintos países el próximo jueves.

Codorniu ha mantenido este año el carácter no estacional de la campaña, que en vez de centrarse en las Navidades intenta que el público asocie el consumo de cava a las celebraciones en general. El presidente del grupo, Javier Pagés, ha explicado que la empresa quiere "ir más allá de las convenciones" en un ejercicio que "ha sido el año de la recuperación del cava". El directivo ha asegurado que en 2015 "se están dando en España unas codiciones de consumo positivas" y que las previsiones son que estas continúen durante la campaña navideña, época en la que se materializan más del 30% de las ventas.

Para reforzar la imagen en el exterior la firma ha recurrido este año a lo que considera uno de sus mayores valores: ser una de las empresas más antiguas de España, ya que sus antepasados elaboraban vino desde el siglo XVI. Por eso han cambiado el lema de 2014 No somos champagne, somos Codorniu por Somos Codorniu, desde 1551.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS