Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buscadores de historia sumergida

La Universidad de Cádiz crea un máster para arqueólogos subacuáticos

 Xavier Nieto Prieto, experto en arqueología subacuática, en Cádiz. Ampliar foto
Xavier Nieto Prieto, experto en arqueología subacuática, en Cádiz.

Encuentran luces en las profundidades del mar, objetos que reflejan los quehaceres cotidianos de vidas pasadas, sus caprichos, intereses, mercancías, guerras y valores. Se adentran en el silencio del azul sumergido e investigan los destellos del patrimonio cultural que quedó hundido entre las olas y sepultado por el lodo de los tiempos. Los arqueólogos subacuáticos son profesionales preparados para dar oxígeno a las ideas que se forjaron a lo largo de la historia, pero España, país estratégico, de conexión entre Latinoamérica, el Magreb y el Mediterráneo, aún no contaba con un máster oficial que formara a los buscadores de testimonios bajo el agua. Para cubrir esta laguna, la Universidad de Cádiz (UCA) ofertará el primer máster en español de Arqueología Náutica y Subacuática. Su coordinador es Xavier Nieto Prieto (Madrid, 1948), arqueólogo, doctor en Historia y asesor de la Unesco.

Prepararemos a profesionales muy cualificados en España. Ya no habrá que salir al extranjero para estudiar”, dice el arqueólogo

"Prepararemos a profesionales muy cualificados en España para que seamos nosotros los que interpretemos nuestro patrimonio y diseminemos el conocimiento por otros países. Ya no habrá que salir al extranjero para estudiar", resume Nieto, ilusionado con el proyecto. Según adelanta, será un hito también para Latinoamérica. "No hay formación similar en ninguno de sus países y la UCA mantiene una grandísima conexión con docentes de allí. Será un trabajo conjunto", matiza Nieto, quien se instaló en Cádiz en marzo para coordinar esta línea de investigación promovida por el Campus de Excelencia Internacional del Mar, que incluirá grado y posgrado para 2016.

La costa gaditana tiene un inmenso potencial hundido. Su horizonte era el final de ruta de miles de barcos que atesoraban toneladas de riquezas y que, deteriorados, se hundían a unos kilómetros de su destino por los antojos de la luna, los vientos o las batallas. "Sin el puerto de Cádiz no se podría entender nuestra historia. Aquí se libró la batalla de Trafalgar, se ubica el templo de Melkart (Hércules) en Sancti Petri, está el puerto de Baelo Claudia, fue un punto estratégico clave...", recuerda Nieto, quien habla de las rutas marítimas como grandes autopistas de conexiones mundiales. "El mar nunca fue una barrera, era el mejor medio para transportar ideas, revoluciones, todo". Él ha visto bajo el agua un templo griego en bloques, una iglesia despiezada, orfebrería, monedas, mantones de Manila, uniformes del Ejército de Napoleón, armas, cerámicas juegos de mesa... Además de poblados neolíticos y necrópolis.

La formación será un hito también para la investigación en Latinoamérica

Los alumnos tendrán el privilegio de inaugurar los estudios de dos pecios, uno fenicio o romano y otro del siglo XVII aproximadamente. El archipremiado profesor, que era director del Museo Nacional de Arqueología Subacuática de Cartagena cuando se recibieron las 600.000 monedas del tesoro del Nuestra Señora de las Mercedes, avanza que la formación va a ser eminentemente práctica. "La teoría es fundamental, pero hay que saber trabajar debajo del agua, y este será nuestro distintivo", anuncia. La UCA dispondrá además de un robot subacuático y restaura un buque oceanográfico con capacidad para 15 científicos en el que ya trabajan geólogos, biólogos, químicos...

Esta iniciativa es una apuesta por la denominada economía azul, que se sirve de las inercias de la naturaleza y la historia para innovar y generar riqueza, en este caso en el ámbito científico, docente, cultural, museográfico y turístico. Los futuros profesionales se convertirán así en luchadores oficiales contra el expolio de estos bienes únicos y compartirán los testimonios y la luz de las historias que el silencio azul ha custodiado durante siglos.