Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu impondrá el ‘puerta a puerta’ en 34 municipios de Gipuzkoa desde 2013

Alcaldes soberanistas garantizan que llegarán a reciclar el 90% de la basura

Mikel Biain y Ainhoa Zabalo, en el centro, junto a otros alcaldes de Bildu de Gipuzkoa. Ampliar foto
Mikel Biain y Ainhoa Zabalo, en el centro, junto a otros alcaldes de Bildu de Gipuzkoa.

Bildu de Gipuzkoa hizo ayer oficial su apuesta por el sistema de recogida de la basura puerta a puerta. Lo impondrá en 34 municipios de esta provincia a principios de 2013, previa aprobación en los plenos donde esta formación abertzale tiene mayoría absoluta. El puerta a puerta, que ya se aplica en Usurbil, Hernani, Oiartzun y Antzuola, se extenderá el año que viene a localidades populosas como Mondragón, Zarautz, Tolosa, Pasaia, Bergara, Azpeitia u Oñati, hasta alcanzar una población de 225.000 habitantes (el 31,8% del censo provincial). La capital donostiarra y otros pueblos como Andoain, Rentería, Lasarte o Beasain, con alcaldes de Bildu en minoría, se quedan fuera por ahora.

Legorreta será el primero de los municipios que aprobará hoy en un pleno sumarse a esta iniciativa. Hasta el próximo mes de junio se irán sumando los 33 restantes. En todo caso, los colgadores de la basura no se instalarán en plena calle hasta comienzos de 2013. Así lo explicaron los regidores de Oñati y Lezo, Mikel Biain y Ainhoa Zabalo, respectivamente, quienes comparecieron junto con otros 15 alcaldes de Bildu. Aseguraron que frente al 25% de reciclaje que se consigue ahora mediante los contenedores, con el puerta a puerta van a llegar al 90%, lo que a su juicio haría innecesaria la construcción de la incineradora que se proyecta en Zubieta. Ahora bien, Biain reconoció que “siempre quedará una fracción inerte” que no se puede reciclar y deberá depositarse “en vertederos”.

Si Bildu cumple su compromiso en los plazos previstos, desde el año que viene 38 municipios que suman 262.000 habitantes dispondrán de este modelo de gestión de los residuos. “Vamos a poner a Gipuzkoa en el camino del residuo cero”, aseguraron ayer. Estos municipios son Legorreta, Villabona, Zizurkil, Segura, Lezo, Zestoa, Anoeta, Irura, Legazpi, Ormaiztegi, Lazkao, Bergara, Oñati, Astigarraga, Zumaia, Asteasu, Alegia, Berastegi, Zaldibia, Azpeitia, Ibarra, Tolosa, Mutriku, Ataun, Mendaro, Eskoriatza, Aretxabaleta, Pasaia, Zarautz, Ordizia, Deba, Mondragón, Orio y Getaria. Por el momento, Bildu solo contempla aprobar esta iniciativa en localidades de Gipuzkoa. No hace lo mismo en aquellos de Bizkaia, Álava o Navarra donde cuenta con mayoría absoluta.

Otro tanto sucede en San Sebastián, donde el pleno municipal se ha pronunciado a favor de implantar el quinto contenedor para la materia orgánica. El portavoz de Bildu en este Consistorio, Josu Ruiz, afirmó ayer que el equipo de gobierno está estudiando el puerta a puerta, pero todavía no ha tomado una decisión al respecto. Los soberanistas, con solo ocho de los 27 representantes de la corporación, tiene muy difícil sacar adelante su propuesta.

San Sebastián, Rentería, Andoain o Lasarte-Oria se quedan fuera

Los alcaldes de Bildu indicaron que en los 34 municipios donde se cambiará el sistema de recogida de la basura no se celebrarán consultas populares para recibir el refrendo de la ciudadanía. Por de pronto, lo aprobarán en los plenos correspondientes y posteriormente tiene previsto “abrir procesos de participación” entre los vecinos.

Los cargos de Bildu no pudieron aclarar adónde se enviará y cómo se tratará toda la materia orgánica que recogerán estos municipios. Biain señaló que se llevará a la planta de compostaje de Lapatx (Azpeitia), que actualmente está al borde del colapso, y a una nueva que están construyéndose en Epele (Bergara). También barajan la opción de enviarla a otros lugares del País Vasco y Navarra.

También indicaron que las dificultades económicas que atraviesan los Ayuntamientos no será impedimento para la puesta en marcha de este sistema, ni habrá que repercutir las inversiones en la tasa de la basura que se cobra a las familias.